Image Image Image Image Image Image Image Image Image

La Conspiración (El asesino)

Por Jon San José Beitia

Como le ocurría al personaje que interpretó Haley Joel Osment en El sexto sentido -creo que tengo un extraño poder parecido- veo a Bruce Willis en todas partes, el actor, últimamente, participa en cualquier cosa que le suponga poco esfuerzo y le permita embolsarse más dinero.

Parece que el pobre Bruce tiene que buscar recursos donde haga falta para potenciar su banda de música o para pagar las deudas del Planet Hollywood, sino no se comprende que dedique tanto tiempo a participar en tantas películas insulsas y mediocres.

En La conspiración (El Asesino) o el título que los traductores quieran poner; porque si atendiéramos al titulo en inglés, y se hiciera una traducción más o menos literal, nos encontraríamos ante: “El asesinato del presidente de un instituto”. Tenemos una nueva muestra de la capacidad de Bruce para aparecer en cualquier cosa. En este caso, tenemos a Bruce paseándose por los pasillos de un colegio de adolescentes alterados por sus hormonas, que se dedican a ver cuál es el más popular y guapo, mientras alguien comete algún que otro crimen. Es como si el personaje que interpretó Willis en El sexto sentido no hubiera encontrado el camino al cielo y habría acabado en un infierno plagado de adolescentes fantasmagóricos, incapaces de mostrar sentimientos.

De no ser por la presencia de Bruce Willis, la película no dejaría de ser una de esas que dan a la hora de la siesta en la televisión para conciliar bien el sueño, aunque a partir de ahora, habrá que coger las películas en las que sale Bruce Willis con pinzas, ya que su sola presencia no es garantía de la calidad de la película.

laconspiracion2

El argumento intenta ofrecer una trama de suspense en la que mezclar aventuras universitarias con inquietudes de un adolescente, pero termina por ofrecer un absurdo relato criminal carente de verdadero interés, en donde lucen palmito pequeños adolescentes aspirantes a actores.

La trama va dando palos al aire como el propio protagonista que investiga ciertas irregularidades del centro de estudios, sin llegar a dar con la clave del misterio hasta su desenlace, pero para cuando llega ese deslumbrante e inesperado final -esto último con tono sarcástico- es difícil que el espectador haya conseguido aguantar despierto.

Cuesta encontrar algo que merezca la pena en este relato criminal barato, insulso y aburrido; habría que investigar el caso en profundidad y ya he malgastado suficiente tiempo en verla.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Sodapop

    Con los buenos ratos que nos ha hecho pasar. Ahora es una pena, pero Bruce Willis ya no es garantía de nada. Yo creo que ha decidido hacer películas fáciles donde no le van a exigir nada y le concederán todo, ya que su cara en el cartel es lo único que tiene semejante patata y venga me hago 3 de estas al año y a vivir. No hay más que buscar en su filmografía reciente. Señor mío si es para hacerlo detener. Qué malas y qué malas pero qué malas. Para el recuerdo las dos primeras de Die Hard, o alguna otra. Desde “Subrogates” no levanta cabeza. Para mí una de las últimas buenas que hizo “Last Man Standing” de Walter Hill. Y una que entretiene sin ser una maravilla es “Hostage”. Pero ya en la senda de dedicarse a las películas de videoclub. Una pena.

Escribe un comentario