Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Los renegados del diablo

Por Jon San José Beitia

Rob Zombie firma la secuela de la película que le sirvió para ganarse el respeto en el mundo del cine de terror, La casa de los mil cadáveres, donde hacía gala de sus dotes para el terror, el gore y el abuso de sangre y vísceras.

En Los renegados del diablo, invita al espectador a continuar y seguir de nuevo las peripecias y crueldades de una de las familias más enfermizas y psicópatas del cine, con la que vuelve a exprimir al máximo todo lo enfermizo de su capacidad para hacer maldades.

La película presenta un tratamiento mejorado de su versión anterior, con una notable ambientación y una cuidada fotografía, logrando trasladar al espectador a otra época y haciendo verosímil lo que cuenta. Zombie no se anda con rodeos y presenta a un policía obsesionado por capturar a la enfermiza familia y hacerles pagar por sus terroríficos crímenes cuyos hileros de sangre siguen salpicando a la sociedad. Ofrece un juego perverso y macabro, donde da rienda suelta a todo tipo de atrocidades, sin límites y sin censuras, causando una sensación de incomodidad constante en el espectador.

losrenegadosdeldiablo2

El director logra introducir un cambio inteligente, evitando caer en lo previsible y en la reiteración de situaciones, dando la vuelta a la tortilla y haciendo que el cazador se convierta en presa. Todo un acierto, con el que logra potenciar el interés del espectador en lo que se está presentando. Es un punto que se agradece y que introduce frescura al relato, evitando caer en la monotonía y en el esquema habitual de las continuaciones de películas de terror que se limitan a repetir esquemas empleados con anterioridad consiguiendo superar, en muchos aspectos, lo presentado en la primera parte. Los componentes de la familia resultan unos verdaderos personajes, entrañables al tiempo que siniestros, con los que Zombie logra incomodar al espectador con sus juegos macabros y enfermizos.

Zombie apuesta por un desenlace osado y se atreve a deshacer mucho de lo que ha hecho, convirtiendo a Los renegados del diablo en una acertada y digna sucesora de La casa de los mil cadáveres.

Jon San José Beitia

Escribe un comentario