Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Las dos caras de enero

Por Jon san José Beitia

Correcto y cuidado relato de misterio que tiene aroma de los clásicos del suspense de los años 50, apoyando su argumento en una de las veneradas escritoras y gran fuente de bases cinematográficas como, Patricia Highsmith, que tan buenos frutos ha dado siempre.

Le película presenta un tono cuidado y respetuoso de la obra literaria, logrando ofrecer un ejercicio de suspense y misterio que se potencia a medida que avanza el relato. Logra captar la atención del espectador desde el primer instante, desarrollando una trama de sospechas y recelos que se potencian entre el trío protagonista.

Cuenta con un tratamiento de la imagen y de la fotografía muy cuidado, donde lucen con elegancia los tres protagonistas, entre los que destaca la notoria aportación interpretativa de Viggo Mortensen, que se deshace de la sombra de su personaje de aventuras de El señor de los anillos y ya lleva varios años ofreciendo notables y notorias interpretaciones con personajes serios con los que puede demostrar sus facultades. Todo un acierto.

lasdoscarasdeenero2

El resto de intérpretes que le secundan, lo hacen de una forma correcta, pero no logran eclipsar la labor del actor con una mujer florero como, Kirsten Dunst, que ha empezado a dejar atrás los papeles juveniles pero que en esta producción no logra brillar con luz propia. Tiene como compañero de viaje a Jason Isaac que no resulta convincente en su papel en ningún momento, le falta maldad y autenticidad.

El tratamiento elegante y sobrio que otorgan los responsables de la película al hilo argumental consigue que el relato cobre sentido a medida que avanza, a pesar de apoyarse en determinadas licencias gratuitas que se antojan forzadas, para dar sentido a todo lo que ocurre progresivamente, sirviendo de excusa para desarrollar y desenmascarar las intenciones de los personajes involucrados. La película logra mantener el interés del espectador con el baile de intereses que se van presentando, pero se le puede achacar cierta falta de ritmo en algunos momentos y también que no llega a contar algo verdaderamente inolvidable, quedándose en un más que correcto producto de suspense, pero no una obra maestra como las que hizo Alfred Hitchcock con otras obras literarias de Patricia Highsmith, recordemos Extraños en un tren. Es digno de mención, el atrevimiento de los responsables de la película para ofrecer un producto de suspense de estas características, sin estridencias y abusos de efectos especiales, con unas más que dignas interpretaciones y desarrollo de personajes, más propio de los años cincuenta, en pleno siglo XXI.

Se degusta con satisfacción, aunque no logra alcanzar las cotas de calidad deseadas, pero no decepcionará a los fans del suspense y el misterio, un más que digno producto que logra recuperar la obra y espíritu de la obra de Patricia Highsmith.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario