Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Nadie vive

Por Jon San José Beitia

Nadie vive, constituye un macabro y siniestro divertimento del director, Ryuhei Kitamura, para dar rienda suelta a toda una amplia galería de crimen y violencia, inundada por la sangre de los protagonistas.

La película se apoya en una premisa forzada, donde un grupo de malhechores se encuentra con una famosa desaparecida por la que esperan cobrar recompensa, pero el beneficio que obtendrán puede que no sea lo esperado por ellos. Ryuhei Kitamura embarca al espectador en una trama donde todo vale y donde lo mejor es no plantearse demasiadas cosas, dejándonos llevar por las corrientes de sangre y violencia a un entretenimiento pasajero, donde los pies y las cabezas no tienen por qué ir unidas al cuerpo del argumento.

La película es una fiesta de violencia y sangre, donde brilla con luz propia el protagonista, Luke Evans, encarnando a la estrella especial encargada de poner y pinchar la música a la que bailaran los cuerpos desmenuzados de los personajes secundarios. Es una cacería letal que ofrece un estimulante giro de guion, donde los cazadores pasan a ser la presa. Un punto donde el espectador pasa a disfrutar de todo lo que les ocurra a los malhechores.

nadievive2

Las interpretaciones no son nada del otro mundo, lo más destacado es la labor de Luke Evans, que logra llenar la película con su perversa presencia, haciendo que cada plano que protagoniza se convierta en un instante asombroso y deslumbrante. No hay que darle muchas vueltas a la cabeza, lo mejor es dejarse llevar por el descontrol y disfrutar de este extraño entretenimiento, donde la violencia y la locura se convierten en auténticos protagonistas. El director sabe tomarse con humor y ligereza el argumento, logrando ofrecer un trabajo fresco y entretenido que no deja espacio para el aburrimiento. Un entretenimiento morboso, donde logra jugar con el misterio y el terror, manteniendo al espectador pegado a su asiento.

Nadie vive es un claro producto de serie B, pero no decepciona y ofrece lo que se espera de ella: sangre, acción y terror. Un buen combinado para pasar un buen rato.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario