Image Image Image Image Image Image Image Image Image

La huida

Por Jon San José Beitia

La huida cuenta con un reparto de renombre, implicado en lo que tiene el aspecto de una producción televisiva, tanto por el estilo visual como por el hilo argumental, donde dos hermanos deberán darse a la fuga después de tener un accidente de coche tras haber completado un robo.

Todo lo que sucede a lo largo del argumento es una sucesión de situaciones forzadas e inesperadas que tienen un punto en común, la violencia y el desasosiego que produce el crimen. Los intérpretes principales cumplen con discreción con su labor interpretativa y podría destacar la participación de veteranos de la talla de Kris kristofferson, Bill Pulman y Sissy Spacek, junto con el ya olvidado, Eric Bana, que después de protagonizar películas como Hulk, ha pasado al ostracismo de Hollywood en sus grandes producciones, viéndose relegado a papeles secundarios o a producciones de esta categoría, donde cumple sin destacar en exceso.

lahuida2

El argumento de La huida es atractivo y no deja espacio para el aburrimiento, ofreciendo numerosas situaciones plagadas de violencia y tensión cuya credibilidad está muy alejada de la lógica. Presenta la situación y motivaciones de diversos personajes cuyos caminos se cruzarán irremediablemente con consecuencias inesperadas para todos. El hecho de que todos los personajes terminen teniendo algún tipo de vínculo con el resto se antoja extremadamente forzado. El director juega con las necesidades de los diferentes personajes y los introduce en una espiral infinita de violencia y destrucción que hará que sus vidas no vuelvan a ser las mismas, un viaje sin retorno hacia la oscuridad del mal.

En el relato hay espacio para el amor, la amistad, la familia y todas las dosis de violencia que se van presentando a lo largo del argumento, alcanzan su desenlace en un clímax donde salen a la luz todas las verdades y donde estalla la violencia por completo en un día de acción de gracias verdaderamente extraño e incómodo para todos.

Sin ser una obra maestra, ni resultar memorable, consigue su propósito, mantener el interés del espectador a lo largo de toda la trama y ofrecer un argumento que produce una sensación de desasosiego notable, pero, en resumidas cuentas, no queda lejos de un telefilm de tarde para rellenar los horarios televisivos.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario