Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Lugar para el cine clásico: Misery

Por José Manuel Morales

Ya queda muy de otra época, pero me atrevo a hacer una crítica de la misma viendo lo exitoso que fue adaptarla, tanto a nivel artístico como a nivel económico. La película en cuestión cuenta con una actriz como Kathy Bates que hace un trabajo prodigioso, tanto que creo que debió de ser casi la perfección para la imagen que desarrolló Stephen King sobre como debía de ser Annie Wilkes. Todos sus poros resuman verdad y cada gesto extraño se dibuja a la mil maravillas en su cara. Es como si fuera realmente Annie Wilkes. Es un buen film y eso que no debió de contar con mucho dinero, porque se ve y porque la película pasa casi la totalidad del tiempo en el cuarto que dispone la psicótica para el bueno de Paul Sheldon (muy bien interpretado por James Caan). ¿Este tipo sólo quiso hacer de duro en el cine o es que lo encasillaron? Porque no recuerdo muchos films en los que el tal James Caan se muestre como un noble y romántico hombre o cosa parecida.

misery-2

Sea como sea el papel de asustado y magullado escritor que es recogido por su admiradora número uno lo cumple a las mil maravillas. Y nunca lo catalogué como un actor de los buenos, siempre fui de actores al estilo John Cazale (el famosísimo Fredo de “El Padrino”). Lo cierto es que Sheldon sufre demasiado, ya jodido de sus piernas, da con una loca psicótica que le hace beber de un cubo de fregona porque le molesta que haya roto “por su culpa” una taza o dos de su vajilla. Es un pobre mártir y me digo yo: ¿Qué demonios le habría hecho el pobre escritor ficticio Paul Sheldon y su creación de la noble sureña Misery para que King quisiera hacerle pasar tan malos ratos? Quizás el asombroso escritor de Maine quería trasmitir su desesperación ante la insistencia de algún fan pesado.

No recuerdo ninguna referencia parecida del escritor en su único libro fuera de la novela artística: Mientras escribo. No obstante, pienso que sí, que debió de pasar algo así. Eso o King está lleno de mala leche, cosa que entiendo al ver lo complicado que tiene que ser vivir toda su vida con semejante cara. Gracias que Dios lo dotó de un extraordinario talento para escribir y no tuvo que vivir de su físico. King es un escritor como nadie de novela de terror y de intriga, todos los sabemos, también sabemos que estaba tan metido en la literatura desde crío que es justo que triunfara como escritor, porque este tipo “ha dado su vida” por la escritura. King siempre era visto en su pueblo con un libro. ¿Cómo no iba a ser escritor? ¡Maldita sea! Si ya escribía con 8 o 10 años relatos superiores para su edad y que gustaban a los compañeros de su instituto. Es dueño de una prosa atrapante y por ello ha creado una historia tan bien llevada al cine. Un film que no tiene grandes alardes, pero donde te duele cuando le dan un golpe de maza en las piernas al pobre y desgraciado Paul Sheldon. ¡Caramba! ¡A mí me dolió! Te alegras cuando Sheldon machaca a la jodida y rocosa Annie Wilkes y te da miedo cuando entra ésta a media noche para acabar con el buen sueño de su prisionero.

El film no elude a la intriga de un libro que no recuerdo muy bien, pero que malo no recuerdo que fuera. Además, la película no puede considerarse mala si mete buena parte de lo bueno del libro, te hace pasar un buen rato y lo pasas mal cuando debes pasarlo mal. Pero bueno… Ya quedó muy vieja y ahora sólo hay lugar para películas sobre superhéroes y donde la mitad del metraje se filma en pantallas verdes. Menos mal que estás en OjoCrítico.com y aquí se habla del cine antiguo también, incluida las películas buenas. No te la pierdas, que sea vieja, no quiere decir que sea mala.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone
Tags

Escribe un comentario