Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Las manos ociosas son el ojete del demonio

Por Miguel Ávalos

El Diablo es un tema que, a lo largo de la historia del Séptimo Arte, ha sido tratado un buen número de veces y de distinta manera. Ya sea el propio diablo o su hijo. Lo hemos visto en películas de culto y a la vez tenebristas como son La Profecía, La Semilla del Diablo. Otras como Legend han querido dejar huella con belleza visual. También ha sido tema de importancia o principal en películas de ámbito puramente comercial, como son los casos de Pactar con el Diablo, El Fin de los Días o Constantine. Caso aparte El Día de la Bestia, cuya mezcla macabra y humorística salió perfecta.

Sin embargo en ocasiones hay ciertos temas de importancia en el Cine que, en lugar de ser tratados de forma seria como sucede en la mayoría de los casos, son parodiados o tratados de manera humorística, ya sea humor negro o directamente humor light. Ello sucede con el diablo en la película de nombre Idle Hands, traducida en España como El Diablo Metió la Mano.

El ingenio y descaro con el que esta película fue realizada le ha hecho ganarse un gran número de fans, amen de conseguir ser catalogada como una comedia de culto entre las de su género por todas aquellas personas que la han disfrutado y lo siguen haciendo. Nada extraño si tenemos en cuenta la buena dosis de humor negro y algo de suspense que el film trae consigo. Y ello gracias al protagonista y a sus dos secundarios que con sus continuos bastos diálogos hacen que la película se disfrute sin que haya el menor tropiezo por el camino.

eldiablometiolamano2

Quizás para otra película hubiese sido perjudicial tanto abuso de palabrotas, tanto cadáver rondando y tanta osadía de aproximarse al gore. Por no hablar de parodiar un tema que en una gran cantidad de películas es tratado de manera muy seria y disciplinada.

No le ocurre así a El Diablo Metió la Mano, ya no solo gracias a su buen hacer en el guión y en la historia, sino a que la elección de los tres principales personajes no pudo ser más acertada. Sin mencionar que, a la hora de parodiar un tema así, también se ha dado en pleno centro de la diana sobre la personalidad que tenían que tener los personajes del protagonista y sus dos amigos

Anton Tobias(Devon Sawa) es un auténtico candidato a la medalla de oro al tío más vago existente. Su única finalidad en la vida parece ser pasarse medio día en la cama, otro medio viendo la tele y en ambos ratos batir el récord de fumar hierba. Su padre el Sr Tobias (Fredd Willard) le describe a la perfección “Anton no despegaría el culo del sofá aunque estuviera la casa en llamas“. Sus dos colegas Mick (Seth Green) y Pnub (Elden Henson) parecen más bien sus hermanos gemelos, cuanto menos en actitud y personalidad. Sin embargo la eterna fidelidad de Anton al ocio se ve interrumpida por unos misteriosos asesinatos que sacuden a Bolan, la pacifica ciudad donde vive. Anton no sospecha donde se encuentran las dos últimas víctimas del asesino, menos aun de que son ¡Su Madre (Connie Ray) y su padre! ¡Y mucho menos todavía de quien es el responsable de tanta masacre! Al descubrirlo su vida tomará un giro inesperado.

eldiablometiolamano3

En El Diablo Metió la Mano la comedia no para en ningún momento, ni siquiera en los más tensos, pero lejos de suponer un descenso de calidad en la película, lo que hace es animarla si cabe todavía más. Pocas películas pueden presumir de escenas en donde se hallan víctimas y a ello le siguen chistes bastos de turno que adornan la secuencia muy eficazmente. Las más destacadas son:

*Anton muestra a Mick y Pnub los cadáveres de su madre y su padre. Sus dos amigos, lejos de percatarse en un principio de ello, se quedan flipados por el vídeo que Anton tiene puesto, un videoclip de un grupo musical en el que salen unas chicas en bikini.

*Anton está haciendo punto sentado en su sofá con Mick y Pnub. Este último le dice que, sin ánimo de ofender, parece una maricona. En ese momento, debido a las quejas de vecinos por el ruido en la casa del protagonista, aparecen los dos policías del barrio Ruck (Nicholas Sadler) y McMacy (Sean Whalen). Ambos policías no dan crédito a lo que ven.

*La pareja formada por Kurtis (Steve Van Wormer) y Tiffany (Kelly Monaco) se está pegando el lote en el coche del novio, pero son interrumpidos de forma un tanto brusca. Tras ello llegan los protagonistas y Mick redondea la escena de forma inmejorable.

*La escena del Director del Instituto cuando está hablando por teléfono en su despacho.

*La escena en la que Mick y Pnub se meten por un conducto de ventilación y llegan al final del mismo. Otra más redondeada por el primero de los dos.

Ahora que, para nada son las únicas que merecen la atención, ni tampoco los personajes citados con anterioridad se quedan solos. Otro personaje con sus intervenciones clave es el de Randy (Jack Noseworthy), otro colega de Anton, amante de la música Heavy Metal y Satánica, fiel a la canción Shout at The Devil, leal a su buga y con ganas de sexo. Las escenas de este personaje, tanto con Anton como con otro personaje crucial como es Debi LeCure (Vivica A. Fox), también son dignas de mención.

No olvidemos otra escena memorable que atañe a Anton y a, tal como lo menciona Mick, “Su piba” Molly (Jessica Alba). Cuando Anton esta buscando a su gato. Es en ese momento donde tiene lugar otra escena muy digna de mención.

Obviamente a la cabeza van las escenas con diálogos tremendos del triunvirato que aquí se nos presenta. Vamos que, el mejunje está servido.

Otro aspecto resaltable del film es su Banda Sonora. Cortesía y colaboración de grupos tales como:

*The Offspring
*Mötley Crue
*Rancid
*Rob Zombie
*The Vandals
*The Ramones

Mucha gente agradecerá esta clase de banda sonora, la cual en mi opinión también contribuye lo suyo a que el espectador y la espectadora se introduzcan en el argumento. No olvidemos al creador de la música original, Graeme Revell. Un gran trabajo también el suyo.

Un diez para absolutamente todo el mundo en esta película. Desde aspectos muy importantes tales como la fotografía, el maquillaje, el vestuario y el montaje, hasta llegar a los puestos que siempre se comentan más, el guión, la dirección y el elenco de Actores y Actrices. Destacando en este último aspecto a Devon Sawa, Seth Green y Elden Hedson. Trabajo impecable el de los tres. Muy cerca de ellos debemos situar a Jack Noseworthy, Jessica Alba y Vivica A. Fox quienes también realizan un trabajo destacado. Ahora que, el resto del reparto cumple de manera muy significativa y aportando mucha vida a sus personajes, independientemente de que sus intervenciones sean más o menos duraderas.

CONCLUSIÓN

Hay películas que abordan el tema del diablo, su hijo, el apocalipsis etc, y lo hacen con la intención de ofrecernos una película que deje huella, una película puramente artística con interpretaciones admirables y un argumento que quede impregnado en la memoria de la gente que las vea. Películas con directores que sean muy seguidos, de compositores sobre los que no pare de hablarse, de guionistas que sean tan buenos que quieras que escriban en cuantos más films mejor. No es el caso de El Diablo Metió la Mano. Su caso es bien distinto. El Diablo Metió la Mano tiene dos intenciones tan simples como lógicas, entretener y divertir.

Sin embargo hete aquí que en algunos casos se da el hecho de que ir con tan poco en comparación con producciones ambiciosas y mostrarse tal como se es, puede dar lugar a que dicha película acabe siendo admirada y reconocida por muchas/muchos.

Es lo que le ha ocurrido a este film con el paso del tiempo, que ha sido y es reconocido como un alto entretenimiento dentro de su género y una apuesta más que segura para aquellas personas que busquen un rato de buena diversión enfrente de la pantalla.

Hay veces en que quieres ver un tema muy tocado por el Cine de una manera distinta, de un modo divertido, con un estilo desenfadado, aunque el suspense sea un toque dominante.

Este film te ofrece la oportunidad de introducirte en un argumento en el que, de nuevo El Demonio tiene mucho que ver, pero esta vez la voz cantante la llevan protagonistas digamos algo menos clásicos.

Si buscas una comedia tan desenfadada como basta, El Diablo Metió la Mano es tu firme apuesta.

Ah y recuerda, si tu madre y tu padre te dicen que ser vago es malo “Hazles caso”.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario