Image Image Image Image Image Image Image Image Image

La casa de los horrores

Por Jon San José Beitia

Unos jóvenes adolescentes con ganas de pasarlo bien y saltarse algunas normas, deciden pasar la noche en una rocambolesca feria ambulante donde encontraran una extraña forma de diversión.

El director y creador de La matanza de Texas, Tobe Hooper, firma este relato de terror juvenil, ubicado en una feria ambulante, un lugar plagado de atracciones y diversión que le ofrece al director numerosas posibilidades para dar paso al terror. Desde un comienzo el director ofrece su toque personal, en el que consigue mezclar terror y humor sin desentonar, introduciendo notorios homenajes a clásicos del cine de terror y suspense, como Psicosis o, su propia, La matanza de Texas.

El relato se apoya en una idea sencilla y un tanto forzada al dejar dentro de la feria de atracciones a los cuatro jóvenes, pero a partir de esa premisa logra jugar con los tópicos del género y ofrecer un entretenimiento pasajero tan fácil de olvidar como de disfrutar. Cuenta con una ubicación que ofrece numerosas posibilidades para explotar el terror, a base de figuras, monstruos, muñecas y todo lo que se pueda encontrar en la atracción estrella de la feria, La casa del terror.

lacasadeloshorrores2

La ambientación esta conseguida y el director juega con todos los elementos de los que dispone para generar suspense y pequeñas dosis de terror. En el apartado interpretativo no encontramos nada destacable, el reparto seleccionado cumple con los requisitos habituales de este tipo de relatos, jóvenes adolescentes con ilusión por hacer cine. Los efectos de maquillaje, a pesar de estar conseguidos, no han sobrevivido al paso del tiempo y, en la actualidad, quedan un poco desfasados. Tobe Hooper logra transmitir al espectador la conocida sensación de miedo y suspense que viven los protagonistas, haciéndole partícipe del lío en el que se han metido. La película presenta situaciones y momentos inconclusos, con claros síntomas de inconexión, como si se hubiera realizado a contrarreloj para cumplir con el presupuesto y la fecha establecida de salida.

La casa de los horrores cumple con lo que se espera de ella, una atracción de entretenimiento desenfadado, que ofrece momentos de tensión y terror puntuales que disfrutarán los amantes del género.

Jon San José Beitia

Escribe un comentario