Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Me llena de orgullo y satisfacción…

Por Desiré Soriano

No. Pese al título, esta película va sobre otro monarca, George VI, padre de la actual reina de Inglaterra. Tom Hooper, director del filme, nos cuenta en esta bella historia de superación cómo George, Bertie para los amigos, tuvo que enfrentarse a su tartamudez cuando tuvo que ascender al trono tras la abdicación de su hermano, Eduardo VIII (Guy Pearce). Para tratarlo, su mujer (Helena Bonham Carter) acude a un peculiar logopeda, Lionel Logue (Geoffrey Rush).

La película tuvo una gran acogida por el público y cosechó un gran éxito en la temporada de premios, llevándose además 12 nominaciones a los Óscar y ganando cuatro de ellos: mejor película, director, actor (Colin Firth) y guión.

La magnífica dirección de Tom Hooper (director cuyos planos me traen a la mente en muchas ocasiones el estilo de Stanley Kubrick) nos lleva por este tramo de la vida del monarca haciendo que nos sintamos agobiados, relajados o desolados como él. A parte de gracias a la estupenda actuación de su actor protagonista, de la cual hablaré más tarde, es por esos planos descolocando a los actores haciendo que podamos ver su incomodidad, inseguridad, como se sienten fuera de sitio (como en la primera visita de Bertie a Lionel) hasta acabar  unos en los que los personajes están más centrados, como más en su sitio, expresando así la situación interior del personaje. Perfectamente se puede ver una clara evolución, sobre todo, en la relación de Lionel y George, gracias a esos planos. Además el estupendo trabajo de fotografía juega un papel muy importante. En el primer tramo de la película podemos ver unos tonos más fríos, todos tonalidades varias del azul y conforme va avanzando nos vamos sintiendo más cercanos a los personajes y a su relación, y es así como esos colores irán cambiando terminando así en un acogedor juego de tonalidades marrones, que dan mucho más calidez.

eldiscursodelrey2

Como mencionaba anteriormente la actuación de su actor protagonista es sin duda espléndida, inmejorable. Una de las mayores virtudes de este actor es lo bueno que es transmitiendo con la mirada y expresa a la perfección la angustia por la que pasa George al enfrentarse a algo para lo que no se siente preparado, y eso es a representar, responder las necesidades de un pueblo. Además hace creernos esa tartamudez en la que está sublime. Pero Firth no está solo en el filme, y tampoco lo está en el momento de hablar de buenas actuaciones pues tanto Helena como Geoffrey o Guy cumplen con creces con sus personajes, destacando estos dos primeros. Helena está excelente como  la Reina Elizabeth, la mujer que comparte su vida con el monarca y gracias a la cual consigue seguir adelante. Además Firth y Bonham Carter cuentan con  una gran química en pantalla y hacen una pareja estupenda. En el papel de Lionel Logue tenemos a Geoffrey Rush. Rush está magnífico, sin nada que envidiar a Firth y domina perfectamente su personaje haciendo que entendamos en todo momento su posición e inseguridades, que también las tiene.

Como curiosidad, David Seidler (guionista) tartamudeaba en su infancia y él mismo escuchó el discurso que George pronuncia en la película sobre la guerra. Años más tarde, ya adulto,  envió una carta de la Reina Elizabeth pidiéndole permiso para realizar esta película y la reina le respondió que no lo hiciera mientras ella estuviera viva pues los recuerdos eran muy dolorosos. Además, durante la película hay añadidas frases sacadas del diario de Lionel Logue, algunas incluidas hasta por Firth.

A veces creo que soy la única, o de las pocas personas, que cree que fue la justa ganadora del Óscar a Mejor película, pero la verdad es que frente a una película lo que menos importa (o debería importar) es si ese año se llevó o no la deseada estatuilla, pues lo importante es si consigue emocionarnos, sorprendernos, enamorarnos en cierto modo. ¿Acaso no hay películas sencillas y desapercibidas que tienen algo especial para nosotros?

Sin más desviarme del tema, El Discurso del Rey es una película con una sencillez que la hace bella, honesta, visualmente una delicia y que, sin duda, emociona.

Escribe un comentario