Image Image Image Image Image Image Image Image Image

La mirada de una niña que lo dice todo

Por Enrique Fernández Lópiz

En la película Cría cuervos, Ana (Geraldine Chaplin) se dirige a la cámara y rememora su infancia desde la muerte de su madre. Ana se siente responsable, pues cree que su padre ha muerto como consecuencia de haber ingerido un vaso de leche conteniendo una sustancia inocua que la niña consideró veneno. Ana es adulta (Geraldine Chaplin) y es niña también en la película; niña de mirada profunda y melancólica (Ana Torrent). Ella cree tener poder sobre la vida y la muerte de quienes le rodean, y cree además que posee la capacidad para invocar la presencia de su madre, muerta hace años. Ana extraña a su madre e imagina verla frecuentemente, sin comprender que sólo son alucinaciones.

Con la producción de Elías Querejeta (gran creador del cine español y que acompañó a Saura muchas veces) y la dirección y guión excelentes de Carlos Saura, se construye este film, una de las obras cimeras del cine español. Carlos Saura sabe sacar el máximo partido a la interpretación de los protagonistas -todos los actores están fantásticos-, colocando la cámara en el sitio apropiado y retratando perfectamente cada rostro. Magnífico trabajo de dirección de actores, que alterna brillantes escenas costumbristas, como la del baile de las niñas, con una trama de misterio que tiene a la pequeña Ana como núcleo central. Además, la película tiene toques surrealistas, como las escenas de las patas de pollo en el frigorífico y otras. No en vano Saura hizo amista por los años sesenta con el gran surrealista que fue otro GRANDE del cine, el inolvidable y único Luis Buñuel.

Tiene la película una excelente fotografía de Teo Escamilla y la música es de varios autores, destacando el tema musical principal de título Porque te vas, compuesto por José Luís Perales e interpretado por una joven Janette que dio a conocer esta popular canción en esta película, con una sugerente letra que transcribo al final, por la importancia que tiene al hilo del guión.

El reparto es absolutamente de lujo, en primer lugar por la niña Ana Torrent que fue uno de los grandes descubrimientos del cine de los setenta sobre todo, con esa penetrante mirada, esa mirada interrogante al bies a la cámara. Y yo no puedo evitar admirar a esa niña actriz que realizó dos obras maestras del cine español (El espíritu de la colmena, 1973 de Víctor Erice; y esta de Saura que ahora comento: Cría cuervos). Y es que Ana Torrent, sus ojos y su expresividad son todo prácticamente en ambas películas. Geraldine Chaplin, en su doble papel de madre e hija está superlativa. Mónica Randall genial y convincente. La enorme actriz y mujer que fue Florinda Chico luce aquí en todo su esplendor de criada de la casa. Héctor Alterio, el más irregular, cumple empero en su papel de padre militar, fascista y mujeriego. Y acompañan con un elevado nivel Germán Cobos, Conchita Pérez, Josefina Díaz o Mirta Miller entre otros.

En 1976 obtuvo los siguientes premios y nominaciones: Cannes: Premio Especial del Jurado (ex aequo con La marquesa de O). Premios César: Nominada a Mejor Película Extranjera. Y en 1977. Globos de oro: Nominada Mejor película extranjera.

criacuervos2

Es sabido que Carlos Saura sorteó la censura con gran sutileza en películas como El jardín de las delicias (1970), Ana y los lobos (1973) o La prima Angélica (1974). Cría cuervos es la obra cumbre en la que Saura habla del régimen de Franco sin aludir directamente a él. Además, esta película la rodó el año de la agonía y muerte del dictador, y luego se estrenó. Y es curioso, pues el film habla en la simbología de sus personajes de la dictadura (militar facineroso, madre abnegada, tía connivente, niña amedrentada, et.); y lo hace también en la semántica de esa antigua casona detenida en el tiempo, opresiva, aislada, un ambiente del que nunca se sale al exterior, que incluye una abuela impedida que oye canciones de Imperio Argentina; y en fin, en otros muchos detalles, se habla de la dictadura para acabar el film abriendo las puertas de la casa, saliendo los niños al mundo exterior, el inicio de las clases, caminar hacia la escuela: es una secuencia liberadora y prometedora, para las niñas en un primer sentido; y liberadora en un doble sentido para la España franquista y gris. Es decir, Saura está hablando de un mundo primero asfixiante, de dictadura, y luego de uno liberado, sin Franco. Y curiosamente, cuando se estrena el film, ya ha muerto Franco, aunque bien es cierto que la sombra del dictador se alargó un par de años más por lo menos.

No obstante estas interpretaciones que he hecho en las líneas precedentes, lo que realmente “carga” de fuerza la crítica del film es la presencia de Ana, la niña Ana Torrent con apenas ocho años, la mirada infantil de Ana se convierte en un prisma que denuncia sin tapujos el comportamiento de los adultos. Como escribe Osorio: Es esta niña con sus grandes y expresivos ojos negros, pero sobre todo, con su actitud rebelde y desafiante ante el mundo de los adultos, lo que define cada idea, emoción y sentimiento que desarrolla esta película. Ahí está el talento de Saura, en su capacidad para contar la oscura y melancólica historia de una niña sin que se vean las puntadas del discurso ideológico que su personaje contiene.”

Ana está obsesionada con la muerte, su madre ha muerto, ella culpa a su padre de ello e incluso cree que ella misma ha matado a su padre envenenándolo (con una sustancia inocua); Ana padece y repudia las reglas de la casa. De otro lado Saura no es lineal en el relato, hace hablar a la Ana adulta sobre la farsa del paraíso infantil (“No creo en el paraíso infantil, ni en la inocencia, ni en la bondad natural de los niños, llega a decir la Ana adulta en la película), y hace saltos hacia el pasado, a las infidelidades de su padre de las que Ana fue testigo, o los momentos tiernos con su madre.

En cualquier caso, la película puede verse de muchas maneras y todas excelentes. Ya sea como un una declaración ideológica o como la historia entrañable de una niña en su encuadre familiar.

Es sin duda una obra de gran fuerza, inteligente, y que encierra matices y ángulos muy diversos. Por eso no está de más verla varias veces, pues en cada visionado uno recupera y descubre elementos, detalles, gestos o diálogos esclarecedores. Y la sensación que queda es la de haber asistido a la proyección de una de las grandes películas del cine español, una película llena de lirismo y de denuncia. Sin duda, lo mejor en la filmografía de Saura, de un Saura genial.

Ahora se puede hablar mucho a toro pasado, pero no cabe duda que Cría Cuervos fue una película arriesgada. De una parte por las consecuencias que pudo acarrearle a su director expresar ciertas opiniones en un momento de incertidumbre política. Y de otro lado, en lo que toca a la comprensión por parte del público, de una película formalmente singular, lo cual habría podido afectar a su éxito comercial.

Y para acabar, como prometía al principio, quiero dejar la letra de la canción principal que la niña Ana escucha varias veces a lo largo de la película. Es una canción de José Luís Perales, cuya letra no fue elegida al azar por Saura. La letra describe las tristes consecuencias y efectos que sobre una persona tiene saber la inminente partida de otra, describiendo los estados anímicos que suelen emerger en alguien que debe enfrentar la separación de su objeto amado. La canción fue todo un éxito planetario. Aquí dejo la letra para que la leáis.

Porque te vas

Hoy en mi ventana brilla el sol
Y un corazón se pone triste
Contemplando la ciudad
Porque te vas

Como en cada noche desperté
Pensando en ti
Y en mi reloj todas las horas vi pasar
Porque te vas

Todas las promesas de mi amor se irán contigo
Me olvidarás, me olvidarás
Junto a la estación yo lloraré igual que un niño
Porque te vas, porque te vas

Bajo la penumbra de un farol se dormirán
Todas las cosas que quedaron por decir, se dormirán
Junto a las manillas de un reloj esperarán
Todas las horas que quedaron por vivir, esperarán

Todas las promesas de mi amor se irán contigo
Me olvidarás, me olvidarás
Junto a la estación yo lloraré igual que un niño
Porque te vas, porque te vas.

José Luís Perales

Tráiler aquí: https://www.youtube.com/watch?v=0pc6MVWx5xE.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario