Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Me vieron cruzar. Futbolín

Por Manuel G. Mata

El director de la exitosa El secreto de sus ojos se aventura en el cine de animación y de 3D con esta película familiar, una historia de superación de producción hispano-argentina. Está claro que a Campanella le ha influido la paternidad a la hora de querer contar este cuento, en el que nuestro protagonista, Amadeo, un maestro del futbolín, deberá enfrentarse a un antiguo rival de la infancia “El crack”, que intentará borrar del mapa el lugar donde sufrió la única derrota de su vida.

A pesar de que el director ha dicho en contadas ocasiones que la película «no es un película de fútbol», no puedo estar más en desacuerdo. Mucha gente se piensa que el fútbol es otra cosa, que es una máquina de hacer dinero, el opio del pueblo, etc.; puede que no anden equivocados, pero el espíritu del fútbol es otro y en la cinta eso se plasma, pues no todo es rivalidad, existen muchos valores que son más importantes que el dinero, al menos dentro del terreno de juego. Obviamente el fútbol no lo es todo durante el metraje, la cinta como tal no está especialmente centrada en el deporte rey, pues nos muestra otras aventuras y peripecias ajenas al popular invento británico, pero su influencia e importancia a lo largo del metraje es innegable.

Técnicamente la animación me ha parecido bastante conseguida. Puede que algo vacía, que se hayan descuidado detalles y no se haya trabajado tanto la puesta en escena, pues muchas veces da la sensación que en la imagen hace falta algo más. Los “humanos” están bien caricaturizados, aunque tal vez no llegan a la altura de los otros protagonistas, los muñecos del futbolín, artífices del éxito de la cinta. La construcción de los pequeños personajes está muy conseguida, son simpáticos y divertidos y consiguen encarnar con bastante éxito los tópicos que abundan en los futbolistas, tanto por nacionalidad como por logros a nivel individual. A veces la rivalidad entre ambos equipos del futbolín me ha parecido ruin y poco educativa para los más pequeños, pues la actitud del equipo de Capi con el granate a veces puede ser demasiado incorrecta, no obstante, se entiende que dicha rivalidad justifica los acontecimientos que van a suceder a lo largo del metraje.

futbolin2

La cinta, al estar destinada a un público infantil, busca resaltar algunos valores pedagógicos muy aptos para los más pequeños, como la importancia de hacer las cosas en equipo, enmendarse a la épica para demostrar que no hay nada imposible y que a veces sólo hay que creer para lograr lo que uno quiere conseguir. El guión está bien estructurado, tal vez en el previo al desenlace se hace más pesado, pero el resto es muy dinámico y entretenido, además cuenta con alguna que otra divertida gracieta que será admirada por los mayores y los pequeños. Obviamente la historia navegará hacia un final feliz y entrañable, pero creo que consigue salirse de lo habitual y brindarnos algo distinto pero también lleno de magia, la magia del cine. Muy buena música, y especial mención a la canción final de grupo Calle 13: Me vieron cruzar.

Por cierto, aunque no soy partidario del doblaje, entiendo que en las películas de animación está más que justificado, lo cual no quiere decir que pueda doblar cualquiera. Deben doblar actores de doblaje profesionales y no famosos que se empleen como reclamo para llenar las salas. No está mal Arturo Valls como El Crack, pero no está a la altura del resto del elenco.

Escribe un comentario