Image Image Image Image Image Image Image Image Image

La noche de los generales

Por Jon San José Beitia

Fascinante producción que aúna diversos géneros en un argumento sólido, magnético y sorprendente en el que participa un reparto de primer nivel internacional encabezado por Peter O’Toole y complementado por unos secundarios de lujo.

Difícil describir en pocas palabras las primeras sensaciones al degustar esta obra de arte. Cine con mayúsculas, con una buena trama de misterio, totalmente magnética que, desde la primera secuencia, despierta el interés del espectador en una trama de misterio, donde hay espacio para conspiraciones, asesinatos e investigaciones. Un amplio abanico de géneros que se entrelazan a la perfección en un relato majestuoso.

El director, Anatole Litvak, dirige con maestría un relato complejo y atractivo, logrando crear un conjunto sólido sin que se le vaya de las manos. El punto de partida de la película surge a raíz del atroz asesinato de una prostituta que pondrá bajo sospecha a tres generales nazis. La investigación del caso sucederá en pleno conflicto bélico y dejará paso a numerosos intereses políticos y traiciones.

lanochedelosgenerales2

Un relato de suspense fascinante con una investigación magnética y absorbente que llega a plantear diversas cuestiones alrededor del abuso de autoridad y de los crímenes bélicos que han llegado a quedar impunes en la realidad. La película reúne un reparto espectacular de primer nivel, encabezado por un espectacular e histriónico, Peter O’Toole, acompañado por unos secundarios dignos de mención como Omar Sharif, con el que ya trabajó en Lawrence de Arabia, Donald Pleasence, Philippe Noiret y, en menor medida, por un anecdótico, Christopher Plummer.

El personaje dibujado por Peter O’Toole resulta fascinante al tiempo que aterrador, un verdadero prodigio maniático inolvidable. Sus manías con la limpieza y su frialdad en cada uno de sus movimientos resultan memorables. La trama se pasea por acontecimientos históricos con cierta solvencia, plasmando con astucia toda una espiral de traiciones. Todo encaja a la perfección y logra llevar al espectador hacia un desenlace correcto aunque ligeramente difícil de aprobar. Algo que, de alguna manera, ocurrió con muchos componentes del ejército alemán al concluir el conflicto bélico.

Quiero destacar la labor del equipo de maquillaje, totalmente convincente a la hora de plasmar el paso del tiempo en los personajes protagonistas. Todo un logro.

Puede que se tome ciertas licencias históricas a la hora de trasladar el argumento, pero es un mal menor. Sólo me queda recomendar intensamente el visionado de La noche de los generales, una auténtica joya del séptimo arte. Pocas veces veremos algo tan sumamente interesante y acertado.

Escribe un comentario