Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Los Juegos del Hambre: Sinsajo. Parte 1

Por Alejandro Arranz

-Sinsajo Parte 1 es simplemente un puente entre el impactante final de En Llamas y el comienzo del climax, habla mucho, dice poco e interesa todavía menos.
-La producción, los actores y un par de momentos emocionantes son las virtudes de esta tercera entrega que da excesivas muestras de agotamiento, ha perdido el espíritu por así decirlo.

Francis Lawrence (Soy Leyenda) repite trabajo en esta tercera adaptación de la afamada saga literaria de Suzanne Collins. Hace ya dos años que llego a las pantallas el comienzo de esta exitosa saga de la mano de Gary Ross (Seabiscuit, más allá de la leyenda), personalmente no me gustó en absoluto la primera parte de esta saga, no le encontraba pasión ni innovación por ningún lado y los fallos le sobraban. Fue el año pasado cuando precisamente Francis Lawrence cogió el testigo y logró aumentar mucho el nivel tras la decepcionante primera entrega, En Llamas era mejor adaptación y como película era superior en todo, aún quedaba mucho para llegar al nivel esperado pero se estaba en el camino indicado. Sin embargo este año la saga ha ido hacia atrás como los cangrejos al entregar un filme soso y falto de coraje, la típica película puente pero más larga e innecesaria de lo acostumbrado, pero bueno dejaré mis observaciones para dentro de un par de líneas. El actor y guionista Danny Strong (El Mayordomo) se encarga del guión de la cinta con menos energía e inteligencia de lo esperado, en la banda sonora la partitura de James Newton Howard, épica y muy dramática como debe ser. Por último hablar de una de las virtudes que han acompañado a la saga desde el comienzo, un elenco repleto de nombres importantes que siempre realizan un trabajo impecable, en primer lugar la estrella Jennifer Lawrence que desde hace dos años ha evolucionado de una manera casi imposible de creer, aunque ella esté capacitada para cargar con el peso de la película para quitarle algo de encima tenemos a un plantel de secundarios que quita el hipo, entre ellos: Josh Hutcherson, Natalie Dormer, Sam Claflin, Liam Hemsworth, Julianne Moore, Gwendoline Christie, Philip Seymour Hoffman y Woody Harrelson.

sinsajoparte1_2

No está claro cual será la duración de la última parte de esta rentable saga que se une a las exitosas sagas cinematográficas basadas en exitosas sagas literarias, pero viendo lo poco que sucede o mejor dicho lo poco importante -o interesante- que sucede en estos 123 minutos de película, veo claro que con un sólo filme de tres horas hubiera bastado para contar las aventuras de Katniss Everdeen en el último libro, desde luego que el dinero manda y que las productoras no tienen un pelo de tontas pero es la hora de empezar a quejarse de esta manía de dividir las últimas partes en dos filmes, se sigue haciendo porque los fans descerebrados acuden en masa a las salas les pongan lo que les pongan. Habiendo dejado claro este tema he de decir que no estamos ante un mala película, y de hecho me parece más sólida que la primera entrega, sin embargo el espíritu de la saga se ha perdido, el guión me parece realmente flojo, las escenas de acción no destacan dentro del género, tan sólo los actores aportan algo verdaderamente atractivo a esta cinta. Vemos un cambio claro en el personaje de Katniss y ese es uno de los primeros y únicos aciertos muy claros del guión, sin embargo desde ese punto de partida en el Distrito 13 la mayor parte del metraje es insustancial, parece cualquier otra adaptación adolescente sin mucho que decir, lo que no parece es “Los Juegos del Hambre”, el resto de personajes que tanto nos gustaban no tiene demasiada importancia a pesar de que los actores hagan un trabajo muy bueno, destacan Julianne Moore como la presidenta Alma Coin y el siempre magnífico Philip Seynour Hoffman al que esperamos ver un poco más el año siguiente en la segunda parte de Sinsajo.

La interpretación de Jennifer Lawrence no me ha cautivado como ocurría en las anteriores entregas, hace un trabajo correcto, sin más. La excesiva duración ya era un problema de En Llamas pero en este caso el inconveniente es mayor, pues mientras aquella lo solucionaba con un buen ritmo continuado aquí sólo hay mucho diálogo banal, demasiada explicación de cosas sin demasiada importancia. No es hasta los últimos 20 minutos cuando empiezan a suceder cosas que afectan verdaderamente al desarrollo de la trama. El suspense de esos minutos es excelente, la mano de Francis Lawrence empieza a notarse en ese fragmento de la película, demasiado tarde, de todos modos el ritmo de esos minutos nos recuerda lo que nos gustó de la entrega anterior. También nos acordamos del pulso que tenía Francis Lawrence dirigiendo en contraposición a Gary Ross, pero como ya he dicho aquí sólo se le presiente al final, por último lo que dije antes de las escenas de acción, son totalmente impersonales, no volvemos a aquella cámara con parkinson de hace dos años pero básicamente es gente corriendo contra gente disparando, después una escena de Avengers por acá y otra de El Caballero Oscuro por allá. Para finalizar dejan un par de giros bastante agudos que ayudan de sobremanera a culminar la película en ese climax necesario para dejar a todo el público en ascuas hasta el año que viene. Newton Howard tiene mucha culpa de que lo que sucede tenga tanto impacto, en especial cuando el público es bastante sugestionable.

Finalmente la pregunta que hice el año pasado ha sido contestada, fue sobre si esta nueva entrega sería mejor que En Llamas y por desgracia está a poco de ser tan aburrida como la primera, es ni más ni menos que un filme puente excesivamente largo y falto de material sugestivo, pasan muy pocas cosas que interesen y prácticamente todas las virtudes de la saga han desaparecido junto con el espíritu que la caracterizaba, queda el elenco de actores, lo atractivo de la fuente original y ciertas partes potentes ensalzadas por la música del James Newton Howard y la mano dirigente de Francis Lawrence; aún así habrá que esperar a ver el trabajo completo en Sinsajo: Parte 2, donde nos despediremos esta vez sí, finalmente, de la saga y de un gran actor por el que merece la pena visionar el filme, Philip Seymour Hoffman, con el “In Loving Memory Of…” del final me he emocionado, por desgracia mucho más que con todo el metraje de la película.

Alejandro Arranz

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario