Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Tsunami de lloros

Por Antonio Clemente

Cinco años tuvimos que esperar para despejar dudas de si el director catalán J.A Bayona tenía realmente el talento necesario que había demostrado dirigiendo la magistral El orfanato (2007) o tan solo era un espejismo donde la flauta había sonado porque sí, y lo cierto es que con su segunda película demostró su profesionalidad y liderazgo al frente de un proyecto internacional de la envergadura de Lo imposible (2012) pero por otro lado dejó un sabor agridulce y algo de decepción a los que esperamos una historia menos llorona y más atrevida.

Lo imposible narra la real y dura experiencia de una familia acomodada que pasa las vacaciones en Indonesia cuando son sorprendidos por un destructivo tsunami que asolará por completo la costa. Este hecho provocará que la familia se separe y el padre, cual acto de fe, liderará una búsqueda infatigable para volver a encontrar a su esposa y uno de sus hijos.

Considerar Lo imposible una buena película es algo confuso y no muy certero, la verdad, ya que J.A Bayona se sabe cubrir las espaldas rodando un film efectivo (sabe subir la música cuando la escena lo necesita, es listo) pero previsible aun tratándose de un hecho real, sensiblera, ñoña, excesivamente melodramática y de la lágrima fácil, todo lo contrario a lo que nos presentó en su debut. No nos vamos a engañar si pensamos que Lo imposible carece de un sólido y buen guión, obra de Sergio G. Sánchez y la propia protagonista en la que se basa la película María Belón, ya que tiende en todo momento por una fórmula populista y simple, donde además no arriesga en absoluto ni en las formas ni, sobre todo, en el fondo donde se debería haber explotado y profundizado con mayor acierto en la psicología de los personajes. Todo ese aspecto negativo se traduce en un film que si no fuese por la labor técnica del director caería en el telefilm más soso y aburrido de sobremesa.

Gran papel de Naomi Watts que hace lo que puede y consigue dotar al personaje con toda la fuerza que su rol necesita y del debutante Tom Holland con una interpretación correcta. El resto de actores, incluyendo a Ewan McGregor, están desaprovechados y su única función es secundaria y, en algunos casos, meramente testimonial, ¿alguien se acuerda del papel de Geraldine Chaplin?

loimposible2

Y es que si por algún motivo tenemos que ensalzar a Lo imposible este será por  el sobresfuerzo técnico que un proyecto de esta índole necesita, el cual es impecable, admirablemente orquestado por Bayona que se siente como pez en el agua jugando  con el montaje, el sonido y la música, obra del siempre interesante Fernando Velázquez. Al director catalán se le nota la influencia de Spielberg en el resultado final, esa exaltación a la familia y el “happy end” típico hollywoodiense están más que presentes. Mención aparte la increíble, impresionante e impactante reconstrucción del Tsunami que fue  rodado en la Ciudad de la Luz de Alicante.

En definitiva Lo Imposible no es una mala película, ni mucho menos, es un proyecto ambicioso para el cine español, aunque no es esa la imagen de cine español que representa, donde el resultado final en conjunto, para mi gusto, es bastante descafeinado y no llega a  alcanzar la tensión, suspense y potencia dramática que el talento de Jose Antonio Bayona atesora y que le ha abierto las puertas de Hollywood.

Y como a un servidor, de vez en cuando, le gusta hacer sus propias versiones de las pelis más conocidas en una especie de corta, pega, pinta y colorea, aquí os dejo mi propia Lo imposible.

http://instagram.com/p/bwbXe0GQxO/

@elminicritico

Comentarios

  1. Lourdes Lueiro

    La película me gustó, sobretodo las interpretaciónes de Naomi Watts y Tom Holland, que las considero perfectas, por el resto es una película muy grande, y como tú bien dices muy ambiciosa tratándose de una película española, aún así tiene algunas cosas que hacen que no me llegase a emocionar lo suficiente, es dura y en ocasiones difícil de ver pero se queda un poco a medio camino, no se muy bien el porqué.

Escribe un comentario