Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Manos torpes

Por Jon San José Beitia

Producción española que aprovecha el tirón de los Spaghetti Western italianos para ofrecer un relato sólido y atractivo, donde la venganza tendrá un papel importante en un relato protagonizado con acierto por Peter Lee Lawrence y Alberto de Mendoza.

Los responsables de la película logran crear un argumento sólido e interesante, presentando la historia de una pareja de jóvenes que contrae matrimonio a escondidas, viendo como los intereses de segundas personas pondrán a prueba su amor y en riesgo sus vidas. El peor parado será el joven protagonista, interpretado por Peter Lee Lawrence, siendo apaleado y abandonado a su peor suerte en el desierto, donde es rescatado por un misterioso extraño que le recuerda al hombre que mató a su padre.

Un relato de intereses y traiciones que adquiere el esquema habitual del cine de venganzas, donde Peter Lee Lawrence logra ofrecer una interpretación a destacar, logrando plasmar la personalidad pacifista e inocente del personaje protagonista, ofreciendo un cambio rotundo que le conducirá por los caminos oscuros de la venganza. La evolución de los personajes principales es notoria y aporta un toque dramático interesante y poco habitual en este tipo de producciones. Cabe destacar el periodo en el que el protagonista comparte escena con un maestro del empleo de las armas, con el que aprende y entrena el manejo de las mismas, para regresar y hacer pagar a todos los que le traicionaron. Un entrenamiento que peca de ser típico, pero no por ello deja de ser entrañable y satisfactorio.

Cuenta con una banda sonora peculiar y llena de personalidad, donde destacan los tonos sombríos acompañados por el sonido de unos instrumentos que llegan a emular el serpenteo de una serpiente. Un ser peligroso que se arrastra por los suelos, ansiando dar caza a su presa. Un símil muy interesante que recoge, de alguna manera, lo que representa el viaje personal que realiza el personaje principal.

El director, Rafael Romero Marchent, demuestra no tener las manos torpes y logra ofrecer un trabajo digno. Sin ser una obra memorable del Spaghetti Western, cumple su propósito y entretiene, ofreciendo buenos duelos armados.

Jon San José Beitia

Escribe un comentario