Image Image Image Image Image Image Image Image Image

La frontera de la droga y el factor humano

Por Enrique Fernández Lópiz

Traffic (2000) , estamos ante una película sobre el poder de los cárteles de la droga en la frontera de EE.UU. con México. Pura mafia, gran codicia, dinero a espuertas. Y en este entramado hostil y de podredumbre moral, el juez Robert Wakefield es nombrado por el mismísimo Presidente de los Estados Unidos, como supervisor de los contingentes policiales que batallan contra la droga y de su coordinación con las autoridades mexicanas. Pero hete aquí que la gran complacencia que sintió inicialmente por el glorioso cargo, se irá al garete cuando se dé cuenta de que tiene al enemigo en casa, siendo que su adolescente hija de dieciséis años se prostituye para conseguir heroína y es ya una drogadicta en toda regla. Ese shock le llevará a dar un breve y titubeante discurso donde en vez de tomar posesión del cargo, huye presto a rescatar a su hija de la garra de los narcotraficantes y dedicarse a ayudarla a superar su adicción. Mientras, la policía fracasa cuando intenta encausar a uno de los capos. Y al sur de la frontera, el agente mexicano Javier Rodríguez libra su particular batalla, en la que a la postre, busca beneficiar a la pobre gente. Una serie de tramas y subtramas muy interesantes.

El director Steven Soderbergh hace un excelente trabajo en este film. Es, para mí, su mejor película, junto a su magnífica ópera prima, Sexo, mentiras y cintas de vídeo (1989), de la que hice la crítica en estas páginas; al igual que escribí de su semifallido film Efectos secundarios (2013). Como digo, es un buen film, con un gran guión de Stephen Gaghan -grande “Syriana”-, que teje una historia de una calidad literaria memorable; Gaghan, además, perfila de manera muy precisa los muchos personajes que intervienen en la trama y sus subhistorias, de modo que el complejo conjunto se hace claro, en un relato de alto voltaje y con un ritmo nervioso y trepidante. Buena música de Cliff Martinez y gran fotografía Steven Soderbergh que nos ofrece una paleta visual fresca y a la vez ácida.

El reparto es de primera categoría, destacando quizá Michael Douglas que está muy bien en su rol de fiscal general antidroga; Benicio Del Toro está como siempre de magnífico para arriba, está prodigioso; Don Cheadle, muy bien; Catherine Zeta-Jones, bella y sensual esposa de mafioso y ella misma mafiosa; Dennis Quaid estupendo; y así, acompañando a la perfección el resto de artistas, con grandes actuaciones, como Erika Christensen, Steven Bauer, Miguel Ferrer, Amy Irving, Luis Guzmán, Benjamin Bratt, Clifton Collins Jr., Topher Grace, Tomas Milian, Salma Hayek, Marisol Padilla Sánchez, Albert Finney, James Brolin, John Slattery, D.W. Moffett, Viola Davis, Michael Showers y Enrique Murciano. Como vemos, un equipo de actores y actrices de primerísimo orden.

traffic2

Entre 2000 y 2001 obtuvo los siguientes premios y nominaciones.

2000: 4 Oscar, incluyendo mejor director y actor secundario. 5 nominaciones. 2 Globos de Oro: Mejor actor secundario (Del Toro) y mejor guión. 5 nominaciones. 2 premios BAFTA: Mejor actor secundario, guión adaptado. 4 nominaciones. National Board of Review. Mejor director (Steven Soderbergh). Asociación de Críticos de Los Angeles: Mejor director. 3 premios del Círculo de críticos de Nueva York: Director, película, actor secundario. 2 premios del Festival de Toronto: Mejor actor (Benicio Del Toro), director. American Film Institute (AFI): Top 10 – Mejores películas del año. 2 Critics’ Choice Awards: Mejor director, guión adaptado. Top 10 – Películas del año. Asociación de Críticos de Chicago: Mejor director y Actor secundario.

2001: Festival de Berlín: Oso de Plata – Mejor actor (Benicio Del Toro). Nominada al Cesar: Mejor película extranjera. No creo que se pueda pedir más!!

Mi opinión es que estamos ante una película tipo thriller, espectacular, sobre el turbio mundo de la droga. La obra tiene diferentes ramales e historias diversas que Soderbergh sabe desarrollar de manera eficiente e interesante, poniendo de manifiesto cómo el mundo de la droga impregna todos los sectores de la sociedad. Esta película toca este asunto tan candente y preocupante desde los escalones más bajos del camello negro de un barrio marginal, a los grandes capos del narcotráfico mejicanos o norteamericanos, todo ello ensamblado con la alta política, y también con casos singulares en la familia; o sea, es un ejercicio creativo de gran valor que no siempre sale bien en la pantalla, pero que Soderbergh consigue llevar a buen término.

Tiene quizá un edulcorado final a mayor gloria de Hollywood, que hace decaer un tanto el poder de denuncia del conjunto del film. Es por ello por lo que Fernández Santos llegó a escribir: Pese a la caída final de este gran filme en un pequeño y necio paño caliente, es uno de los despliegues de solvencia en el oficio de la realización cinematográfica más rotundos que ha dado el cine reciente de Estados Unidos.”

Película aconsejable para quien no la haya visto, espectacular en algunos pasajes, muy entretenida y que mantiene la atención del espectador desde el principio al final de los 142 minutos que dura el metraje.

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=v9q3EKdvSaQ.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario