Image Image Image Image Image Image Image Image Image

La crueldad de la guerra y un proyecto atípico

Por Aron Del Cid

Seguramente todos disfrutamos de una película de acción en corte bélico, ¿no? Aunque caiga en la clasificación de “gusto culposo”, es entretenido, al menos para mí, ver de vez en cuando un filme en el que nos plantean a un soldado prácticamente inmortal, que puede escapar de una lluvia de balas, resistir explosiones y aun así no morir. Las películas enfocadas en la guerra, comúnmente plantean a un héroe (más que nada los estadounidenses) que cumple con su deber, poniendo en alto a su país y a su bandera; los documentales enfocados en el mismo aspecto, se toman mucho más en serio lo que quieren contar y cómo lo hacen: con imágenes crudas y viscerales, relatos de personas afectadas, e incluso pequeñas escenas de video. No todas las películas idolatran a la guerra, aunque la gran mayoría diluye su mensaje entre tanto tiroteo y explosión, hay algunas cuantas como: Cartas a Iwo Jima, Apocalypse now, El club Bang Bang, Hotel rwanda; que se enfocan en demostrar lo crudo de la guerra.

Vals con Bashir es único en su clase. Un documental que combina cinematografía y animación. Fue nominada a un óscar y ganó varios premios en distintos festivales, teniendo apenas un presupuesto de 2 millones de dólares y tardó 4 años en ser liberada por lo trabajoso de la animación. A pesar ser un documental no se nos bombardea con fechas ni sucesos cronológicos, todo es relatado de una manera muy personal, desde el punto de vista del mismo director. La trama se basa en que este ha olvidado su participación en la guerra del Líbano y en la masacre de Sabra y Chatila, recurriendo a sus ex-compañeros para que pueda recordar qué ha pasado.

La trama, en sí, tiene un buen ritmo aunque al alternarse entre el documental y el filme resulta un poco raro. Lo más sorprendente es la animación y el soundtrack, que tiene desde momentos surrealistas hasta unos bastante crudos, a pesar de ser animados están bastante elaborados. Se puede apreciar la guerra desde el punto de vista de un joven soldado, no sabiendo lo que hacen, escondiéndose por su vida, siendo juzgado por sus compañeros y llamado cobarde.

En conclusión, vean Vals con Bashir, pueda que no sea fácil de encontrar, ya que yo di por casualidad con ella. Toda la película nos muestra lo horrible que es la guerra. Por supuesto que no es perfecta, tiene sus fallos; pero, con este tipo de proyectos es mejor disfrutar su enfoque y no sus errores. Cabe resaltar los últimos minutos de la película, son extremadamente crudos. Vals con Bashir sabe qué quiere contar, y sabe cómo hacerlo.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Cinepata

    Desconocía que existieran documentales hechos en animación. Me la apunto para verla porque me da bastante curiosidad. Gracias Aron

Escribe un comentario