Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Llamaban al Titanic el buque de los sueños, y lo era, realmente lo era

Por Lourdes Lueiro

Sinceramente, hablar sobre Titanic e intentar ser original es casi casi una odisea, pero aún así, sabiendo que ya todo está dicho y escrito, la oportunidad de poder verter mis ideas y mis reflexiones sobre esta gran obra maestra, se me antoja estremecedora y estimulante a partes iguales, así que aquí estoy intentándolo, así pues, quitémonos nuestros trajes de críticos exigentes, hagamos justicia, y valoremos una película con apabullante éxito mundial, que tiene todos los factores (y más) para ser un clásico inmortal.

Cuando alguien nos pregunta cuál es tu película favorita seguro que nos vienen a la cabeza unas cuantas que podrían ocupar ese puesto, digamos que seguro que todos tenemos unas cuantas películas especiales, esas a las cuales no les puedes poner un orden; pero estoy convencida de que una de ellas llegará en primer lugar a tu mente, aún sin saber muy bien por qué. Pues bien, a mí, cuando alguien me hace esa pregunta, la primera que hace acto de presencia, es Titanic.

titanic2

Titanic siempre será mi película favorita, esa de la que no me canso nunca, esa que se me hace tan corta, esa que provoca en mí tantas emociones, esa que está por encima de todas.

Considero a James Cameron un valiente, en todos los aspectos, valiente por apostar por una película que pudiese llegar a ser solamente comercial, valiente por hacer una cinta en la que se mezclan realidad y ficción, valiente por llevar al cine la historia del Titanic, esa que ya fue llevada al cine en tantas ocasiones, valiente por hacer de los efectos especiales una obra maestra, valiente por adentrarse él mismo en el Océano Atlántico, y en el propio Titanic, y valiente por llevar a la pantalla la historia de amor más inmensa de todos los tiempos, aún a riesgo de ser considerada una historia de amor más.

Llamaban al Titanic el buque de los sueños, y lo era, realmente lo era… Era el sueño de Jack de poder cambiar su destino, ese que hasta el momento le había tratado tan mal, ese sueño en el que Jack ve a Rose por primera vez y ese sueño en el que un ángel se le aparecería y le tocaría con su gracia. Era el sueño de Rose de poder acabar con su vida, una vida llena de lujos pero tan vacía de todo lo demás, ese sueño en el que viviría una vida plena al lado del hombre que la salvó en todos los sentidos que se puede salvar a una persona, ese sueño en el que jamás hubiese querido saltar. Era el sueño de ambos, volando alto, muy alto, convirtiéndose en los reyes del mundo, escupiéndole a la vida, llegando hasta las estrellas, enfrentándose a todo y a todos; el sueño de una historia de amor, destruida por un iceberg que rompe el Titanic en dos, que hace que sus destinos se separen para unirse de nuevo eternamente, que hace que Rose sea para siempre Rose Dawson, que hace que si tú saltas, yo salto ¿recuerdas?, que hace que Rose jamás hablase con nadie de Jack pero que en su recuerdo esté a cada segundo, que hace que Rose cumpla todos sus planes, por los dos, porque prometió no rendirse jamás por muy desesperada que estuviese. Y finalmente, era el sueño que les vuelve a unir frente al reloj, bajo los aplausos de todos aquellos que perecieron en el mar…

Hay muchísimas escenas de la película que estarán para siempre en la retina de todos aquellos que adoramos el film de James Cameron, como ”esa” en la que Jack y Rose permanecen juntos con los brazos abiertos, en la proa del barco; ”esa otra” en la que Jack pinta a Rose desnuda, sólo llevando encima el corazón de la mar, ”aquella” en la que hacen el amor por primera vez, o ”aquella otra” en la que Rose, ya subida al bote salvavidas, salta de nuevo al barco, para volver a encontrarse con Jack. Todas ellas pertenecen ya, a la historia del cine, una historia en la cual, Titanic se sitúa en un lugar muy privilegiado.

Leonardo Dicaprio y Kate Winslet son los encargados de dar vida a esta legendaria historia de amor, jamás podría imaginar a otros actores interpretando a Jack y a Rose, no existe ninguna pareja en el cine que se mire de ese modo, que desprenda tanta química y tanta pasión, no podría imaginar los ojos de Jack en otra persona, no podría imaginar el cuerpo de Rose en otra actriz; lo cierto es que los dos actores, después del abrumador éxito del film, lograron labrarse una carrera profesional envidiable, sin encasillarse, llegando así a ser reconocidos como dos de los grandes intérpretes de la actualidad.

titanic3

Debo hacer especial mención (a pesar de que las voces en otros idiomas suelen ser muy criticadas), a la voz en castellano de la viejecita Rose, esa voz que desprende magia, esa voz que te transporta al Titanic, que te invita a que, a pesar de la tragedia, tú también quisieses vivirlo, esa voz que, a pesar de haber pasado 84 años, aún percibe el olor a recién pintado.

Y cómo no, a la banda sonora, maravillosa de principio a fin, no sólo la canción principal, interpretada por Cèline Dion, sino todas y cada una de las piezas que suenan desde el comienzo del film hasta que aparecen los créditos finales, que te ponen los pelos de punta, y que hacen que tú también te imagines dentro del grandioso Titanic, ese que no morirá nunca.

Esta crítica es sumamente personal, entiendo que no todos podemos pensar del mismo modo, habrá algunos que piensen como yo, otros que no estén de acuerdo en nada de lo que digo, pero lo que está claro es que Titanic hizo historia, en el año 1997 se llevaba 11 Óscars de los 14 a los que estaba nominada, casi nada; y es que a pesar de que los años pasen, las modas cambien, nuevos actores estén en el candelero, los efectos especiales evolucionen, a pesar de los Avatares, de las Amelies, de Los Señores con anillos, a pesar de los Matrix, de los Saws, de todas las Vidas de Pi, a pesar de los Crepúsculos, a pesar de Woody Allen, a pesar de las ”tropemil” Guerras de las Galaxias, de los Terminators, de los Parques Jurásicos, a pesar de los The Artist, de Los Padrinos, a pesar de todos los que juegan a ser Marilyn Monroe y James Dean, a pesar de los Titanics anteriores y posteriores, que son muchos, y a pesar de que el mundo siga girando, Titanic seguirá siendo mi película favorita.

Comentarios

  1. Valentina Gordillo

    Hola, leí tu crítica sobre “Titanic” y me impresiono, pienso exactamente igual que tú, muchos no logran apreciar la verdadera belleza del film, yo disfruto cada momento, todas esas horas de pura calidad, no me cansaré nunca de verla y de emocionarme a flor de piel, porque es la única película que mezcla todos mis sentimientos, es una pena que viva Hockley y no Jack, y todo por tener más dinero, una injusticia.
    Siempre se me hace un nudo en la garganta en las mismas escenas, donde Rose mira desde el bote a Jack y detrás de el se cruzan unos fuegos artificiales, cuando salta hacía el barco y los dos corren hacía su encuentro y la memorable frase “si tú saltas, yo salto”. Desde ese momento soy un mar de lágrimas, el soundtrack bellisimo es fundamental en esta obra maestra.
    Saludos, excelente crítica.

    • ali santoro arias

      Super WAOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

  2. Lourdes lueiro

    Muchismas gracias a ambos, me alegro mucho que os gustase la crítica. Un abrazo enorme!

  3. Miguel Ávalos

    Maravillosa crítica Lourdes, desde la primera hasta la última palabra. Se nota que la has escrito desde el corazón y se nota también que Titanic es tu película favorita.
    Y es que cuando alguien escribe sobre lo que le gusta, la inspiración suele mostrarse de forma muy especial.
    Tu crítica me ha hecho recorrer la peli de inicio a fin y, aunque no esté en mi listado de favoritas, me ha dado ganas de volverla a ver.
    Pues si hay algo de cierto en Titanic, es que es una película muy conmovedora

    Mi más sincera enhorabuena por una crítica tan personal y tan sentida
    Un abrazote!!

  4. jorge luis vasquez

    el titanic fue un barco muy maravilloso por su bellesa y por mas que todo el amor rromantico que sienpre se dara en toda forma el titanic da muestra un amor inseparable que nunca se nos olvidara para toda la vida que sienpre tendremos los que vieron el titanic fue una pelicula de amor y muy rromantica que nos enseña a todos y a todas los que en verdad consideran enamorarse

  5. Kenneth

    Me gusta el Titanic de los sueños

Escribe un comentario