Image Image Image Image Image Image Image Image Image

La pasión de Ultrón

Por Víctor Lozano

¿Cómo vais a ser dignos? Sois marionetas enredadas en vuestros hilos…¡¡Hilos!!” Con esta referencia al clásico de Disney Pinocho y también con la famosa canción de la película, Sin hilos yo me sé mover… pero en versión decrépita, se da conocer Ultrón (voz penetrante de James Spader), el villano de una secuelas más esperadas del cine de superhéroes y de este 2015 y que seguramente pasará a la historia debido a su carisma e inteligencia y por enfrentarse a los Héroes Más Poderosos de la Tierra. Es su era.

Vengadores: La era de Ultrón, la penúltima película de la Fase 2 del Marvel Cinematic Universe, es para mí y de momento el producto más espectacular y trepidante de Marvel Studios que he visto en la gran pantalla desde sus sobresalientes trabajos anteriores: Los Vengadores, Capitán América: El soldado de invierno y, por supuesto, Guardianes de la Galaxia; en aspectos narrativos, esta secuela está a la misma altura que las dos primeras menciones y muy por detrás de la última, en cuanto a nivel de espectacularidad. El hipocentro de esta trama es el genio playboy, millonario y filántropo que, en lenguaje coloquial, la lía parda cuando, en un intento de sustituir a SHIELD, crea un programa de los suyos para frenar amenazas globales y que reine la paz en el planeta, pero algo sale mal en ese proceso y la pandilla superheroica tienen que reunirse de nuevo para defender al planeta, una vez más, de la amenaza de Ultrón con la ayuda de nuevos aliados.

vengadoreslaeradeultron2

El todopoderoso Joss Whedon, que ha salido baldado de la Casa de las Ideas, ha sabido llevar a buen puerto una historia creada por él mismo pero fuertemente basada en los comics, vease el “Written and directed by…“; ha sido como un regalo de despedida para los fans además de dejar el futuro de la saga en buenas manos, concretamente, en las de los hermanos Russo (encargados de las secuelas del Capitán América). Aquí Whedon se merece un buen aplauso por algo que no había hecho en la predecesora, y es haberle otorgado más protagonismo a cada uno del equipo a partes iguales; aunque un poco menos para el grandullón verde (Ruffalo). El que fuera creador de “Firefly” también me ha impresionado con su manejo de hilos paradójico sobre las emociones de cada componente, la lucha emocional y moral que hay entre ellos y que a la vez satisface al señor Ultrón, que a veces parece un malo de cuento aunque saque su vena filosófica para ocultar esa faceta. El protagonismo que más me ha molado es el de Ojo de Halcón (Renner), algo tan inesperado que como diría Pietro/Mercurio (Taylor-Johnson), pero al espectador: “¿No lo has visto venir?”; ya que en la primera parte aportó muy poco al equipo por motivos que no voy a contar, por si acaso alguien no la ha visto aún.

La inclusión al grupo de los gemelos Maximoff y la Visión (Bettany, que al mismo tiempo también le pone voz a JARVIS) ha sido una idea muy buena, sobre todo el personaje de Wanda/Bruja Escarlata (Olsen) que lo peta con esos grandes poderes telequinéticos, y además su presencia ha sido muy importante en esta cinta ya que, gracias a ella, nos adentramos en los entresijos de la mente de cada vengador y como lo vuelve a cada uno, por así decirlo, un poco loco. Aunque tampoco me esperaba y venía mucho a cuento que Pietro y Wanda tuviesen ese acentazo ruso, pero si se apellidan así es de cajón, aquí se nota que Marvel ha respetado su trato con Fox (como también hicieron ellos en “X-Men: Días del futuro pasado” al no usar palabras como “vengador”) de no incluir en el guión tabúes, como referencias a los mutantes o la misma palabra, para evitar excursiones a los tribunales y tal.

En fin, lo mejor de Vengadores: La Era de Ultrón han sido esos breves orígenes de Viuda (Johansson), la pelea entre Hulk y el Hulkbuster, y la gran batalla contra Ultrón y su millón de “súbditos” (SPOILER: que incluye un travelling circular impresionante). y lo peor, que haya más diálogos (algunos de ellos, tediosos, que es cuando intentan solucionar sus conflictos) que acción épica, la escasez de momentos humorísticos por parte de Tony, las breves apariciones de Nick Furia (Jackson) y que no haya escena post-créditos (ya que solo tiene la que hay entre la primera tanda de créditos y la segunda), que podían haberla usado para incluir a Spiderman como se rumoreaba (podría ser culpa de Kevin Feige que le ha dado por ser el nuevo Harvey Weinstein, tanto uso desequilibrado de “tijeras” al final la ha dejado con solo 141 minutos de metraje, dos menos que la primera parte), pero como no lo han hecho así que me lo deben. Espero que esa versión extendida anunciada para el lanzamiento doméstico me compense.

A pesar de todas sus virtudes y defectos, Vengadores: La Era de Ultrón es una secuela impresionante gracias a su oscura estética y a su clímax apoteósico; he disfrutado muchísimo con esta secuela como cuando ví la primera parte, pero si me dan a elegir entre estas dos, prefiero su predecesora. Muy bien, Marvel, sigue así y no me defraudes.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario