Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Obra maestra del género western

Por Enrique Fernández Lópiz

Mi amigo y colega de Ojocritico.com Miguel Ávalos me decía hace un par de días: “Siempre disfruto con un buen Western, sea del tipo que sea. Si la historia es atrayente, el guión bueno y el reparto cumplidor, se disfruta mucho. Bueno, pues esto es lo que me pasa a mí y lo que me ha vuelto a ocurrir al ver por enésima vez El dorado, un western con todos los ingredientes del género, o sea, un western clásico donde no falta de nada, incluida una buena dosis de humor para aliviar el drama de supervivencia que se cuenta en la historia.

Este film fue el penúltimo de Hawks (el último sería Río Lobo, 1970) escrito por Leigh Brackett en una adaptación de la novela de Harry Brown: The Stars In Their Courses (1960). Tiene la película una música excelente de Nelson Riddle y gran fotografía de Harold Rosson. Se rodó una parte en exteriores de Kanobe (Utah) y Tucson (Arizona), y también en los estudios de Old Tucson (Arizona). Fue producida por H. Hawks.

El reparto es de lujo. John Wayne que no cabe en sí: creíble, llena pantalla, duro, seguro, imponente. A su lado no flaquea un gran Robert Mitchum que sabe hacerle el dúo a Wayne con gran carga dramática y enorme enjundia. El joven James Caan está estupendo. Y todos secundados por un reparto de primer orden con artistas tipo Charlene Holt, Paul Fix, Arthur Hunnicutt, Michele Carey, Edward Asner o Marina Ghane por mencionar parte del reparto de secundarios.

La trama se puede resumir así. El mandamás y ganadero Bart Jason pretende contratar a Cole Thorton (John Wayne) como veterano pistolero que es, para que le ayude en la lucha contra la familia MacDonald. Pero se da cuenta que si acepta el trabajo tendrá enseguida, esto le llevará a enfrentarse a un buen amigo suyo, el Sheriff del cercano pueblo Jean Paul Harrah (Robert Mitchum), un hombre que por problemas con las mujeres ha caído en brazos del güisqui. Así, una vez zafado de los malvados, Thorton se encuentra con su buen amigo el Sheriff y pone sus habilidades con el colt a su disposición. A ambos se les une un inquieto, divertido y avezado joven llamado Allan Traherne, alias Mississipi (James Caan), sin olvidar la ayuda de Bill Harris (Hunnicutt). Y juntos los cuatro y dos valientes mujeres, tendrán que hacer frente a la banda de bandidos a sueldo a cuya cabeza va uno de los mejores pistoleros de la zona. El objetivo de los protagonistas será hacer cumplir la ley y luchar por recobrar la dignidad, sobre todo en el caso del Sheriff que se ha convertido en un alcohólico.

eldorado2

La película posee un gran ritmo narrativo de la mano del gran director que fue Howard Hawks, que sigue en este film su máxima de que la cámara siempre tiene que estar a la altura de los hombres, y que el espectador no debe ser consciente de su movimiento. Esto proporciona un estilo aparentemente sencillo pero a la vez muy difícil de ejecutar. Algunos dicen que en esta película Hawks se inspira en su film Río Bravo de 1959. Sea como fuere, estamos ante un western al más puro estilo, con una tensión in crescendo, que puede ser considerada una obra maestra del género.

Y a propósito de este extremo que he apuntado, y leídas la gran cantidad de críticas y reproches vertidos sobre esta autocopia de Hawks yo pienso dos cosas.

La primera es que aunque El Dorado retoma personajes de Rio Bravo, aunque el esquema y el paradigma general de este film sea gemelo a aquél, incluso aunque algunas escenas den a pensar en el autoplagio, sin embargo el tono de El dorado cambia notablemente, es un film más jocoso y humorístico que el otro; mientras que en Río Bravo los personajes so lo tomaban todo muy en serio, en este hay más guasa y hasta John Wayne hace algún chistecillo: ¡insólito!

Lo segundo que quería decir al respecto del parecido entre ambos filmes es que para un mago del cine es lícito reeditar y sacar nuevo partido a sus propios argumentos y personajes que previamente han funcionado exitosamente. Muchos otros directores de cine como Hitchcock, Bergman, Leone o Kurosawa lo han hecho. Entonces ¿a qué tanto reprochar a Hawks esa “horrible” acusación de que El dorado es la hermana bastarda de Río Bravo? ¿Acaso es tan difícil analizar o comentar un film sin prejuicios?

Y se me ocurre añadir una tercera argumentación ya en el plano del sarcasmo para quienes critican la vinculación entre ambos filmes, o sea, para quienes acusan de plagio. Me refiero a la idea de que tal vez Hawks calcó las ideas de Aristóteles cuando en su Poética el sabio griego dice muy claramente que: “la tragedia es imitación de una acción esforzada y completa, de cierta amplitud, en lenguaje sazonado, separada cada una de las especies [de aderezos] en las distintas partes, actuando los personajes y no mediante relato, y que mediante la compasión y el temor lleva a cabo la purgación de tales afecciones.” Conclusión para los criticones: ¡Hawks se copió de Aristóteles!

Pero algún día comentaré Río Bravo, gran western de Hawks realizado en 1959 con John Wayne (igualmente) y Dean Martin encabezando cartel, acompañados de Ricky Nelson y el inolvidable Walter Brennan.

