Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Los genios del mal no nacen, se hacen. Hannibal: El origen del mal

Por Miguel Ávalos

1944, Segunda Guerra Mundial, las victorias de los Aliados se suceden con cada vez más frecuencia, la cuenta atrás para la caída de la tiranía de Hitler, ha comenzado. En el territorio de la República Socialista Soviética de Lituania los combates entre los rusos y los nazis aumentan de forma gradual, obligando a muchas familias a marcharse de las ciudades y pueblos y refugiarse en cabañas y otros lugares. Una de las muchas familias que debe dejar su hogar es la aristocrática familia Lecter, compuesta por el Señor Lecter y la Señora Lecter quienes tienen un niño y una niña, Hannibal y Mischa.

Mischa es la persona a la que Hannibal quiere más que cualquier cosa, desde que vino al mundo su hermano mayor consideró que era responsable de ella, que debía ser su ángel de la guarda, su protector. Así sucede. Hermano y hermana son inseparables.

La familia se refugia en una cabaña de su propiedad, sin embargo, unos rusos que tripulaban un tanque tienen intención de repostar y en dicho proceso son sorprendidos por un bombardero alemán. Los rusos caen en combate, pero no son los únicos, el padre y la madre de Hannibal también se convierten en víctimas. El muchacho lo presencia todo, muriendo su madre en sus brazos, para acto seguido salvar a su hermana de sufrir el mismo destino. Sólo pospone brevemente lo que parecía inevitable. Un grupo de mercenarios lituanos fieles a las SS, encuentra la cabaña y se esconden en ella, a sabiendas de que los rusos están ganando los combates con paso firme. El frío arrecia, sus enemigos han montado controles impidiéndoles toda posibilidad de huida y el hambre empieza a acosarlos. Al verse atrapados y desesperados, recurren al canibalismo asesinando a Mischa y con Hannibal medio inconsciente observándolo todo. Un breve tiempo después, el grupo de mercenarios ha huido, los rusos hacen acto de presencia y Hannibal sale de la cabaña para inmediatamente desmayarse. En aquel mismo momento, ese noble y bondadoso niño muere para siempre. En su lugar nace un monstruo, el psicópata Hannibal Lecter.

Hannibal: El origen del mal nos presenta los inicios de Hannibal Lecter como ese sádico canibal hambriento de venganza que ni perdona ni olvida, ese monstruo que ni tan siquiera con la venganza podrá parar jamás y, sin embargo, para él es algo primordial, pues le arrebataron de la forma más cruel posible lo que más adoraba en este mundo, su hermana pequeña. Al mismo tiempo nos descubre sus inicios como ese ser provisto de una inteligencia y un amor por la medicina y el arte envidiables.

Cualquiera podría decir que mientras estaba inconsciente, hizo un pacto con el Diablo vendiendo su alma a cambio de saciar su sed de venganza. Si ello tuviese validez estaríamos ante la mejor obra de Lucifer. Alguien con un cociente y capacidad impresionantes y al mismo tiempo con un instinto depredador que hiela la sangre.

hannibal2

Da la impresión de que la película pretende que veamos a Lecter como una especie de justiciero. No sólo por el hecho de perseguir sin descanso a quienes mataron a su hermana, otros monstruos desde luego, sino también porque siente aprecio por ciertas personas que demuestran tener una inteligencia y cultura de su mismo nivel, a la par que modales dignos de ello. En este caso la referencia corresponde a Lady Murasaki, con quien el tío de Hannibal se casó y quien es insultada de forma despreciable por un baboso cateto. Lecter no duda en hacérselo pagar, una faceta suya vista en otros filmes. Podría parecer que Lecter representa la justicia en más de un aspecto. Nada más lejos de la realidad, esto es algo erróneo.

Si la gente de hoy en día habitásemos en una época de guerra y tuviésemos la desgracia de perder a nuestros seres queridos de la misma manera o similar, obvio que la rabia nos corroería hasta la médula, se nos pasarían por la mente toda clase de pensamientos horrendos hacia esta clase de escorias y, desde luego, haríamos todo lo posible para que pagasen por ello pero, ¿mediante el mismo recurso que usa Lecter? Puede parecer infinitamente más fácil decirlo que hacerlo, sin embargo, tal y como el maestro James Stewart afirma en La Soga, en cuanto a la gente sensata y sin ningún mal siempre existiría algo superior en vosotras y nosotros que jamás nos hubiese permitido hacer pagar a dichas escorias de una manera tan sanguinaria y si realmente es su destino morir así, como dice Homer Simpson, ¡que lo haga otro! Lady Murasaki también perdió a su familia por la bomba atómica lanzada a Hiroshima, el Inspector Popil sufrió la misma desgracia dado que algunos familiares suyos murieron en combate y otros fueron deportados. Sin embargo, supieron distinguir el bien del mal, vencieron al Demonio. Lecter no.

El gran error de Lecter fue creer que podía justificar la violencia, asesinando de una manera tan cruel y macabra. Al hacerlo se convirtió en un monstruo del nivel de los asesinos de su hermana y se dejó abrazar por el mal. El joven dice, palabras textuales, «se lo prometí a mi hermana.» ¿Ella lo hubiera querido así? ¿Su madre? ¿Su padre?

