Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Mechanic: Resurrection

Por Alejandro Arranz

-Videojuego aburrido, predecible, mecánico y absurdo hasta para los niveles habituales del género. Dos horas de mi vida asesinadas, y ni parece por accidente.
-Podría resultar un estúpido y caricaturesco divertimento si no fuera porque es un producto idéntico a otros cientos, sólo aupado por sus llamativas localizaciones y un jocoso Tommy Lee Jones.

La primera parte dirigida por Simon West en 2011 como remake del título homónimo (llamada “Fríamente… sin motivos personales” en nuestro país) protagonizado por Charles Bronson en 1972, resultó una sorpresa para el que escribe estas líneas, cansado de un género que no aportaba nada nuevo ni bueno. No es que fuera una vuelta de tuerca a los códigos del género ni nada por el estilo, pero a la solidez general de la propuesta se sumaba la más que interesante química entre Statham y Foster, que llevaba el guión a un nivel superior. La secuela llega dirigida nada menos que por Dennis Gansel, conocido internacionalmente por su título La Ola. Y el director alemán desvía el planteamiento hacia una explosiva película de espionaje internacional, convirtiendo a Bishop en una especie de Ethan Hunt o James Bond de serie B. De hecho hay unas cuantas referencias a ambos agentes a lo largo de la cinta, y son casualmente algunos de los momentos más entretenidos. Así pues y para entrar rápido y salir rápido de esta reseña, regresa obviamente Jason Statham como protagonista y para secundarle encontramos algunas caras conocidas tales que: Jessica Alba, Tommy Lee Jones, Michelle Yeoh y Natalie Burn -entre otros-.

mechanic-resurrection-2

La película es una chorrada estrepitosa, puede que incluso algo más de lo que se podía esperar de la marca Statham. La de Simon West era una tontería que hasta conseguía que te la creyeras, ésta no busca en ningún momento eso. Bishop es invencible, queda de manifiesto desde el primer minuto y durante todo el metraje sólo le vemos partiendo piernas, pegando tiros a cientos de enemigos que caen como moscas al instante y salvándose de situaciones imposibles con explicaciones poco menos que cogidas con pinzas; es imposible entrar en el juego. La trama romántica es una patochada sin sentido, es paradójica, tópica, sexista, está metida con calzador, mal desarrollada, etc. Los planteamientos de los asesinatos son curiosos, eso y los guiños a Bond y Hunt son lo único reseñable. Por lo demás es una película sin espíritu y muy mecánica, que sigue todos los esquemas habituales con pereza y lo completa introduciendo escenas de acción nada creíbles y de lo más insustanciales. En el último tramo se agradece la presencia de un extravagante Tommy Lee Jones, caminando por su búnker privado enfundado en sus alpargatas de coqueto señor de la guerra.

Mechanic: Resurrection es una película sin trama, sin personajes y sin intensidad. Es un pastiche de clichés, caras furiosas y escenas de acción manufacturadas. Insulta constantemente a la inteligencia del espectador y no da nada a cambio. Es un modelo horriblemente inferior a sus competidores. Porque, en un mundo dominado por Damon, Cruise, Neeson y Craig; me pregunto. ¿Por qué voy a perder mi tiempo con Statham?

Alejandro Arranz

Escribe un comentario