Image Image Image Image Image Image Image Image Image

La crisis de la adolescencia… en jóvenes norteamericanos

Por Enrique Fernández Lópiz

En Ciudades de papel Quentin es un joven que no tiene éxito con las chicas ni suerte en el amor. Inopinadamente, una noche se presenta ante él, subiendo hasta la ventana de su dormitorio, el amor de su vida, su misteriosa e inalcanzable vecina Margo Roth Spiegelman, una especie de “manic pixie dream girl”. La chica, con una extravagante vestimenta tipo ninja, le convence para que la acompañe en la espinosa y embarazosa misión de vengarse de cuantos le han hecho daño en la vida, sobre todo su novio y la amante de éste. Le pide para ello su coche. Cuando Quentin vuelve a la escuela al siguiente día, Margo no está, ha desaparecido. Al principio no le da mayor importancia, pero la presencia de un detective,hace que Quentin trate de encontrarla a toda costa, convencido de que es el deseo de ella.Al principio, la la atracción del joven panoli (o pagafantas) por la chica es particularmente llamativa, sobre todo por cuanto ella se sabe y cree muy especial, de manera que trata a Quentin como un mero amigo. Pero como se verá, la trama tiene un final poco predecible para este tipo de historias.

Jake Schreier, el director, que se dio a conocer con el film Un amigo para Frank (2012), realiza un trabajo en esta su segunda película, efectivo para lo que pretende, pero sin mayores alardes: película mediocre. El guión de Scott Neustadter y Michael H. Weber, es adaptación de una novela del exitoso John Green, escritor estadounidense de novela juvenil y reputado videobloguero, reconocido sobre todo por su obra The Fault in Our Stars; pero la novela que inspira este film es Paper Towns de 2008, en la que cuenta la historia del adolescente Quentin y su imposible amor con su vecina, la preciosa Margo.Música hecha de retazos, agradable, de Ryan Lott y fotografía aceptable de David Lanzenberg.

ciudadesdepapel2

El reparto en esta obra para adolescentes es meritorio, destacando Nat Wolff y Cara Delevingne, a quienes acompañan muy bien Halston Sage, Austin Abrams, Jaz Sinclair, Meg Crosbie, Tom Hillman, Justice Smith, Griffin Freeman, Robert Crayton, Drew Matthews y Josiah Cerio.

En el caso de esta cinta el reparto es importante, pues acuerdo con Costa que: “Con un Natt Wolff aplicado y una Cara Delevingne que desvela que la parte del león de su atractivo está en algo tan inmaterial como su voz, el reparto tiene el potencial de meterse al público natural de esta ficción en el bolsillo sin que se haga demasiadas preguntas, sin que se plantee siquiera si tras ´Ciudades de papel´ se oculta una celebración de la conformidad que contempla la diferencia (y, por tanto, la disidencia) con una mezcla de amor platónico y condescendencia de integrado.”De hecho, la espontaneidad de los jóvenes actores supera la medianía del relato, sin perder de vista la gran calidad de los actores llamados “secundarios” que aquí juegan un rol primordial.

A mí no me ha gustado la película, pero comprendo que hace una semblanza de la crisis de identidad en la adolescencia, la adolescencia de clases acomodadas en Norteamérica, claro, y que puede gustar a los muchachos que pasan por esta edad y esta etapa de la vida, crucial para el desarrollo personal posterior. En este sentido se sitúan las palabras de Martínez cuando escribe que esta película “se ajusta a los patrones del ´coming of age´, historias de crecimiento donde los adolescentes se enfrentan a sus inseguridades para iniciar el camino a la madurezAdemás, como apunta Marinero: La credibilidad y la gracia de los comportamientos y los diálogos refuerzan la simpatía con la que se sigue la peripecia del protagonista.”

Estamos también ante una obra de aventuras juveniles, una especie de ´roadmovie´ que no cae en la trampa del tinte romanticón o lacrimógeno de otras obras de este estilo, por ejemplo Bajo la misma estrella (J. Boone, 2014). En estos 109 minutos, duración justa, podemos visionar una historia light con alma pop y un puntito detectivesco. Y queda aún espacio para una fina melancolía a modo de sirimiri nostálgico.

Esta película, desde mi modo de ver, se sitúa, en un punto medio, por un ladode las comedias de adolescentes, el romance afable, y el costado del cineindie,penetrante y reflexivopor el otro extremo.

Película de genuina sinceridad, un tanto tópica y corriente, que no se aventura a incursionar en terrenos ignotos del celuloide ni mucho menos.

“Esta va a ser la mejor noche de tu vida”, le dice Margo a Quentin al inicio. Con semejante enunciado, salido de la boca de la despampanante Margo, de la que Quentin está enamorado desde que la vio por vez primera en su niñez, parecía que el joven caería rendido, abandonaría sus proyectos y se ataría al incierto destino de la joven. Pero como veréis, Quentin no es un ingenuo. Mas quien quiera conocer el final, que vaya a verla, sobre todo si está en la llamada “edad del pavo”. Tal vez aprenda algo. Por ejemplo, a no quedarse anclado en el camino. Como dijera nuestro gran poeta José Agustín Goytisolo en su maravilloso poema Palabras para Julia, dedicado a su hija: Nunca te entregues ni te apartes / junto al camino, nunca digas/no puedo más y aquí me quedo”. Pues eso.

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=Hz1t3PrLoF0.

Escribe un comentario