Lo que no cabe ninguna duda es que en esta película, mucho más que en ninguna otra, se puede llegar a sentir mucha lástima por Lecter. Nadie debería sufrir esa clase de desgracias en esta vida. Aun más lástima se puede sentir, sabiendo cómo es de listo, culto y artista. Si no hubiese sido ese monstruo canibal, su aportación al bien común habría sido histórica. Lo dicho, en ese sentido es una verdadera pena.

En cuanto a la película en sí, nos encontramos con un guión muy notable escrito por el mismo Thomas Harris y que, si bien es cierto que no llega a la maestría de El Silencio de los Corderos o El Dragón Rojo, también es verdad que sí logra una gran efectividad. Su final puede ser muy predecible en más de un aspecto, pero de todas formas yo diría que en este caso es lo de menos. Su principio y su continuación son lo que realmente importan. Cómo se inicio todo y de qué forma se va cultivando Lecter en cuanto a su carrera en Medicina y el resto de sus capacidades.

Buen trabajo de Peter Webber en la dirección y también de Ilan Eshkeri y Shigeru Umebayashi en la banda sonora.

En cuanto al reparto, genial trabajo del actor Gaspard Ulliel como Hannibal Lecter. Cuesta trabajo hacer justicia a un actor legendario como Anthony Hopkins, pues a mi modo de ver Ulliel lo logra. Muy buena interpretación también de la actriz Gong Li como Lady Murasaki, la mentora de Lecter en muchos aspectos, así como su gran amor. Los otros dos actores que tienen papeles muy destacados son Dominic West como el Inspector Pascal Popil y Rhys Ifans como el mercenario Vladis Grutas, el líder de su escuadrón. El resto del reparto cumple de manera muy correcta.

CONCLUSIÓN

Hannibal: El origen del mal, nos muestra el nacimiento e inicios de uno de los mayores psicópatas que el séptimo arte ha visto, ve y verá jamás. La película recibió en su estreno críticas bastante negativas, al menos por parte de la crítica americana. Nunca me cansaré de repetir, ya sea de forma oral o escrita, que hay opiniones para todos los gustos y todas se deben respetar. ¿La mía? Personalmente no alcanzo a entender cómo pudo este film recibir tanto dardo. Los críticos una de dos, o bien muchos de ellos no ven más allá de sus narices, o bien esperaban una obra maestra del nivel de El Silencio de los Corderos. Espero que sea lo último, aunque en ese caso poco exigentes son la verdad. Después de haberla visto, no dudo en salir en su defensa, afirmando que quizás no sea una obra maestra, pero desde luego sí una película efectiva y altamente entretenida. Un producto audiovisual que, lejos de dañar la reputación de las demás películas de Lecter, contribuye en lo suyo a la causa. Desconozco la opinión que otras personas tienen sobre este film y espero que la gente se anime a opinar en este artículo, no obstante, ojalá que con el tiempo Hannibal: El origen del mal se sitúe en buen lugar. Sino privilegiado, sí al menos cómodo.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Javier Fernández López

    El problema de la película es lo “necesario” de la misma. Pero si se lo proponen, que por mí estupendo, al menos tienes que enfocarlo desde una perspectiva acorde a las tres películas del personaje: ‘El silencio de los corderos’, ‘Hannibal’ y ‘El dragón rojo’.

    Hannibal es un personaje de unos gustos exquisitos, de modales, cultura y elevado. Por tanto, uno puede esperar que la narración de sus orígenes sea una película de una construcción similar, más cuidada en detalles que a priori pueden resultar simples. Uno espera un estudio psicológico de gran nivel de por qué Hannibal se convierte en un psicópata.

    ‘Hannibal: El origen del mal’ es una buena película, y a mí especialmente me gustó, pero si intento meterla en el contexto del personaje, hay cosas que no me cuadran, aspectos que no se han cuidado, queriendo ofrecer por momentos una cinta gore con toques de moralidad.

    Buen artículo Miguel, me ha gustado la redacción. Yo también hubiese querido que la película recibiese mejores críticas, pero entiendo perfectamente las mismas cuando se trata de un personaje como ‘Hannibal’.

    Un saludo.

  2. Miguel Ávalos

    Hola Javier, muchas gracias por tu comentario.

    Quizas en ese aspecto tengas bastante razón y si las críticas fueron tan duras por ese motivo, pues a lo mejor se entienden algo más. Hay ciertos detalles de los que comentas que si aparecen, en cuanto a como es Hannibal en gustos, cultura etc, sin embargo bien es cierto que se han centrado bastante más su perfil como caníbal. La película desde luego no llega al nivel de las otras, aunque yo ya contaba con ello, sin embargo si logra dejar, en contexto general, en buen lugar al personaje. Eso si, de haber puesto más escenas suyas en cuanto a su carrera en medicina y sus gustos y arte, podríamos haber estado ante otro peliculón sino igual muy aproximado. En ese aspecto es una lástima, pero al menos lo esencial de Hannibal esta presente y el film no defrauda.

    Muchas gracias de nuevo por comentar y un saludo para ti.

Escribe un comentario