Image Image Image Image Image Image Image Image Image

La increíble hormiga menguante

Por Javier Fernández López

Después de aquel desastre de película que fue Los Vengadores: La era de Ultrón, una cinta que dejó un sabor bastante agridulce, pensaba que Marvel iba a ir cuesta abajo y sin freno en esa aventura cinematográfica de niveles universales. Porque aquella película podía haber sido mejor y una versión extendida en el formato doméstico no arreglará el estropicio, como tampoco lo hace el montaje del director de DareDevil. Con esas joyas como Iron Man 3 o Thor 2 (nótese la ironía), se podían esperar muchas cosas de un proyecto que se ha visto dinamitado desde su anuncio oficial. Y es que Ant-Man ha tenido bastantes problemas en su desarrollo, desde varios cambios de directores hasta diversos cambios en el guión. ¿Por qué? Corren tiempos complicados pese a lo que uno puede pensar. Por un lado, las superproducciones viven una edad dorada sin precedente alguno. Hay tres películas que han superado la barrera de los 1000 millones de dólares de recaudación y aún faltan por estrenarse la última entrega de Los Juegos del Hambre y el regreso de Star Wars a la pantalla grande. Esto no quiere decir que cualquier cosa puede convertirse en un éxito, y la idea de un “hombre hormiga” suena, cuanto menos, ridículo en principio, siendo un personaje de cómic no que ha trascendido más allá de las historietas de la casa de las ideas.

antman2

En Disney y Marvel Studios seguramente no sabían cómo vendernos esto. Se nota, además, que ni ellos tenían esperanza en este proyecto. De primeras, por mínima fidelidad a las historias de Marvel, se tenía que haber estrenado antes de Los Vengadores 2: La era de Ultrón. Pero uno no es purista y lo cierto es que da lo mismo quién crea a Ultrón, si el señor hormiga o el señor de hierro.

Finalmente, uno se dirige al cine con una idea puesta de antemano: Ant-Man es una comedia. Así se ha anunciado y así nos la han vendido. ¿Acierto? Sí, porque mostrar con seriedad un hombre que se comunica con hormigas hubiese sido algo arriesgado y sumamente ridículo, y ya puestos por qué no seguir con el tono cómico y familiar del Universo Cinematográfico Marvel. ¿La diferencia? Que esta vez he podido ver honestidad en la pantalla, funciona la puesta en escena y funcionan los diálogos, no hay vacíos, porque todo es más pequeño y por lo tanto puedes centrarte en los detalles con mayor atención. Y es que Ant-Man se deja ver sin esfuerzo ninguno por parte del espectador, es un viaje lleno de risas e incluso con algún momento verdaderamente emotivo. Peyton Reed, un hombre acostumbrado a trabajar en comedias, no se ha complicado la vida. Si bien hay momentos de verdadero ingenio, todo se muestra con clara sencillez.

Como cinéfilo, hay que decir que se ha hecho un trabajo estupendo homenajeando a clásicos como El increíble hombre menguante. Me ha sido imposible, además, ver un momento muy parecido a Interstellar, además de una clara referencia a Alicia en el país de las maravillas y, por supuesto, ver que el guión se guarda momentos para recordar aquella película de la infancia: Cariño, he encogido a los niños. Por lo cual, es un viaje cinematográfico de grandes proporciones, pese a lo “pequeño” que se presenta el argumento del film.

Ant-Man no es producto complejo ni profundo, no hay reflexión en ella, pero tampoco hay esa pretensión en ella, no es una cinta ambiciosa, al menos en esa perspectiva, porque sí creo que muestra ambición en querer ser una comedia fresca y original, y eso lo logra. Lo cierto es que es posiblemente la mejor película de Marvel Studios desde Guardianes de la Galaxia, y esto viene a confirmar algo, al menos desde mi propia reflexión personal, y es que la compañía de Mickey Mouse y el señor de Marvel, Kevin Feige, no saben hacer las cosas bien con sus grandes estrellas, al contrario de lo que está sucediendo con proyectos que de antemano son desconocidos para el público o que generan menos repercusión mediática. Capta la atención del espectador desde su primer acto, con un ritmo muy bueno.

En definitiva, Ant-Man es una más que notable cinta, una genialidad cómica con unas actuaciones sólidas en su cometido: hacer que pasemos un rato verdaderamente bueno. Nota de un cinéfilo que suele ir al cine todas las semanas: se sabe si una película te ha gustado de verdad cuando no te importaría pagar de nuevo para verla en el cine. Recomendada si eres alguien de mente abierta dispuesto a disfrutar con una idea loca, “pequeña” y fantástica.

Escribe un comentario