Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Llévame a ver una comedia francesa

Por Jorge Blas

Los guionista de Llévame a la Luna inventan una excusa más o menos rocambolesca y sin importancia real, a nivel dramático, para que una atractiva treintañera (Diane Kruger) se vea obligada a cambiar de pareja justo unos días antes de su boda. De esta forma su futuro marido, un tipo también atractivo pero serio, monótono y algo aburrido, se someterá a una injusta comparación con el desconocido, imprevisible y divertido, aunque algo más feote, Dany Boon. ¿Alguien no sabe con quien se quedará finalmente la chica? Tampoco se trata de dar más pistas, que nadie me acuse de hacer spoiler, pero el caso es que a los cinco minutos de metraje debes aceptar que la película no te va a sorprender. Y asumido que sabes el “qué” va a pasar, debes intentar disfrutar del “cómo” va a pasar.

Probablemente algo parecido debieron pensar los productores de esta película al decidir invertir más de 28 millones de euros en esta comedia romántica francesa para que no tenga nada que envidiar, en el “cómo”, a cualquier producto similar venido desde Hollywood. Este presupuesto de superproducción europea nos provee de una exótica selección de decorados naturales, que nos llevan desde París a Moscú, pasando por Nairobi y consigue, tal y cómo pretendían, dotar al film de un aspecto atractivo y muy internacional.

llevamealaluna2

Desde luego Llévame a la Luna es una comedia romántica bien hecha y solvente, al menos para aquel espectador conformista que no busque grandes sorpresas ni sobresaltos. Tiene momentos de humor grueso que en ocasiones funcionan muy bien, pero no es un producto redondo. Los personajes secundarios no acaban de resultar tan graciosos y rompedores como de ellos se espera y no son suficiente réplica cómica a una pareja protagonista convincente y con mucha química; Dany Boon y Diane Kruger. De hecho, probablemente lo mejor de la peli sea descubrir la divertida faceta payasa de la actriz/modelo, otrora cara de hielo hermosa pero inexpresiva.

Jorge Blas

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario