Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Meritorios Coen, historia de una caza

Por Enrique Fernández Lópiz

En No es país para viejos, Llewelyn Moss (Josh Brolin) se encuentra cazando antílopes en 1980, en el oeste de Texas, en la frontera cerca de río Grande. Moss descubre un grupo de coches con hombres acribillados a balazos junto a un cargamento de droga y un maletín con dos millones de dólares en efectivo. Todo hace pensar que el negocio acabó mal. Un mejicano moribundo pide agua a Moss quien sin hacer caso coge el dinero y se va a su casa. Pero los remordimientos hacen que vuelva al lugar con agua para el hombre malherido al cual encuentra ya muerto. Es en este punto cuando un grupo de sicarios lo descubre y se entabla un tiroteo y posterior persecución que habrá de durar todo el metraje. Una vez que ha escapado Moss, vuelve a su casa, coge el dinero, manda a su esposa Carla Jean (Kelly Macdonald) con su madre y dirige sus pasos a un Motel de carretera en el condado vecino, donde deposita el maletín en la canalización del aire acondicionado.

Siguiéndole los pasos el psicópata asesino Anton Chigurh (Javier Bardem) contratado para recuperar el dinero, lo sigue sin tregua, resultado de lo cual ambos personajes resultan gravemente heridos. Moss acaba finalmente en un Hospital de México donde Carson Wells (Woody Harrelson), otro agente, le ofrece protección a cambio del maletín, previniéndole de los peligros de Chigurh. Mas será Wells el que acabe mal con Chigurh. Esta parte de la historia seguirá por derroteros que ahora no desvelaré, por razones obvias.

Paralelamente, en una Texas yerma de junio en la misma época, Ed Tom Bell (Tommy Lee Jones) se queja por el aumento de la violencia en una región en la que, al igual que su padre y su abuelo antes que él, se vinculó a la oficina del sheriff. Bell se encarga de investigar todo el tema de la droga, los sicarios, los mejicanos, y con ello el robo que se trata en la película. Y en el transcurso del film, Bell visita a su padre Ellis (Barry Corbin), quien fuera agente de la ley, y le dice que está planeando jubilarse pues se siente “superado” por la profusión de crimen y violencia, y la llegada de una nueva ética resumida en la expresión deshumanizada del crimen. Aquí es cuando manifiesta que dada la complejidad de la situación, al llegar a la vejez, cada uno en sus respectivos tiempos, decidieron retirarse del oficio de representante de la justicia, de ahí el título: “no es país para viejos”.

no-es-pais-para-viejos-2

Película escrita, dirigida, producida y montada por Joel y Ethal Coen con un guión, adaptación de la novela de Cormac McCarthy, “No country for old men”, 2005, perfectamente pergeñado, con la fuerza del hierro, con gran riqueza de matices y un despliegue de personajes y detalles, todo ello “con una depuradísima caligrafía visual que logra hacer hablar hasta a las piedras” (Costa). Además, este guion fue fiel al material original. Justamente, sobre el proceso de escritura Ethan dijo: “Uno de nosotros tipea en el ordenador mientras que el otro sostiene abierto el libro”.Aun así, hicieron recortes cuando fue necesario. La escritura también destaca por el mínimo uso del diálogo. En este sentido, Josh Brolin refirió que estuvo nervioso al principio por tener tan poco diálogo con el cual trabajar: “Era miedo, seguro, porque como actor el diálogo es en lo que te apoyas [...] El drama y todo lo relacionado está motivado por el diálogo. Tienes que descubrir diferentes maneras con las cuales expresar ideas. No quieres sobrecompensar, porque puedes resultar aburrido si no pasa nada. Comienzas a hacer esto y aquello, y te sacas el sombrero y te lo pones otra vez, o alguna mierda que no se necesita. Así que sí, tenía un poco miedo de eso al principio”. Realmente el guión es de auténtico lujo, una joya del cine, “una combinación suprema de la fuente literaria y de talento en la dirección. [...] El resultado es una de las mejores películas de los hermanos Coen, un clásico sangriento de su estilo, destinada a ser aclamada [...] un placer total para ver y escuchar” (McCarthy).

Inquietante la música de Carter Burwell y brillante fotografía de Roger Deakins con un turbador y hábil trabajo de cámara. Perfecto diseño de sonido. Jean Cocteau dijo que: “No mostrar es más evidente que enseñarlo“, y los Coen habían aprendido la lección.

En el reparto todos están de lujo. Josh Brolin borda un papel que es menos lucido que otros en el film, pero al que Brolin le sabe dar tensión, dimensión y la carga de angustia propia de un perseguido. Tommy Lee Jones está sensacional y creo que habría merecido ser premiado por este rol de hombre cansado que se las sabe todas pero que se ve desbordado por ese mundo de ruido y rabia. A Javier Bardem le toca el personaje de su vida, puro psicópata con peinado de lagarterana; “le cae en suerte un personaje difícil para cualquier otro [...] y que él convierte en especial, en lejano y cercano, en repugnante y atractivo” (Rodríguez), contenido e impactante, ojos malignos y perverso sentido del humor. Kelly Macdonald, muy bien como abnegada esposa que trata de huir a toda costa. Woody Harrelson sensacional como siempre en el escaso tiempo de actuación que le toca. Estupendos Stephen Root, Garret Dillahunt, Tess Harper, Barry Corbyn, Rodger Boyce, Beth Grant y Calet Landry Jones. En suma, “los Coen han logrado que un reparto excepcional logre el milagro de transustanciar una abstracción en materia, en carne palpable” (Costa).

Montaje genial y ajustado así como la puesta en escena.

Premios y nominaciones en 2007: 4 Oscar: Película, director, guión adaptado y actor secundario (Bardem). 8 nominaciones. 2 Premios Globos de Oro: mejor guión y secundario. 4 nominaciones. 3 Premios BAFTA: Mejor director, actor secundario (Bardem) y fotografía. 9 nominaciones. 1 Premio David di Donatello: mejor film extranjero. Festival de Cannes: Sección oficial – Nominada a la Palma de Oro. Círculo de Críticos de Nueva York: Película, director, guión, actor secundario (Bardem). American Film Institute (AFI): Top 10 – Mejores películas del año. 3 Critics’ Choice Awards: Mejor película, director, actor secundario 5 nominaciones. 3 Premios National Board of Review: Mejor película, reparto, guión adaptado. Asociación Críticos de Chicago: Película, director, guión adaptado, actor secundario. Sindicato de Directores (DGA): Mejor director. Sindicato de Actores (SAG): Mejor reparto (Largometraje) y actor secundario (Bardem).

Esta película es en síntesis el relato de una caza, contado con locuacidad y una coherencia ejemplar. Cuenta mucho la disposición atmosférica de la película, con una exacta medición de los colores y la relevancia de los escenarios. Todo ello es auténticamente extraordinario. Además, los actores, cada cual en su sitio están de lujo: Tommy Lee Jones y Josh Brolin cumplen haciendo el relato realista y creíble, a la vez que empático, gracias a sus aportaciones; y en un aparte destaca Javier Bardem, sus juegos de azar a muerte y su ‘mirada de vaca mansa’ que define a los sujetos psicópatas. El ritmo de la de la cinta es inaudito y a veces trepidante, pero las escenas más estrictamente de caza, donde Chigurh está a punto de abatir a Moss, se destacan por su moderación, lo que unido al desabrimiento y la crudeza de las formas, evidencia el magisterio de los Coen.

Se puede incluso hablar de western, un western a caballo con la situación real de los hechos y el lugar en que se producen, una obra analítica, una película muy violenta.

Yo pondría a madurar y a pensar mejor a los fanáticos de este film que lo han elevado a lo más alto de los altares del cine. Decir que es una de las mejores películas del cine actual o de siempre es una aseveración exagerada. Decir que es una gran película, es más correcto. Así lo veo yo.

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=FvjkojaH1GQ.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Miguel Ávalos

    Película de 10 en todos los aspectos.
    Es de esos films que no te cansas de ver por cómo te llega tan adentro el trabajo artístico y técnico de todo el equipo.
    Y bueno, nunca me cansaré de repetirlo, Los Hermanos Coen son genios y figuras.
    Un abrazo gran Enrique!

Escribe un comentario