Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Mas allá de la muerte

Por Jon San José Beitia

Curioso y atrevido relato que gira en torno a la delgada línea que separa la vida de la muerte. Película recomendada para aquellos que busquen algo diferente, algo que se salga de lo común y logre sorprender.

Presenta la historia de una joven que tras sufrir un fatal accidente de tráfico, despierta ante el responsable de una funeraria encargado de prepararla para su entierro, un comienzo perturbador e inquietante y que atrapa por completo al espectador.

El director se apoya en un guión original y atrevido, logrando desarrollarlo con astucia, utilizando al máximo los limitados medios de que dispone, para ir aumentando progresivamente el suspense y las incógnitas que plantea la situación inicial. Gran parte del argumento se desarrolla en una única localización -la funeraria- y es plausible la capacidad del director por lograr mantener el interés de la trama en todo momento, para ver lo que sucede en esas cuatro paredes. Va mostrando paulatinamente las pistas necesarias para comprender lo que sucede y lo hace de una forma ambigua e inteligente.

masalladelamuerte2

Confunde, descoloca, juega con los pensamientos del espectador y de la propia protagonista, generando todo un puzle de cuestiones e incógnitas que encontrarán una respuesta verdaderamente perturbadora. El director maneja el suspense y construye secuencias verdaderamente pesadillescas y asfixiantes al tiempo que desalentadoras.

En el reparto tenemos a un Liam Neeson, comedido al tiempo que inquietante, ofreciendo una apariencia fría y calmada que encaja a la perfección con su personaje. Le  acompaña una entregada Cristina Ricci  participando en un proyecto arriesgado que aceptó interpretar siendo consciente que debería pasarse gran parte de la película mostrando su anatomía al completo.

La película ofrece una lectura clara y evidente de su mensaje, la de disfrutar de la vida cotidiana que disponemos y aprender a valorar más lo que tenemos, haciéndolo a través de un relato morboso y lleno de suspense.

Sin desvelar nada, sólo queda recomendar el visionado de este ingenioso experimento cinematográfico que se pasea de puntillas por la estrecha línea que separa la vida de la muerte.

Jon San José Beitia

Escribe un comentario