Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Maps to the Stars

Por Alejandro Arranz

-Una de las películas más retorcidas de Cronenberg, también una de las menos inspiradas e interesantes.
-Un culebrón tonto, vacío y con pretensiones. A excepción de algunos -contados- puntos perspicaces, el resto es un montón de mierda cargante y ridícula.

No quiero alargarme con la reseña de esta nueva película del canadiense David Cronenberg. Se trata de un grotesco esperpento que no tiene ni mínimamente el estilo del gran director que lo firma. No es una disección del Hollywood actual, ni un drama, ni tampoco la sátira que se prometía. Es una estúpida broma cósmica con a penas un par de destellos de originalidad escondidos entre las casi dos horas de chorradas pretenciosas. Cuando en 2012 el también guionista estrenó Cosmopolis preferí no arriesgarme, sin embargo en esta ocasión pensé que las cosas podrían ir por buen camino. No podía estar más equivocado, no hay rastro de inteligencia o furia en el guión de Wagner, ni indicios de genio en la dirección de Cronenberg, tan sólo un puñado de personajes despreciables haciendo cosas despreciables por motivos despreciables sin que a nadie le importe una mierda lo que va ocurriendo. Lo más interesante es ver la muy buena labor de Julianne Moore, lo único salvable.

mapstothestars2

Estamos ante un filme que sin duda muchos describirán como de culto, hablarán de su furia descarnada, de su creatividad, de la inteligencia con la que satiriza Hollywood. No hagáis caso, esa gente es simplemente idiota. Lamento si hiero los sentimientos de algún lector pero creo que debo ser muy sincero y visceral en este artículo. Y me parece jodidamente divertido leer que esta basura es una de las mejores películas de David Cronenberg. O me lo parecía hasta que leí el mismo tweet -o similares- repetido hasta la nausea. Esto no es una gran disección satírica de Hollywood ni un perverso drama repleto de temas fascinantes y escandalosos de la sociedad moderna, es una filfa, el engaño de un buen prestigitador que puede parecer brillante para los espectadores más ingenuos, no obstante el resto del público sabe lo que quiere y verá con claridad que esta es una de las peores películas del controvertido genio David Cronenberg.

Si bien por fuera puede resultar apetecible, este caramelo del canadiense es decepcionantemente insípido. El llamativo reparto cumple debidamente, destacando solo la gran interpretación de una desgastada Julianne Moore; sigo sin ver calidad alguna en Pattinson. Por lo demás todo está claro, un guión vacuo con aires de grandeza y algún que otro punto bastante interesante, al que se le puede ver el ingenio. Una dirección impersonal que se basa simplemente en dejar que las locuras de los anodinos personajes corran a sus anchas hasta el ansiado final de la cinta, donde el espectador ya puede irse tranquilo a olvidar una de las peores películas que ha tenido que soportar en 2014.

Alejandro Arranz

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario