Image Image Image Image Image Image Image Image Image

La caza de Thomas Vinterberg

Por Desiré Soriano

Imagina por un momento que llevas una vida tranquila, con un trabajo que disfrutas y aunque no tan bien como te gustaría, tienes una buena relación con tu hijo. Ahora imagina que un día normal, como otro cualquiera, una simple acción a la que ni darás importancia te cambiará la vida. Te la hundirá. Esto es lo que nos cuenta La caza, el último trabajo del director danés Thomas Vinterberg.

La película nos hace vivir la historia de Lucas, un profesor de guardería que ve cómo se hunde su vida y todo el pueblo se vuelve contra él por una falsa acusación de abuso a una menor de los niños que cuida, que además es hija de uno de sus mejores amigos.

lacaza2

Es muy fácil ponernos en el papel del pueblo pero, ¿y si fuéramos Lucas? Ahí está el gran mensaje de la película y la parte más dura: el prejuicio. En nuestra vida nos ha tocado ser alguna que otra vez ese pueblo que cree que alguien es algo o ha hecho algo tan sólo porque así nos lo han dicho, lo hemos etiquetado de tal sin ni siquiera preguntarnos si es cierto, y ahora nos tocará ser el objetivo de esas acusaciones. La película mantiene un gran ritmo y sostiene muy bien la tensión haciéndonos espectadores de primera fila de cómo la vida de Lucas da un giro total, y sólo le quedará la confianza en algún amigo que sigue creyendo que es inocente y su hijo, quien pese a todas las dificultades sigue al lado de su padre, sabiendo que él es inocente. A destacar, sobre todo, la impresionante actuación de Mads Mikkelsen (actuación que le hizo Mejor Actor en Cannes y merecidísimo), el cual te transmite increíblemente ese dolor, esa desesperación, soledad y fragilidad a la que queda sumido el personaje y, sobre todo, la impotencia. Al escribir esto me vienen dos escenas de las que aún no me recupero y se quedan grabadas en la mente, una tiene lugar en el supermercado donde no quieren atenderle y otra en la iglesia, donde ves esa desesperación y te demolerá. La actriz que realiza el papel de la niña, Annika Wedderkopp,  está perfecta también, e incluso te hará dudar de esa inocencia.

La película concluye con una gran escena final que nos deja una verdad tan cierta como triste: por mucho que pueda parecer que todo ha vuelto a la normalidad, la sombra de la sospecha siempre seguirá ahí, la sociedad puede perdonar, pero no olvida. Sin duda estamos ante una película dura, pero tan dura como necesaria y cierta.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Javier Fernández López

    Cinta que hay que recomendar encarecidamente a todo el mundo que le guste el cine y que quiera algo con contenido, con mensaje. Un cuento sobrecogedor de cómo un simple detalle, que no ha sido culpa tuya, puede darle un vuelco a tu vida y acabar prácticamente con ella. Los prejuicios a los que estamos sometidos diariamente dinamitan lo que somos.

    Nadie debería sufrir lo que sufre Lucas en la película, pero el azar funciona así, nunca sabes lo que te puede tocar.

    Saludos Desiré, y buena crítica. Un placer leerla.

Escribe un comentario