Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Juego Demoníaco

Por Jon San José Beitia

Relato de terror simple y edulcorado que sienta sus bases en el mundo de la güija, logrando despertar el interés del espectador por ese miedo a lo desconocido y a lo misterioso, que lleva consigo el mundo de los espíritus y la güija. Sin ser una maravilla, la historia se sigue con facilidad y una vez capta la atención del espectador en torno al misterio que siempre ha rodeado al juego de la güija, lo mantiene a base de diversos accidentes producidos fortuitamente. La presentación y toma de contacto de la protagonista con lo que rodea a la güija sirve para adentrar al espectador en ese mundo y ser testigo de las diferentes pensamientos y actitudes que tiene la gente ante lo que está relacionado con lo sobrenatural, los que optan por no tomárselo en serio y los que terminan por creer por completo, llegando a dejarse influenciar.

La película tiene un ligero aspecto de telefilme barato de los ochenta, con todo lo que eso conlleva: interpretaciones, ambientación, efectos especiales… Los encargados de llevarla a cabo intentan jugar con el misterio, el miedo y los riesgos que rodean a la güija, pero lo hacen de una forma torpe e irregular. La planificación y presentación de los accidentes fortuitos dejan la sensación de ser una imitación barata de las que se presentaban en La Profecía, no resultando nada original para el espectador.

En términos generales es muy floja y mediocre, demostrando que en ocasiones ciertos productos tienen fecha de caducidad, ya que dejan de tener el efecto que pudieron ocasionar en su época, algo que, por ejemplo, no ocurre con películas como El Exorcista o Los Pájaros, que pase el tiempo que pase siguen inquietando a las nuevas generaciones.

Para llegar a disfrutar del visionado de Juego Demoníaco, no se deben tener grandes expectativas, y contemplarla con la mentalidad de los años ochenta, de lo contrario, decepciona. En lugar de resultar un juego demoníaco y perturbador, se aproxima más a un juego de niños carente de maldad.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Irene Pardo

    En los 80, como en todas las épocas, pudo haber películas de aspecto cutre, Jon, pero lo importante es que tengan alma y para mí las películas antes iban sobradas de ella y ahora más bien justitas.

Escribe un comentario