Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Las vacaciones infernales del “gringo” Mel

Por Adrián Pena

Si algo nos depara el cine eso son las sorpresas y las decepciones, y 2012 no podía ser menos, dejándonos tras de sí la inesperada y agradable Get the gringo o Vacaciones en el infierno, una “pequeña” cinta que sin hacer mucho ruido se hace con el corazón del espectador, suponiendo una delicia y un pequeño tesoro que no se debería compartir. Pero aquí estoy yo para contaros mi experiencia del fin de semana y compartir los secretos que el cine no debería esconder. Esta cinta, que supone la vuelta del veterano actor y director al thriller tras Al límite de 2010, es una gozada muy disfrutable. Dándonos durante 90 minutos al mejor Mel Gibson que disfrutamos en Arma letal.

En la dirección nos encontramos a Adrian Grunberg, que ha pasado de ayudante de dirección en cintas como Wall Street: el dinero nunca duerme, Apocalypto o Al límite, a acomodar su trasero en la butaca del jefe. Y como ópera prima hay que decir que nos deja con un film no sólo entretenido, sino que diferente.

Pocas veces podemos ver a Mel como un pobre diablo en un infierno latino, rodeado de la peor gente del otro lado de la frontera estadounidense, y no sólo pasando un mal rato, sino que disfrutando siendo un tío que es más listo por viejo que por zorro, en un ambiente insufrible para la mayoría de los mortales.

vacacionesenelinfierno2

Encontrarnos a Mel rodeado de secundarios desconocidos y en un ambiente exótico-infernal, no hace más que nos fijemos en el bueno de él brillando con luz propia en lo que podríamos considerar el show de Mel. Porque nuestro actor empieza su andadura en USA con un robo multimillonario, pero que por casualidad o no, termina al otro lado de la valla fronteriza para acabar en manos de la policía mexicana y, en consecuencia, encarcelado en “El Pueblito”, donde no lo tendrá fácil para sobrevivir. Pero su picaresca y su coraje, serán sus compañeros de aventura, junto a un niño de diez años (fundamental en la trama), que le ayudará a ver la luz en el fondo de ese túnel carcelario. Como es de prever, ese tugurio está controlado por alguien muy malo y sin escrúpulos, alguien al que Mel tendrá que enfrentarse o camelar para ascender de los bajos fondos. Con el villano y sus secuaces en escena comienza lo mejor, las peleas, las tretas, los robos y las misiones que nuestro personaje hará para subir en la escala. Tras los enfrentamientos, empezaremos a comprender el porqué de la encarcelación “provocada” en México, de dónde proviene el dinero y como Mel se deshará de sus enemigos (que no son pocos), pero eso ya forma parte del desenlace cosa que no contaré.

El mejor Mel está de vuelta en este drama de acción sucio, picante y endiabladamente divertido. Una película muy, pero que muy recomendable en tiempos de subproductos, remakes, secuelas y adaptaciones de best sellers.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario