Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Mediocre, poco recomendable e incluso perversa

Por Enrique Fernández Lópiz

Chris Gardner (Will Smith) es un vendedor de gran inteligencia, pero necesita un empleo en firme para mantenerse él y su hijo de cinco años (Jaden Smith). Así, recorre San Francisco prácticamente desahuciado, sin apoyos y sin apenas medios económicos. Finalmente, Gardner consigue hacer unas prácticas en una prestigiosa correduría de bolsa y alcanzar el éxito a la americana, o sea, ganando dinero, o sea, encontrando el ansiado El Dorado, la felicidad del dólar.

A mí me ha resultado un enorme petardo esta película dirigida con oficio pero sin alarde por parte de Gabriele Muccino, con un guión poco aleccionador y reiterativo de Steven Conrad, y un nefasto mensaje: la felicidad está en el dinero puro y duro trabajando como bróker. Pasables por los pelos la música de Andrea Guerra y la fotografía de Phedon Papamichael. Y poco más.

En cuanto al reparto, tenemos una interpretación estereotipada al modo en que nos tiene acostumbrado Will Smith. Acompañan a W. Smith su propio hijo Jaden Smith, Thandie Nexton, Dan Castellaneta, Brian Howe, James Caren, Kurt Fuller y Mark Christopher Lawrence. Todos más o menos: marca de la casa.

enbuscadelafelicidad2

Entre premios y nominaciones tiene: Nominada al Oscar: Mejor actor (Will Smith). 2 nominaciones al Globo de Oro: Mejor actor, canción original. 2 nominaciones Critics’ Choice Awards: Mejor actor y actor joven. Bajo mi punto de vista: ¡increible! Es demasiado para tanta mediocridad.

En busca de la felicidad es una película quizá para el gran público, intrascendente cinematográficamente hablando, pero con un poso de ideología yanqui apabullante, que nos quiere vender el sueño americano de forma hábil, incluido el calculado final.

Este film da a entender que si eres un indigente es porque eres un cretino, pues si eres inteligente, triunfarás sí o sí. Como si múltiples aspectos de la vida como la sociedad, la familia en que naciste, el momento histórico, o tus propios recursos de personalidad o afectivos y tantas cosas más como la suerte, etc., fueran menudencias.

En ese sentido de plantear un mundo feliz donde los méritos afloran a vuela pluma y la suerte toca con su varita a los iluminados, por esa ficción que postula, es por lo que creo que es una película perversa. Pues pienso yo ¿qué pensarán cuando la vean toda esa cohorte de jóvenes, sobre todo aquellos jóvenes preparados y capaces y con ganas, a los que les ha tocado en suerte esta crisis que no cesa? A mí no me vale el lema de la película: Si quieres algo, ve a por ello ¡Qué fácil parece!

Ver tráiler aquí: https://www.youtube.com/watch?v=BXB3lLBLJAo.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Miguel Ávalos

    La vi en su momento. Como película en si me parece normalita, ni pésima ni notable dicho de otro modo
    Estoy de acuerdo en el lema “Si quieres algo ve a por ello” Pues es cierto y hay que insistir a saco
    Ahora bien, absolutamente en desacuerdo con eso de que depende de que familia procedas podrás conseguir tus metas o no, tampoco comparto que el dinero traiga la felicidad, solucionar te soluciona más de una cosa, pero la felicidad no se compra.
    Tampoco estoy para nada de acuerdo en que sea fácil lograr tus metas, nunca lo es, pues la vida así lo dicta, pero si se quiere se puede, no es fácil, pero se puede.

    Un saludo gran Enrique!

  2. Enrique Fdez. Lópiz

    En tu caso, amigo Ávalos, que eres una gran persona, un gran profesional, vocacional y que te lo curras a tope, no dudo que alcanzarás tus metas. Pero mi parecer sobre este film, nada tiene que ver con lo que te digo. Lo que pienso es que la filosofía americana es bastante hipócrita. Ya sé que allá se valora el tesón y el esfuerzo, pero sé igual que el negro, marginal, etc., no lo consigue ni de coña o le cuesta sangre sudor y lágrimas. Amén de esa adoración al dinero y al consumo. Sí, ya sé que hace falta el dinero, pero…
    Un abrazo gran amigo y pedazo de crack, a ver si un día me cuentas cómo te está yendo.
    Enrique

  3. Miguel Ávalos

    Así es gran Enrique, toda la razón
    Precisamente tú lo mencionas en tú artículo de manera soberbia.
    La película da a entender que es muy fácil alcanzar las metas y que depende de si procedes de familia más o menos adinerada, pues serás más o menos inteligente y capaz. Cosas con las que estoy, al igual que tú, en pleno desacuerdo.
    Lograr los objetivos es factible ya lo creo, pero fácil nunca.
    Y en cuanto al tema dinero lo dicho anteriormente, es innegable que te soluciona más de un apaño, pero la felicidad no se compra.
    Un saludo compañero!

Escribe un comentario