Image Image Image Image Image Image Image Image Image

La llamada de un extraño

Por Jon San José Beitia

La llamada de un extraño es una clara producción televisiva que pretende continuar la estela dejada por la película original y verdaderamente perturbadora: Cuando llama un extraño de 1973.

Inicialmente, la película sigue la misma premisa, presentando el episodio traumático que sufre una niñera al recibir  una llamada telefónica de un desconocido mientras cuida a unos niños, sin duda, la mejor parte de la película, donde con pocos elementos consigue crear una autentica atmósfera de suspense y terror.

Por desgracia, tras un comienzo mínimamente prometedor, el desarrollo del argumento cae en la reiteración de situaciones, con la obsesión de la protagonista de que alguien la esta vigilando y asediando. Pierde efectividad y capacidad para mantener el interés del espectador a medida que avanza. Opta por desarrollar una investigación del caso a partir del testimonio de la protagonista, sin llegar a ser atractiva ni convincente.

lallamadadeunextrano2

Las interpretaciones de todo el reparto están lejos de resultar convincentes y, en algunos casos, como el de la propia protagonista, llegan a resultar cómicas, sirva de ejemplo el momento en el que intenta llorar para mostrar su sufrimiento y únicamente se lleva las manos a la cara ¡Lamentable! Los comportamientos y decisiones que toman los protagonistas escapan a cualquier tipo de lógica, sirviendo únicamente para rellenar la historia con algo, como estoy haciendo yo en estos momentos con esta critica.

Cuando los responsables de la película son conscientes de que han perdido cualquier posibilidad de mantener el suspense y el interés por la historia que están ofreciendo, terminan por desencadenar la fuente de los despropósitos, presentando al acosador de la forma más torpe que se pueda realizar. Una vez se destapa el tarro de las sorpresas, todo se precipita irremediablemente a un desenlace absurdo y torpe, donde sorprende, por encima de todo, la capacidad de camuflaje del malo de turno, verdaderamente ridículo.

En resumidas cuentas, una película de suspense, cutre, torpe, mal elaborada y, por momentos, aburrida. Una pérdida de tiempo que, únicamente, sirve para rellenar los horarios televisivos.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario