Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Los héroes de un periódico

Por Javier Fernández López

Spotlight puede que no sea perfecta en términos cinematográficos. Cuando la vean, serán conscientes de que no hay un gran plano artístico o técnico. Es una historia, ni más ni menos. Y como suele suceder, cuando la historia es buena, lo demás adquiere un carácter muy secundario. Tiene a su favor una narrativa muy potente, unos actores de peso que llevan sus personajes a buen puerto y una premisa morbosa. No obstante, el morbo está apoyado por un punto fundamental: está basada en hechos reales. Y no se usa un lenguaje complicado durante la película, no hay complejidad en el relato. Todo se narra de forma clara y pura para contar una historia que debe ser contada, porque somos presentes de cómo unos héroes destaparon una trama de pederastia que incluso siendo cierto, es prácticamente imposible de creer, porque no puede ser que esto sea cierto.

spotlight-2

De antemano, sí, es una película que daña la imagen pública de la Iglesia. Thomas McCarthy no esconde sus intenciones durante el metraje, está claro a dónde quiere llegar. Al contrario de lo que se pueda decir, el tono serio y no-emotivo de la película hace que la película alcance un estatus superior, es una virtud a modo de trampa, pues la película no llega a la morbosa ofensa, que es algo distinto. Hace daño, pero no hace sangre, cuando en realidad esa sangre estaría justificada por lo que denuncia la propia película, pero en ese terreno se asienta como una poderosa película que hace que el espectador vea la realidad sin adornos. Y lo mejor de todo es que la denuncia no va sólo hacia la Iglesia, sino a varias instituciones que no hicieron nada, sin más. Es ahí donde se creará una sensación de asqueamiento en el espectador. Personalmente, y aunque suene vulgar, no fueron pocas las ganas de ir al servicio a vomitar después de ver la película. Pero lo importante aquí es que uno héroes, porque sólo pueden llamarse así, destaparon una verdad que dolía, y lucharon contra aquello que muchas veces oímos: “es imposible, es utópico, no lo conseguirás”. Por ello mismo, gracias, gracias por esta película necesaria y gracias por ofrecernos un modo de ver cómo sucedió todo esto. Que no se vaya nadie al ver la película, pues la información que se da al final es, además de interesante, imponente. Se necesita Spotlight para dar forma al lado oscuro de una parte de la sociedad católica.

Sobre el reparto, Mark Ruffalo está de sobresaliente en su papel, convence y hay verdad en él. Rachel McAdams marca una pauta muy sencilla pero efectiva, mientras que Michael Keaton está sensacional. De Liev Schreiber, por su parte, no queda claro cuál es su conflicto interno, pero está claro que hay una motivación en el personaje, aunque no nos lo diga claramente.

Aunque sea una película sencilla, es una llamada a la esperanza. Así se puede definir verdaderamente Spotlight. Y aunque la cinta no sea emotiva en su cometido, el final, aunque simple, llega al corazón. Película más que recomendable, de obligado visionado.

Escribe un comentario