Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Las 8 claves de Corazones de acero

Viktor Lyon Defeis

Vista la última película de David Ayer (antes de que nos intente convencer con Suicide Squad) me centro en ocho apuntes que para bien y para mal tiene su drama bélico Corazones de Acero.

1- Cinta bélica, ambientada en la segunda guerra mundial. Partiendo de esa base es difícil imaginar cómo puede volver a sorprender algo tan toqueteado por el cine como es ese conflicto. Aun con todo, es capaz de levantar expectativas poco  a poco  gracias al prisma que ofrece vivir cinco soldados en un espacio tan pequeño durante la batalla y la relación que puede llegar a establecerse entre ellos.

2- Elogiable que una película americana ambientada en la guerra no ahonde demasiado en el patriotismo, ese rasgo tan característico de este tipo de cine y que en Corazones de Acero pasa realmente de refilón centrándose mucho más en otros aspectos digamos, más humanos.

3- El reparto de la película es realmente bueno a priori pero ofrece a los espectadores la misma ración de cal que de arena. Brad Pitt lleva la mayor parte del peso de la película y Logan Lerman se destaca como un actor muy a tener en cuenta a partir de ahora (más aun). En cambio Shia LaBeouf parece haber puesto el piloto automático para interpretar a “Biblia”, un personaje que claramente podría haberse explotado más. Se completa el cast con unos aplicados Michael Peña y Jon Bernthal.

fury2

4- Fury (un Sherman M4A3E8) podría considerarse como un personaje más. El tanque es el ojo que todo lo ve y que todo lo siente en la película. A favor de su director diremos que se ha logrado dotar al tanque de un protagonismo tan amplio como necesario. Llegando a conectar al espectador con la relación que mantienen solados con máquina de guerra.

5- La fotografía es oscura y cruda, cosa que le viene a las mil maravillas a la historia que se cuenta y al género al que pertenece. Pero no acaba de convencer el recurso de utilizar colores para diferenciar el fuego amigo del enemigo. Me encantaría saber si es un guiño de David Ayer a otra saga de guerra galáctica  o que realmente siente debilidad por la serie animada de los G.I Joe pero el resultado es catastrófico.

6- El personaje de Don Collier interpretado por el propio Pitt (uno de los productores de la cinta) es el mejor dibujado de la película. Serio y calmado, jefe del batallón, sabe liderar a sus hombres antes, durante y después de la batalla. La guerra es su vida y su casa y hará todo lo que esté en su mano para salvar a sus hombres. No sé si de forma intencionada el director no nos rebela del todo algunos miedos que esconde dentro de sí mismo y que se reflejan en la película en ciertas partes del metraje, pero hubiera sido un detalles descubrir esas cicatrices.

7- La película recoge muy bien los sentimientos de un grupo de seres humanos que se ven abocados a vivir en un espacio realmente reducido como es el interior de un tanque, y a trabajar como un verdadero equipo en un momento crucial; pues del trabajo de cada uno depende la vida de los demás. David Ayer ha sabido transmitir esa relación de hermandad entre tipos realmente diferentes, cargados de miedos y fobias, para que se traslade de una manera muy viva al espectador.

8- La batalla final, admitiendo que es emocionante y un gran colofón de sangre, no deja de ser una nefasta fiesta de fuegos artificiales totalmente carente de sentido común. Un homenaje final a los protagonistas de la historia que se alarga demasiado en el tiempo y que hace perder de un plumazo toda la credibilidad que se había ganado hasta entonces. Entiendo que toda historia debe tener un gran final pero Ayer se ha equivocado de desenlace cometiendo un gran error.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario