Image Image Image Image Image Image Image Image Image

La (no) historia más grande jamás contada

Por Javier Morales

Apocalypto, Mel Gibson, 2006

¿Que importancia puede tener que una historia, una narración, un cuento, no sean un reflejo fiel o puntillista de un acontecimiento real si lo reflejado, lo narrado, es de por sí tan asombroso, tan fascinante, tan perfecto que no se echa en falta referencia alguna? ¿Que necesidad hay de, para demostrar que se ha leído, que se sabe, que se conoce, atacar alegando que los demás no conocemos?

Si de algo se puede tachar a Gibson, al que tomé cierto afecto después de ver Braveheart, aun a sabiendas de que como persona es todo lo contrario que desearía ser yo mismo, es de ser un perfecto narrador de historias, y eso es lo que hace en Apocalypto, contarnos de manera inmejorable e insuperable, no sólo técnicamente -que desde luego- un cuento ambientado en la América a punto de ser ¿colonizada ? por el hombre occidental. Y es evidente que no pretende en ningún momento centrarse en acontecimientos históricos, sino mostrarnos cómo el hombre es el mayor depredador que ha existido y existirá jamás para el hombre mismo.

apocalypto2

La película hace uso de una delicadeza inusual en una historia violenta como esta, y todo, TODO, de principio a fin parece hecho y rodado desde el más profundo de los mimos. La paradójica ternura cruel que muchos creimos un golpe de suerte, una casualidad, después de ver la maravillosa La pasión, se muestra aquí aún mejorada, depurada, y las cotas de tensión, pasión y emociones- que en definitiva hacen del cine buen cine- que ya rozaban la perfección en su anterior trabajo, aquí son ya, o lo parecen, insuperables.

Me encanta el Gibson director. Y me encanta aún más que me encante aborreciéndole como le aborrezco en el resto de facetas. Esa, señores, es otra de las magias del cine…

Lo mejor: TODOS y cada uno de los actores ( parece mentira), la ambientación y dirección artística, MARAVILLOSAS, la sensación de pequeñez que se experimenta a ratos, la selva, los efectos sonoros… Y, sobre todo, el hecho de que nuevamente los subtítulos podrían ser innecesarios, el experimento visual es tal, que no hacen falta.
Lo peor: Que va a ser carne de cañón para ciertos sectores de la crítica. Y que, después de esto, se le vaya la pinza a Gibson y quiera rodar su próxima peli en lenguaje marciano…

UN DIEZ redondo. 

Comentarios

  1. JESUS PALACIO ROLLÁN

    MAGNÍFICA CRÍTICA, JAVIER, COMO TODAS LAS QUE HACES.
    A MÍ APOCALYPTO ES LA QUE MÁS ME CONVENCE DE GIBSON CON DIFERENCIA.
    BUEN APORTE Y BUENA OPINIÓN.
    GRACIAS

Escribe un comentario