Image Image Image Image Image Image Image Image Image

La gran estafa de película

Por Manuel G. Mata

Creo que El lado bueno de las cosas es de las mejores películas no sólo de la década, sino de todos los tiempos, y creo que la clave para comprender la película -y para sentirla como tal- es haber visitado el mismo infierno que visitan los personajes de Pat y Tiffany; haber vivido la misma mierda, tal vez con distinto olor, eso sí. El caso, como siempre, es que tras emocionarme de manera sobrehumana tras el visionado de El lado bueno de las cosas, las expectativas a la hora de ver American Hustle no sólo estaban por las nubes, sino que llegaron al espacio infinito tras escuchar en el tráiler en castellano la genial Good times, bad times de los dioses del rock, los Led Zeppelin, y ya para rizar el rizo, no sólo llegaron al espacio infinito, sino que también sucumbieron al encanto de la galaxia y la traspasaron cuando tuve la oportunidad de verla en VOSE.

Imaginaros el “hostiazo”.

La película tiene un gran comienzo y un gran cierre, eso es indiscutible y probablemente todas las personas que tengan la oportunidad de verla coincidirán conmigo, el problema es que lo que sucede entre medias no me termina de convencer. Los primeros minutos del metraje son muy seductores, el director pone toda la carne en el asador (sobre todo, cuando escuchamos A horse with no name de America), mostrándonos una magnífica puesta en escena, presentándonos el conflicto y a unos camaleónicos actores (la transformación de Bale es impactante, aunque más me ha impresionado el tupé de Jeremy Renner) que tienen unos personajes muy potentes, pero que a mi juicio, no llegan a exprimirse del todo, salvo los femeninos, de nuevo Lawrence hace una soberbia interpretación (aunque no creo que se merezca esta vez la codiciada estatuilla), tan soberbia como la de Adams, sorprendente. La no linealidad del montaje en la primera parte del metraje no confunde, pero  a mi juicio no funciona.

No sé si la culpa es de los subtítulos o mía, de verdad que no lo sé, pero a los pocos minutos de empezar la película ya estaba hecho un lío y ya no le estaba prestando toda la atención que quizás merece para poder juzgarla bien. No sé si American Hustle es un drama, una comedia, una tragicomedia o un thriller policíaco, tal vez es una mezcla de todo, y tal vez tantos ingredientes han amargado el cóctel, de ahí a que me sienta estafado y haya terminado de verla con un sabor agridulce en la boca, aunque más que agridulce, insípido, pues creo que la trama está vacía.

lagranestafaamericana2

La cinta de Russell no nos presenta nada que no hayamos visto ya, y la fórmula de estafadores estafados que nos sirve en bandeja no es tan apetecible como parece en un principio, quizás demasiado melodramática, quizás involucra a los personajes demasiado a la hora de mezclar vida personal, sentimental y profesional, quizás los rollitos de “Femme Fatale” del personaje de Adams y el de Cooper de agente del FBI que desea marcarse un tanto estratosférico no cuajan del todo, quizás las subtramas que acompañan a los personajes le restan dinamismo al metraje y no complementan bien la trama principal y la cargan en exceso de contenido que no ayuda a digerir el producto, o quizás han sido mis expectativas las que han infravalorado al conjunto entero del film, el caso es que no me ha gustado, más bien me ha decepcionado.

Lo más positivo a nivel artístico, sin duda alguna, es el trabajo del reparto, el buen comienzo y el acertado desenlace, pero en conjunto creo que el realizador se ha precipitado a la hora de realizar su nueva película, incluso esperaba más de la banda sonora.

Comentarios

  1. Jorge Valle

    A mí también me gustó más ‘El lado bueno de las cosas’, pero tampoco creo que ‘La gran estafa americana’ sea ninguna estafa. Es cierto que no es una obra maestra y que muestra todo ese mundo del FBI, la mafia y la corrupción política de una forma muy distinta a lo que estábamos acostumbrados (Scorsese), pero el resultado final sí me convenció y la disfruté desde el principio hasta el final. Entiendo que las expectativas (dado el tema y los antecedentes del director) estaban por las nubes, pero si miras la filmografía de O. Russell no hay ningún título verdaderamente sobresaliente, solo historias contadas con un estilo particular y con interpretaciones por encima de la media.

    Gran crítica compañero. En unos días publicaré la mía.

    Saludos

    • ¡Gracias Jorge! El título más bien era por hacer un juego de palabras con el título. ¡Espero la tuya!

Escribe un comentario