Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Mediocridad y tedio

Por Enrique Fernández Lópiz

En Un invierno en la playa, después de transcurridos años después de su divorcio, el novelista Bill Borgens (Greg Kinnear) no se quita de la cabeza a su ex mujer Erica (Jennifer Connelly), que lo abandonó por otro hombre. Tricia (Kristen Bell), su vecina, hace ímprobos esfuerzos para lograr que Borgens olvide a su anterior esposa, pero parece una misión imposible. En un momento dado Bill descubre que su hija Samantha (Lily Collins) ha publicado su primera novela y toma conciencia de que hace mucho tiempo que él no escribe. Al mismo tiempo, su hijo Rusty (Nat Wolff) intenta abrirse camino como escritor de novelas de ficción.

Es una película predecible sobre los avatares, amorosos y personales, que se suceden a raíz de un divorcio. En la película, los aspectos dramáticos o más emocionales del amor están sentimentalmente amortiguados, con poca carga afectiva, de forma que lo que queda tras esta historia cuasi plana en lo emotivo, es una vista panorámica más o menos vistosa sobre los escritores y su estilo de vida.

A mí me parece que las actuales comedias norteamericanas son lo que son y no hay que pedirles grandes cosas. Al menos esa es mi experiencia últimamente. E igualmente me parece que no merece la pena detenerse mucho en observaciones específicas de una película como esta que considero bastante mediocre, muy yanqui, donde los padres de cincuenta parecen de dieciséis y los hijos de dieciséis parecen de cincuenta, entre otras porque sus padres aún andan con amoríos de gimnasio y sus hijos jóvenes, además de drogadictos, ya son célebres en sus carreras literarias y todo eso, a pesar de haber leído sólo a Stephen King. Curioso mundo éste (utilizo el término curioso por no decir llamativo, e incluso inconcebible).

Es una cinta con un mediocre guión y una dirección regular del joven Josh Boone en su primer largo metraje (por ahí lo voy a salvar y ojalá aprenda y se luzca en sucesivos filmes).

Las interpretaciones son estereotipadas. Entre ellas se salva Greg Kinnear, que está bien; menos la hermosa y turbadora Jennifer Connelly; y Lily Collins da el nivel para pasar el corte. La música de Mike Mogis y Nate Walcott está salpicada de temas propios y ajenos; junto a Big Harp interpretan el tema At Your Door, por ejemplo, un excelente tema que inaugura la partitura. Elliott Smith (Between The Bars) y Bear Driver (No Time To Speak) destacan sobre el resto de intérpretes. La fotografía de Tim Orr es correcta pero sin grandes pretensiones.

un-invierno-en-la-playa2

El film carece de pasión, y las historias que narra, pues no se puede hablar de una única historia, resultan superficiales, banales y sin entrar al nódulo del alma o los corazones de sus protagonistas: historias sin inventiva salvo pequeños momentos cómicos y de optimismo que no compensan su insuficiencia general.

Realmente el crítico Boyero debía estar en Babia cuando escribió la crítica para su periódico sobre esta peli, pues según mi opinión la película no es en absoluto talentosa, carece de tono, no es inteligente, tampoco es ácida, perspicaz, ni novedosa, ni las situaciones que cuenta son creíbles ni atractivas. A lo sumo, concedo que tiene pequeños momentos de gracia como apunta Adams. Y poco más.

Me gustó mucho el inicio, especialmente lo de las letras en pantalla. Me hubiera gustado que lo siguieran haciendo a lo largo de la película… Una lástima, pues lo que viene luego es infumable. El gran inconveniente de esta película es que habla de personajes que provocan cierto enojo –por ser benévolo- metidos en una especie de trama que resulta poco probable. En la historia, no sólo el acreditado papi escribe, sino que hasta el más jovenzuelo, estúpido e insolvente (intelectualmente) de los hijos, lo hace con gran éxito, o sea, que en esta peli, todos escriben y hasta el más tonto hace relojes. Pero lo peor es que director y guionista pretenden que este tema sea guay y lo máximo de lo cool. Mas cualquiera con un poco de frontal obviará las afectaciones y los arrumacos del reparto y vivirá un largo tiempo de no creer lo que está viendo e incluso de mirar el reloj continuamente y removerse en el asiento hasta el cansancio. La película que aquí comento es sin lugar a dudas y desde mi opinión, una payasada presuntamente emocional que parece que pretende glorificar el narcisismo de los escritores, con cero éxito. O sea, resulta frívola, boba y manipuladora.

Claro que para gustos los colores. Para mi modo de ver, mediocridad y tedio. Las productoras Informant Media / MICA Entertainment / Millennium Entertainment se han lucido. Ojalá que no hayan arrojado muchas pérdidas, aunque quien sabe, con los gustos de hoy, igual triunfa la jodía peli.

Tráiler aquí: https://www.youtube.com/watch?v=HHTdgwwYqTI.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Aquí si que no estamos nada de acuerdo. Me pareció una película divertida, con una gran Lily Collins y con una buena historia/moraleja. Una película sencilla y pequeña, pero de las que hacen faltan. Prefiero una de estas que tanto Marvel y cia…

  2. Enrique Fernández Lópiz

    Amigo Jita, es bueno que haya disparidad de opiniones, lo cual respeto profundamente. Gracias por tus comentarios. Feliz fin de año y feliz 2016.

Escribe un comentario