Así pues, detrás de esta desenfadada película se encuentra el cine de Hawks, esta vez resumido y mejorado. El propio Hawks dijo por aquellos entonces, cuando rodó este film: Me he cansado de las historias dramáticas. Hay un número limitado de tramas que se puedan hacer y yo las he hecho todas. Así que ahora intento hacer historias de personajes más que de tramas. Y deben ser entretenidas, hay que introducir más comedia en ellas, porque lo divertido es disfrutar con la película, reír con ella”. Más claro el agua.

Como ya he apuntado otras veces, este tipo de western fueron de los que supusieron el colofón del género, presentando vaqueros, héroes del far west con edades avanzadas y rechazados por el entorno; no había ya cabida para ellos, su compañía eran los recuerdos de sus hazañas de antaño y vivían de su fama pasada. Podría decir aquí lo que escribí en relación a la película de John Sturges Los siete magníficos de 1960, cuando dije: Esta película promocionó el nuevo Western […] cuando a finales del XIX se impone el Estado de Derecho y acontecen cambios importantes en el plano social, económico y de ordenación en general. Es ahí cuando el pistolero pierde caché y reconocimiento, siendo incluso repudiados, y emergen individuos armados que son personas marginadas, desplazadas y desclasadas, personajes angustiados.” Y dije igual y aquí lo recuerdo del film Grupo salvaje, 1969 de Sam Peckinpah , de la cual escribí: Historia que nos habla del desarraigo, del honor, de la dignidad y de la amistad a veces traicionada; todo ello con hombres cuyo tiempo ya ha caducado, pues no tienen cabida ni futuro en el nuevo mundo que ya es una realidad y que se impone. De esta guisa, para mantenerse a flote en ese mundo antiguo, para mitigar la angustia de ser los últimos de una saga de forajidos ya en extinción, para superar dificultades sin fin, sólo les queda unirse y concurrir a la cita con su destino que ya se huele fatal y dramático.”

Concluyendo estamos ante una gran cinta con aportes éticos del tipo: exaltación de la amistad, lucha por la dignidad, héroes errantes, defensa de los débiles, honestidad, mujeres decididas, valentía, etc. Un film absorbente y muy entretenido.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Una pelicula esplendida,divertida,entretenida,emotiva,emocionante,los protagonistas estan todos maravillosos-a destacar las escenas de camaraderia como cuando le dan de beber a l “sheriff” encarnado por Robert Mitchum un pestilente brebaje para que de una vez por todas aborrezca la bebida o los momentos en los que el aprendiz de pistolero “missisippi” encarnado por James Caan aprende a disparar con aquel enorme pistolon,mitad pistola,mitad fusil-,efectivamente,no es dificil rastrear las influencias de RIO BRAVO de la misma manera que tres años despues en su canto de cisne RIO LOBO tambien fuesen patentes las influencias de ambos filmes,por encima de todo,la pelicula es un canto a la lealtad,a la amistad y a ciertos valores morales que esta conlleva y es tambien una mirada nostalgica hacia el paso del tiempo ,la decrepitud de dos antiguos ases del revolver que ya han llegado al otoño de sus vidas y no saben si llegarán al invierno,el guión de Leight Brackett y la fotografia de HAROLD BLOSSOM son estupendos,asi como la partitura de NELSON RIDDLE,la pelicula la vi en mi remota infancia en el llamado cine grande de la localidad costera de BCN cercana a MATARO en la que entonces residiamos mi familia y un servidor,no logro recordar si la pelicula era en pantalla panoramica o en formato cuadrado,aunque eso es de poca importancia ante una obra maestra de tal calibre como esta,luego la he visto repetidamente en diversos pases televisivos y cada vez aprecias detalles y matices nuevos,porque las obras maestras igual que los buenos vinos envejecen bien,resaltar tambien la presencia de esplendidos secundarios como arthur hunnicutt-en un papel bordado para WALTER BRENAN,el mitico WALTER BRENNAN-R G ARMSTRONG como ganadero en lucha contra los malvados,el inolvidable ED ASSNER al que todos recordamos como LOU GRANT de la no menos inolvidable serie televisivay sobre todo CRISTOPHER GEORGE,actor de corta vida pero que borda el papel de antagonista de COLE THORTHON,trabando con el sino una buena amistad si una lealtad y admiración mutua por dos ases del revolver,el gran y mitico JOHN WAYNE esta inconmensurable,este hombre llenaba la pantalla con su sola presencia y su nombre es imprescindible en la historia del cine y sobre todo del wenstern,que decir de ROBERT MITCHUM en su rol de “sheriff” caido en el alcoholismo por un desengaño amoroso y redimido gracias a la amistad y al apoyo de sus amigos

    • Enrique Fdez. Lópiz

      Vaya, has escrito otra estupenda crítica sobre la peli. Saludos amigo.

  2. Miguel Ávalos

    Peliculón Made in Western si señor!!
    Reparto impecable, empezando por el gran John Wayne, pero por supuesto sin desmerecer para nada al resto.
    Que grandes son los Western si están como deben y este es uno de ellos!
    Gracias por tu dedicatoria Enrique y enhorabuena por tu crítica!
    Un saludo crack!

    • Enrique Fdez. Lópiz

      Tú me inspirasta a arrancar a escribir la crítica, amigo Ávalos, crackazo! Un abrazo

Escribe un comentario