Image Image Image Image Image Image Image Image Image

No todo es Disney o Pixar. Crulic: ejemplo de buen cine de animación

Por Manuel G. Mata

Desde Rumanía nos llega esta sensacional película dirigida por Anca Damian. Crulic , drumul spre dincolo es una cinta de animación, pero mezcla varios estilos diferentes durante todo el metraje; podemos ver partes animadas con dibujo, otras con acuarela, algunas con stop motion y otras con collage, entre otras técnicas, lo cual hace que la película desde el punto de vista técnico llame la atención.

Crulic narra la odisea de Claudiu Crulic, un ciudadano rumano afincado en Varsovia que es acusado injustamente (siempre según él) de un robo que no cometió y para demostrar su inocencia decide iniciar una huelga de hambre.

Narrativamente tiene un gran parecido con Hunger, ópera prima de Steve McQueen (con un  Michael Fassbender sorprendente), ya que en ambas podemos ver la odisea de dos condenados que deciden comenzar una huelga de hambre; si bien la cinta animada, a mi juicio, tiene más fuerza, pues el drama del protagonista de la cinta dirigida por la cineasta rumana es más intenso ya que, junto a su lenta agonía y su lucha, también vemos la injusticia que sufre siendo inocente.

El guión narrado desde el más allá (nada mas comienza la cinta vemos el cadáver de Crulic, no estoy destripando nada) tiene su toque de humor negro, pero también una visión de la vida pasada vista desde la perspectiva de un cadáver, por lo que no deja de ser escalofriante el relato.  ¿Qué pensarías si la siguiente foto que te haces es la última foto que te vas a hacer en tu vida?, preguntas de este tipo son las que enganchan a la cinta que está basada en un hecho real, aunque dramatizada levemente para darle dinamismo a la cinta, que apenas dura 70 minutos pero que puede hacerse algo lenta en algunos momentos, sobre todo en el tramo final. Ojo, lenta no la convierte en coñazo, pues la cinta tiene mucha fuerza visual y narrativa.

crulic2

Dado que apenas se tenía información sobre el protagonista se decidió recurrir a la ayuda de familiares y material de archivo (prácticamente inexistente, ya que Crulic era un ciudadano anónimo) para completar la animación, sin duda alguna lo más notable de la producción junto con la genial banda sonora y los conseguidos efectos sonoros.

Un buen ejercicio cinematográfico que nos da toda una lección de animación (hasta la fecha la cinta de animación para adultos que más me había sorprendido era Vals con Bashir) y, sobre todo, una valiosa lección: que con un acto de buena fe que nos puede costar la vida se puede cambiar el mundo o, al menos, el mundo que nos rodea.

A pesar de que desconozco casi por completo el cine rumano (habré visto 4 ó 5 títulos) me atrevo a decir que es desde 4 meses, 3 semanas y 2 días la mejor película rumana que ha tenido cierta distribución internacional.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario