Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Jungla de Cristal 2: Alerta Roja

Por Miguel Ávalos

Dicen que los ciegos en compensación están más atentos, ahora que ustedes están ciegos y sordos creo que me prestarán atención

William Sadler en el papel del Coronel Stuart

Dos años después del gran éxito que Jungla de Cristal supuso para el género de la acción pura y dura, la que era una sola película pasó a convertirse en saga con la llegada de su segunda parte. Jungla de Cristal 2: Alerta Roja. Bruce Willis encarnaba de nuevo a ese personaje que tanta fama y éxito le ha proporcionado a lo largo y ancho de su gran carrera como Actor, John McClane. Después de un sobresaliente comienzo se esperaba que esta segunda parte continuase el gran camino que su hermana mayor había iniciado y Jungla de Cristal 2 no decepionó, sino todo lo contrario.

Ha pasado un año desde los acontecimientos que tuvieron lugar en el edificio Nakatomi Plaza en Los Ángeles y a nuestro buen amigo John McClane la vida parece sonreirle al completo. Se ha reconciliado con su esposa, pasa mucho tiempo con su hijo e hija, trabaja junto con su buen amigo All Powell en una Comisaría en Los Ángeles y por si fuese poco se ha hecho famoso gracias a su heroicidad en Nakatomi. Mejor imposible. Las Navidades se presentan de nuevo y John ha viajado con su hijo e hija a Washington D.C para pasar las festividades con sus suegros, al tiempo que espera a su mujer Holly en el Aeropuerto Internacional Dulles. Sin embargo definitivamente John y las Navidades no se llevan nada bien, pues a partir de aquí todo se vuelve a torcer para él y no porque la grua se lleve el coche de su suegra mal aparcado y sea multado por pésimo conductor. Stuart(William Sadler), un exmilitar y exmiembro del Congreso, planea un golpe terrorista en el Aeropuerto ¿Por qué? Para liberar a su superior, el depuesto General y dictador Ramón Esperanza(Franco Nero), un miembro notorio del cártel de la droga. Stuart amenaza con hacer estrellar los aviones más próximos al Aeropuerto, incluido el de Holly (Bonnie Bedelia), si sus peticiones no se cumplen. No importa que sea en el Pacífico o en el Atlántico estadounidense, John McClane vuelve a encontrarse en el sitio más inoportuno y en el momento más inoportuno. Como él mismo dice: “La historia de mi vida”

jungladecristal2_2

Si bien es cierto que Jungla de Cristal 2 no es la primera parte debido a que ya no hay tanta novedad, ya se sabe de que va la intriga e incluso por la excusa de que hay una película que estaba antes, igual de cierto es que se gana a todas luces el ser considerada una digna segunda parte, una película que retoma con mucha efectividad el camino iniciado por Jungla de Cristal. Quizás en este caso no haya tanto suspense al tener el protagonista bastante más espacio que un rascacielos, pero el no repetirse en ese aspecto se considera un acierto, dado que lo que funcionó en un primer film puede no rendir de igual modo en un segundo. Por lo demás tenemos un film de pura adrenalina con gran capacidad para dejar muy satisfechas a las personas amantes del género. Lo tiene todo, el guión es bueno, el ritmo adecudado, hay acción, balas y mamaporros por los cuatro costados, frases del amigo McClane muy ingeniosas y todo el reparto lleva cada rol con mucho acierto. Al igual que Renny Harlin la dirección.

Hay otro detalle que juega a favor de esta película y es que, ya que es una segunda parte, pues que se le haga el justo honor al número 2. Es lo que ocurre ¡Tenemos el 2×1 en lo que se refiere a antagonistas! Por un lado se nos presenta el Coronel Stuart, muy bien interpretado por William Sadler, alguien frío, meticuloso y calculador al dedillo que no tolera ni fallos ni desobediencias. Se dice que a esta clase de malotes no les tiembla el pulso, pues yo voy más allá y afirmo directamente que “Stuart no tiene pulso” Nos encontramos con un villano cuyo plan se aproxima a la perfección, capaz de manejar armas con precisión, ordenar actos terribles y con altos conocimientos en combate cuerpo a cuerpo. Resumiendo, un villano a la altura de esta clase de películas.

