Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Mandela, del mito al hombre

Por Alejandro Arranz

-Un biopic sin chicha, un drama sin profundidad, un Idris Elba para la posteridad.
-Más largo y menos fascinante de lo que era exigible, éste es un biopic aburrido de un hombre inmenso y durante 140 minutos alaba sin comprender y sin explicar.

El británico Justin Chadwick (Las Hermanas Bolena) dirige el biopic sobre el líder sudafricano Nelson Mandela, basado en su autobiografía titulada Long Walk to Freedom. El guión de la cinta está escrito por el reputado guionista William Nicholson (Gladiator) que irónicamente no hace un plausible trabajo aquí. La única buena decisión que Chadwick ha tomado a la hora de hacer este drama biográfico sobre Mandela es la de elegir como tal al actor británico Idris Elba, pues es gracias a él y sólo a él por lo que la película merece ser vista, su interpretación es tan enorme como lo era la figura aquí retratada, para ser justos, mal retratada.

Si bien como biopic es el más informativo (que no el más fiel ni verídico) que se ha hecho sobre la figura de Mandela, como drama no es tan apasionante o arriesgado como se podía esperar, la fuerza de la película reside en la vibrante interpretación de Idris Elba, que consigue elevar varios niveles la calidad del filme, sin embargo, el personaje es plano y la película no se preocupa por profundizar en él, sino más bien en mostrar una serie de hechos relacionados que ocurrieron en distintas fechas a modo de diario sin ningún tipo de interés en cómo afectaron al personaje, por supuesto no faltan los momentos inspiradores que aunque funcionen, huelen a intento de Oscar. Por otro lado guionista y director se empeñan en poner a Mandela en un pedestal, esquivando convenientemente las muchas acciones violentas que llevó a cabo y otros temas “tabú” y, por ende, tampoco profundizan en cómo el protagonista cambia sus ideas sobre la propia violencia.

El guión de Nicholson es efectista, sí, pero también eficiente en varios aspectos, ninguno importante en comparación al resto en los que falla por completo, como personajes o diálogos sin ir más lejos. En otro orden de cosas, la fotografía es muy interesante y algunas imágenes son fantásticas, por lo demás estamos ante un biopic convencional y rendido a las expectativas de un telefilme cualquiera.

mandela2

Además de todos sus fallos es demasiado larga sin ninguna razón, tan terriblemente larga que acaba siendo como hacer los deberes -aburrido y tendencioso- debido al pésimo montaje, y aun así los momentos más fascinantes de la vida de Mandela pasan sin pena ni gloria mientras se acentúan, a modo de melodrama, los más apropiados; todo para llegar a un desenlace de lo más ligero y en una palabra, feo.

Como bien apunté antes, Idris Elba es la única razón para ver este drama biográfico sin mucho interés. Si bien Morgan Freeman se parecía mucho y lograba imbuir el aire de esa tranquilidad amigable propia de Madiba, Elba completa una interpretación increíble que consigue levantar, a modo de Titán, una película que sin él estaría acabada, y todo esto sin parecerse ni en la suela del zapato. Aun así en Invictus con menos minutos (un mejor montaje) y transcurriendo estos en una etapa más corta de la vida de Mandela, se mostraba mucho mejor al personaje en la intimidad y de cara al público, y uno conseguía empatizar con él, ni siquiera Elba puede ganarle a eso. Por otro lado Naomie Harris realiza un gran trabajo como Winnie Mandela y algún que otro secundario también resulta prometedor.

Después de más de dos horas de alabanzas y convencionalismos, por fin, se acaba una película que mucho prometía y muy poco ha podido dar, un biopic insuficiente e inexacto y al mismo tiempo un drama olvidable que no supo cómo contar la historia de una de las figuras más representativas de los dos últimos siglos; una película hinchada y completamente desaprovechada, aunque moderadamente eficaz. Corred a verla sin perder ni un minuto pues asistiréis a uno de los mayores recitales interpretativos del año, el de un Idris Elba que ya forma parte importante de la historia del cine.

Alejandro Arranz

Escribe un comentario