Image Image Image Image Image Image Image Image Image

No sólo acero, también metales preciosos

Por Enrique Fernández Lópiz

Tony Stark (Robert Downey Jr.) es un millonario fabricante de artilugios bélicos. En la historia, ha de afrontar su oscuro pasado tras sufrir un accidente con una de sus propias armas. Así, se fabrica y recubre con una armadura de alta tecnología para convertirse en “El hombre de hierro”, un personaje entregado a combatir el mal en cualquier parte del mundo.

Quiero iniciar esta crítica diciendo que no soy nada aficionado a las películas de ciencia ficción ni a los filmes de efectos especiales. Sin embargo, cuando pude visualizar esta cinta, me sorprendió gratamente. Su director Jon Favreau ha realizado una historia sin demasiadas estridencias –lo cual no es usual en este tipo de obras-, que mantiene un buen ritmo pero no frenético, y con unos efectos especiales de primer nivel pero sin excesos. Tiene el fim un gran guión de Arthur Marcum, Matt Holloway, Mark Fergus y Hawk Ostby, tomando los personajes de Stan Lee, editor de cómics que ha presentado al mundo personajes notables por su complejidad y realismo como Spider-Man, Hulk y por supuesto Ironman. Música que acompaña bien la acción de Ramin Djawadi, y buena fotografía de Matthew Libatique.

ironman2

Las interpretaciones principales son excelentes. Robert Downey Jr, construye su personaje a la perfección, no se puede imaginar un actor más adecuado para interpretar a Tony Stark. Terrence Howard, a quien le falta un poco más de presencia en pantalla está muy bien; y acompañan con gran profesionalidad Gwyneth Paltrow, Jeff Bridges, Stan Lee (cameo incluido) o Leslie Bibb, Clark Gregg, Shaun Tub, Faran Tehir y Samuel L. Jackson que interpretan muy bien esta historia de superhéroe, en que los efectos especiales espectaculares se entremezclan con una dimensión ética e incluso con un fino sentido del humor.

Entre premios y nominaciones en 2008 obtuvo. 2 Nominaciones al Oscar: Mejor efectos visuales, efectos de sonido. Nominada a los Premios BAFTA: Mejores efectos especiales visuales. American Film Institute (AFI): Top 10 – Mejores películas del año. Nominada a Critics’ Choice Awards: Mejor película de acción

Me parece encomiable que esta película, a la que asisten muchos niños y jóvenes, haga una apología anti armamentista, justo cuando el personaje encarna a un desengañado fabricante de armas que decide convertirse en una especie de justiciero universal, encarnado en la figura de Ironman, que noquea a los malos y protege a los buenos. Y cómo, al final, las fuerzas del mal y de los intereses económicos y de poder de la fabricación de armamento sofisticado, caen estrepitosamente frente al poderío y la flexibilidad de este superhéroe, que no sólo es fuerte, sino también muy inteligente.

Es una película inusualmente elegante para este tipo de género, donde el personaje de Stark interpretado por Downey Jr., puede convertir la brusquedad en algo memorable, incluso conmovedor. Stark es fuerte, justamente porque es inteligente, rápido y divertido. Además, el espectador es también sensible a sus “miserias”, esto es, el personaje público enmascara profundas heridas íntimas.

Película, aunque convencional y previsible, recomendable para pasar un buen rato. Tiene una su meritoria calidad como película de ciencia ficción. La cosa no es sólo hierro, sino que sus ingredientes son sutiles y valiosos como el oro o la plata.

Puedes ver el tráiler aquí: https://www.youtube.com/watch?v=KAE5ymVLmZg.

Comentarios

  1. Miguel Ávalos

    Sobresaliente película. Robert Downey Jr nació para interpretar ante la cámara a Tony Stark/Iron Man.
    Una de las mejores películas sin duda que la Factoría Marvel se ha sacado de la chistera, principalmente por cómo se luce el amigo Downey Jr en todas sus escenas, pero también por todo lo demás, tanto artístico como técnico.
    Recomendable al 100%

    Grande Enrique y su crítica!! Un abrazo crack!!

  2. Enrique Fdez. Lópiz

    Coincido, y además tiene un buen mensaje contra la industria armamentística, un mensaje lamentablemente utópico, pero ahí está. Gracis y un abrazo, Miguel.

Escribe un comentario