Ahora que, al otro villano del film no le va la zaga. El General Ramón Esperanza, interpretado también muy bien por el gran Franco Nero. Excelente elección y van dos. Un dictador y capo del cártel de la droga que ha sido capturado y va a ser detenido en Washington por las autoridades americanas, o eso creen ellos. Esperanza es tan culpable como Stuart, o más todavía, de lo que ocurre en Dulles. Otro villano digno de las películas de acción al que no le importa lo más mínimo matar friamente y de la manera que sea. No le importaba cuando estaba libre, menos ahora que está supuestamente en cautiverio. Tampoco se corta a la hora de reprender al Coronel Stuart y dudar de él. Alguien que, hasta que no haya un éxito completo en el plan, tiene prohibida la palabra victoria.

Jungla de Cristal 2: Alerta Roja, reune a dos antagonistas más fríos que el picahielos que Bruce Willis utiliza en una de las escenas de la película.

Pero no, no acaba ahí el repertorio. No pueden faltar ni los tontolabas ni tampoco los sensatos con las manos atadas. En estos dos apartados el número dos también es dominante, puesto que se produce eso mismo, un claro empate a dos. Por parte de los lerdos tenemos, muy bien interpretados también cada cosa sea dicha, al Capitán Carmine Lorenzo (Dennis Franz) el Jefe de la Terminal del Aeropuerto, quien de tanta obsesión que tiene hacia McClane al final no sabes si lo quiere meter en una celda o se lo quiere tirar. Por otro lado está el Sargento Vito (Robert Constanzo) quien multa a McClane y hace que la grua se lleve su coche. Ni siquiera el hecho de que sea un compañero de profesión es motivo para escuchar. Parece que este Vito se aburre mucho en su trabajo.
A continuación el duo de los sensatos. Sus miembros son Trudeau (Fred Thompson) el Jefe de Operaciones del Aeropuerto, quien a pesar de creer en McClane poco o nada puede hacer ante tamaña situación. Por otra parte está Leslie Burnes (Art Evans) Director de Comunicaciones de Dulles y que al final se acabará convirtiendo en un pilar fundamental. Gran trabajo también de estos dos Actores en la película.

Y ¿Cómo olvidarnos del coleguita de Bruce Willis? Que en esta ocasión y dejando a un lado el cameo de Reginald VelJohnson como el Sargento Al Powell, el papel recae en el Actor Tom Bower interpretando con efectividad a Marvin, Conserje del Aeropuerto y custodio del sistema de archivos. Otro personaje de importancia.

Bonnie Bedelia repite en el papel de Holly McClane y William Atherton como el pedante periodista Richard Thornburg.

En resumen todo un combinado made in Jungla de Cristal de 124 minutos de duración, que hará las delicias de la gente fan de esta clase de películas, fan del amigo John McClane y entretendrá a aquellas personas que busquen pasar un buen rato enfrente del televisor con una película que no baja ni el ritmo ni la tensión en ningún momento.

Un film que, dicho sea de paso, acabó por superar en taquilla a su antecesora. Jungla de Cristal 2 practicamente duplicó la recaudación de su hermana mayor con 21,7 Millones de Dólares en su fin de semana de estreno, 117,5 Millones de Dólares en Estados Unidos y y 239,5 de manera mundial.

CONCLUSIÓN

Jungla de Cristal 2: Alerta Roja manda al cuarto oscuro el término “Nunca segundas partes fueron buenas” Tal vez su antecesora salga ganando en el hecho de originalidad, el haber sido una novedad y en que la tensión se masque incluso más. Sin embargo en el resto de aspectos, que no son pocos, hace plena justicia a esta clásica saga, estando a la altura de las circunstancias y ofreciéndonos dos horas(y pico) de adrenalina al 100%. Mamporros, balas, diálogos ingeniosos, ritmo indicado, elenco eficiente y más, no olvidemos esa Banda Sonora de culto que vuelve a resonar con la misma fuerza.

Jungla de Cristal 2: Alerta Roja reune de manera más que suficiente todos los ingredientes y efectivos para ser lo que es: Un clásico de la acción y una apuesta firme.

Yippi Ka Yei, Hijo de Puta

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario