Image Image Image Image Image Image Image Image Image

O brother

Por Jon San José Beitia

Los hermanos Coen vuelven a intentar repetir el éxito que obtuvieron con la comedia El gran Lebowski, con la historia de tres fugados que logran triunfar involuntariamente en el mundo de la música.

La base del argumento es sencillo y permite a sus responsables presentar toda una galería de situaciones estrafalarias, en la que el trío protagonista hace pasar un rato agradable, con instantes cómicos.

Encabeza el reparto un sorprendente George Clooney, en una aportación novedosa en su carrera cinematográfica, la de un papel protagonista cómico. Se olvida de su fama de galán y de hombre más atractivo para meterse en la piel de un perdedor, que se limita a sobrevivir como puede.

La presencia de Clooney en el reparto sirve como reclamo publicitario y éste a su vez, permite al actor ofrecer su lado más cómico, demostrando que tiene valía para papeles alejados del perfil de guapo de turno.

Los hermanos Coen saben aportar sus toques de humor a todo el argumento, haciendo una sátira alrededor del estilo de vida del sur de América, tocando temas políticos y raciales con humor.

obrother2

Las vivencias del trío protagonista son originales y, en algunos momentos, resultan excesivamente forzadas.

El ritmo de la película se resiente por la falta de eficacia de algunas situaciones cómicas, llenando el metraje con numerosas imágenes acompañadas de la música oficial de la banda sonora, demostrando lo complicado que resulta hacer humor.

Esto no quiere decir que la película aburra, pero sí que no consigue mantener el nivel de humor en todo momento.

En el reparto de la película, se puede ver a habituales del cine de los hermanos Coen, como John Goodman y John Turturro, en lo que parecen papeles pensados y preparados para ellos.

El dibujo de los personajes principales es claro y conciso, la aportación de los intérpretes a sus papeles hace que tengan carisma y un extraño encanto, que conecte con el espectador.

Sin ser una obra maestra, con algunos baches de ritmo y continuidad, logra ser un entretenimiento del absurdo, con un retrato y critica del estilo de vida sureño, con momentos surrealistas, llenos de diversión.

La firma de sus directores, no garantiza que sea una buena película, pero indiscutiblemente lleva su sello de identidad, en su característico sentido del humor.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario