Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Mud, cuenta conmigo

Por Javier Fernández López

Me imagino a Steven Spielberg y J.J. Abrams mirando su Super 8. Afirman que es un homenaje al cine juvenil de los 80. Con buenas palabras les diría a ambos cineastas que dejen sus ideas locas en la estantería de proyectos cutres y miren Mud, la cinta escrita y dirigida por Jeff Nichols, como ejemplo a seguir.

Nichols aporta magia a la aventura de esta historia, la de unos jóvenes chicos de Mississippi y nos habla sobre el riesgo, la confianza, el amor, el perdón y la amistad. Al verla me ha recordado mucho a aquella magnífica película en la que cuatro chicos andaban por las vías de un tren: Cuenta conmigo. Todo resulta natural y realista, la ambientación se pone cerca del espectador con paisajes preciosos y un ambiente triste y real. Pese a que el film tiene un ritmo lento y en ocasiones pesado, Nichols es capaz de absorber a quien la esté viendo. No hay elementos que fallen, mas cada diálogo resulta inteligente por su simpleza, tanto los de los dos jóvenes protagonistas como los del resto del reparto.

Matthew McConaughey (Interstellar) hace el papel de Mud, un hombre extraño que conocerá a dos chicos que investigaban sobre un barco atrapado en lo alto de un árbol. Mud vive allí y pronto creará una amistad con ambos por lo curiosa que resulta su vida, llena de historias y de misterio. Tye Sheridan (El árbol de la vida) es la piedra angular de la historia, un joven llamado Ellis que vive en una familia rota y en crisis. Mud se le presenta como la clave para seguir creyendo que la vida es algo más, así que rápidamente empieza a confiar en él. El personaje de Ellis representa la historia de muchos chicos. Busca algo en lo que creer, su vida no es demasiado interesante. En toda esta aventura, Mud es la pieza del puzle con la que los chicos empiezan a madurar. Jacob Lofland es el amigo de Ellis, que mantiene un papel más secundario pero igualmente genial. Luego podemos ver a Reese Witherspoon (Ojalá fuera cierto) en el papel de Juniper, el amor de Mud desde la infancia, y Michael Shannon (El hombre de acero) como el tío del amigo de Ellis.

mud2

Se agradece la banda sonora de David Wingo y la excelente fotografía de Adam Stones. Mientras, Jeff Nichols se asienta como uno de los directores a tener en cuenta en el panorama cinematográfico, que ya empezó a maravillar con obras como Take Shelter. Si sigue aportando a sus películas esta sensibilidad y magia que tiene Mud, no tardará mucho en llevarse cualquier premio, más aún si nos sigue regalando finales tan impresionantes como el de esta película. Prácticamente todo es predecible, excepto el final, que uno no sabe cómo van a salir parados los personajes.

En definitiva, un solemne discurso sobre la confianza, el amor y la amistad, sobre el riesgo que conllevan algunas decisiones en la vida y sobre lo importante que es perdonar. Aplauso.

Escribe un comentario