Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Olympus has fallen

Por Adrián Pena

Como viene siendo habitual en mis críticas voy a hablaros de una película que pasó recientemente por nuestras carteleras, Objetivo: La casa Blanca u Olympus has fallen (título original), un film que pasó sin pena ni gloria por nuestro país (no era una película esperada y las expectativas tampoco eran muy altas); un film dirigido por el afro-americano Antoine Fuqua, autor de la brillante Training day y que llegó a hacernos pensar que tras la cámara había un gran director pero, tras varios años, lo que era una esperanza ha terminado derivando en un director más del montón, con cierto talento, pero muy conformista. Su trayectoria desde 2001 ha ido de más a menos, a pesar de habernos dado buenos entretenimientos (Lágrimas del Sol, El rey Arturo, Shooter o Los amos de Brooklyn).

La película que nos ha dejado este año no iba a ser menos, consigue entretener, pero muy lejos de lo que fueron sus anteriores proyectos. Este film es, y lo aviso, una americanada pura y dura, pero sabiendo la trama de lo que es la cinta era algo de suponer. En ella nos encontramos a un Gerard Butler convincente en su papel de exguardaespaldas presidencial, que regresa para salvar el pellejo de la persona más importante de los Estados Unidos de América, un agente que bien podría haber sido dibujado como el mítico personaje de La Jungla de Cristal John McClane, pero que para sorpresa no es así, cosa de agradecer por cierto, dotando de una mayor credibilidad a su personaje. La película puede que esté llena de tópicos y clichés, que parezca que la hemos visto ya mil veces, pero la adrenalina y la acción que desprende hará que paséis un rato divertido (en serio si os debatís entre G.I. Joe 2 o ésta no lo dudéis, ésta es mucho mejor).

objetivocasa2

El ritmo del film es rápido, demasiado, tras 15 minutos de presentación lo que viene es una acción sin freno hasta el final, no hay tregua, no hay pausa y eso es una contra, ya que no hay respiro para el espectador. Además, apenas hay giros de guión, todo va sobre lo establecido, todo es previsible a no poder más, pero bueno, el que se pone a ver una película de estas características ya sabe con lo que se va a encontrar.

En Olympus has fallen los americanos se defienden del ataque de los norcoreanos, y el público tiene que agradecer no tener que haberse defendido de las explosiones exageradas que Michael Bay o Roland Emmerich nos hubieran dejado en nuestras retinas (si la hubieran dirigido). Confiemos que en la esperadísima Pablo Escobar (en principio en 2014 y con Benicio del Toro) Fuqua se lo tome más en serio y nos haga recordar al director de hace 12 años.

Escribe un comentario