Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Nanuk, el esquimal

Por Clara Castro

No se puede concebir una aproximación al cine documental hablando de otra película que no sea Nanuk, el esquimal. Esta es una obra imprescindible dentro de la historia del cine, ya que es la primera película que confirió al documental una entidad de género propio e independiente.

Pese a que con anterioridad ya se habían realizado pequeñas piezas de no- ficción (reportajes, travelogues…), la intención de Robert J. Flaherty era la de hacer algo distinto de esas piezas sin dejar de mostrar el mundo en el que se vive de la manera más fidedigna posible (“sin disimularlo tras el velo de la ficción”). Ese propósito lo llevó a desplazarse a lugares donde las experiencias y condiciones de vida eran distintas, acercando a los espectadores mundos a los que no tenía posibilidad de acceder en directo.

Así, Nanuk el esquimal es el fruto de casi dos años de convivencia con la tribu de los Inuit en la Bahía de Hudson (Canadá), y que dio como resultado un documental con una fuerte vertiente etnográfica: Flaherty consiguió retratar su modo de vida, duro y salvaje, antes de que el “hombre blanco” llegara a perturbarlo.

Para realizar este retrato, Flaherty utiliza técnicas que se alejan en parte de la concepción que hoy tenemos del documental: Flaherty no graba lo que ve, sino que representa ante la cámara escenas y momentos habituales en el día a día de los inuits. Aunque esto pueda parecer un engaño a ojos de muchos, en realidad no lo es: aunque esas acciones no ocurrieran en el momento en que fueron registradas, lo que capta Flaherty son escenas reales a los que los personajes se enfrentan habitualmente y que de verdad reflejan su modo de vida.

nanook2

En realidad, no importa tanto el hecho de que Nanook pesque o no, o de que Nyla sea en realidad la esposa de Flaherty y no de Nanook, como la intención de mostrar el mundo en el que viven de la manera más veraz posible.

Es por ello que Nanuk el esquimal  no es sólo el primer documental, sino también uno de los primeros exponentes de la modalidad expositiva, ya que a partir de la vida de Nanook se hace un retrato de la vida de los esquimales en general. A través del uso de intertítulos (la versión original era muda), con un tono a medio camino entre el discurso informal y el épico, se dirige al espectador a través de la historia explicándole las escenas que ve.

Así, aunque el documental no presenta una estructura de presentación- nudo- desenlace, sí sigue un cierto orden cronológico y una narración de causa- efecto que permite observar al espectador cómo Nanook cómo se enfrenta a su complicada vida diaria.

En cuanto a su planteamiento formal, cabe destacar que Flaherty intenta sacar el máximo provecho del lenguaje cinematográfico. Las escenas se filman y se montan intercalando variedad de materiales (grabaciones, intertítulos, mapas) y de planos. A su vez, las imágenes muestran gran riqueza visual al variar tanto de encuadre y ángulo como de escala.

De esta manera, a través del uso intencionado de los primeros planos (ya desde el inicio del metraje) se permite la identificación de los espectadores con los personajes principales, mientras que los planos generales y detalle permiten a la audiencia captar la majestuosidad del paisaje así como las condiciones en las que viven.

Nanuk el esquimal es una pequeña joya que aún a día de hoy demuestra sin dificultad su gran valor como obra cinematográfica y como registro de la historia y la evolución humana.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario