Image Image Image Image Image Image Image Image Image

La visita

Por Jon San José Beitia

M. Night Shyamalan vuelve con La visita y vuelve a hacerlo, vuelve a decepcionar con un relato de terror y suspense barato con el que no logra salvarse de la quema. Consigue que perdamos cualquier esperanza puesta en su obra.

Parece que después del éxito cosechado por El sexto sentido y otros proyectos como El protegido, el director ha ido perdiendo el norte y echando a perder todo su nivel hasta alcanzar el actual, lo que le ha llevado a participar en una producción de claro bajo presupuesto, algo impensable años atrás.

M. Night Shyamalan firma un argumento que le permite pasearse por el cine de terror y suspense, empleando el sistema de grabación manual en una especie de documental que simplifica y reduce los elevados costes en equipamiento y tecnología, para buscar su redención. Algo que sintiéndolo mucho debo decir que no lo consigue. Resulta curioso, parece que la evolución del cine del director ha sido marcha atrás. Otros directores comienzan a despuntar con bajas producciones con cámara en mano para, posteriormente, participar en grandes producciones, en cambio, M. Night Shyamalan, parece que está volviendo a empezar.

lavisita2

Personalmente creo que la película lleva mucha campaña promocional a sus espaldas y que, realmente, no ofrece la calidad que se espera de ella. Cierto es que el director logra ofrecer ciertos momentos inquietantes, pero éstos tardan en llegar y el desarrollo de la trama resulta pesado. ¿A quién le puede interesar como graban dos niños una serie de entrevistas absurdas? Se hace pesada y aburrida, lo único que logra despertar al espectador son los sustos puntuales que introduce el director en determinadas secuencias. Cierto es que logra ofrecer momentos que consiguen mantener la respiración del espectador, pero son escasos y me atrevería a decir que forzados.

El director va dejando pistas de lo que se esconde detrás de esta visita absurda. Es efectivo en los instantes de terror, pero no logra ofrecer un trabajo satisfactorio. Por suerte, La visita no dura mucho y eso que gana el espectador. Esconde alguna que otra sorpresa y eso puede que deje contento a algunos, pero tengo la sensación de que muchos amantes del género de terror están esperando ansiosos por ver una buena película y se dejan llevar por el entusiasmo de cualquier producto barato. Sirva de ejemplo La visita, de la cual me sobran muchos momentos infantiles. Mención especial para el rap del niño.

La visita no aguanta un segundo visionado y creo que pronto quedará en el olvido, como una mala pesadilla. Yo no voy a volver a esperar La visita de M. Night Shyamalan, tengo muy claro que hemos perdido a este prometedor director hace mucho tiempo.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario