Image Image Image Image Image Image Image Image Image

La habitación de Fermat

Por Jon San José Beitia

Curiosa y llamativa producción española que presenta una historia magnética, donde los juegos y los acertijos se convierten en piezas clave para salir con vida de una trampa mortal preparada para los protagonistas.

Cuatro matemáticos intelectuales son invitados a un misterioso lugar donde deberán descubrir los motivos y finalidad de la invitación, mientras la habitación en la que se encuentran va disminuyendo de tamaño, progresivamente, hasta que den con la solución a un gran enigma.

 Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña, son los directores de una película apoyada en un guion personal, ofreciendo un juego de vida o muerte diabólico, donde la sabiduría y la rapidez deductiva se convierten en elementos fundamentales para mantenerse con vida.  Tiene una ambientación sólida y convincente, situando al espectador en una particular trampa mortal, donde se sucederán los acertijos y las pruebas de riesgo, haciendo al espectador partícipe al plantearle diversas cuestiones de interés.

la-habitacion-de-fermat2

 Los acertijos presentados a lo largo de la película representan un atractivo especial y logran ofrecer entretenimiento y diversión para el espectador, que intentará, por todos los medios, encontrar la respuesta a lo planteado, antes que los propios protagonistas. Puede que la complejidad de los acertijos no llegue a ser elevada, pero cumplen con el objetivo primordial de la película, jugar con situaciones de vida o muerte, mientras los protagonistas se rompen la cabeza para encontrar soluciones acertadas a sus problemas.

Los responsables de la película consiguen ofrecer momentos de verdadera tensión y suspense, confeccionando un juego entretenido al tiempo que arriesgado, con el que consiguen mantener la atención del espectador en todo momento. Uno de los puntos débiles de la película reside, fundamentalmente, en la selección del reparto. Da la sensación de que esta misma historia con otros intérpretes hubiera ganado en matices y toques dramáticos. Mención especial merece la bochornosa y lamentable aportación de un insoportable Alejo Sauras.

La historia avanza con paso firme y van encajando las piezas del puzle a medida que las pruebas van complicándose, ofreciendo un entretenimiento ligero con buenas dosis de tensión y suspense. Un producto nacional que se convierte en una trampa mortal. Altamente recomendable.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario