Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Jubilados en India: para veteranos y jóvenes que quieran comprenderlos

Por Enrique Fernández Lópiz

Hace algunos años, en 2002, me encargaron un capítulo para un libro de Gerontología, una compilación de A. Guerci y S. Consigliere de título: Biblioteca di Antropología della Salutte. Vivere e curare la vecchiaia nel mondo. En el tal capítulo, de título España como lugar de acogida en la jubilación: Un propuesta para la investigación social”, exponía yo cómo el sur de Europa, y más concretamente España, se convierte cada vez más en lugar de acogida para muchos jubilados del norte europeo, en un interesante flujo migratorio de personas mayores que merece ser visto y analizado detenidamente. Hacía alusión en el trabajo, a la necesidad de investigar este fenómeno, haciendo hincapié en algunos elementos sustanciales del mismo, para poder comprender mejor las condiciones sociales, de hábitat y de integración de esta población mayor que viene a nuestro país en busca de confort y calidad de vida, empresa no exenta de dificultades que conviene tener en cuenta. Por ejemplo, las dificultades con el idioma, sentimientos de desarraigo e inadaptación, dificultad para asimilar nuevas pautas culturales, etc. Obviamente el cambio tienen también sus ventajas en la climatología, una población autóctona hospitalaria, asistencia médica de calidad, precios más asequibles que en sus lugares de origen e incluso la opción de participar políticamente en las elecciones municipales.

Lo que ocurre es que los países con más poder adquisitivo y hastiados del frío y la nubosidad casi perennes, y un entorno adverso en ocasiones, buscan la placidez de la jubilación en lugares más asequibles a sus pagas como rentistas, más agradables en general, donde haya mejor clima y también un entorno más apacible humana y socialmente, para pasar la última etapa de la vida.

Bueno, pues de todo esto, mira por donde, va esta estupenda película El exótico Hotel Marigold. En ella, un grupo de adultos mayores ingleses, encandilados por una vistosa propaganda, deciden disfrutar de su jubilación en Bangalore, una exótica población de la India en los alrededores de Jaipur; no olvidemos que India estuvo bajo dominio británico desde el siglo XIX hasta 1947, lo cual que los personajes van a un país donde se habla su idioma en gran proporción.

El asunto es que cuando aterrizan en el país y llegan a destino, se dan cuenta de que el maravilloso Hotel Marigold tiene sus deficiencias, y además tropiezan con diferencias de cultura que pronto se manifestarán con fuerza, creando en algunos de los jubilados problemas de adaptación. A cambio, los precios son accesibles, ofrecen a los venerables jubilados británicos, no la asistencia cuasi hospitalaria de un geriátrico tipo asilo, sino un albergue cordial y la promesa de aventuras para disfrutar entre pares, de los que pueden ser sus mejores años. Y es que como suele decirse: lo mejor está por llegar.

Se trata de una estupenda comedia dramática, con el tema principal de la vejez, película dirigida con profesionalidad por John Madden. Tiene un guión de Ol Parker, adaptación de la novela These Foolish Things, 2004, de la escritora británica Deborah Moggach. El guión ofrece un armonioso equilibrio entre comedia y patetismo, lo cual que convierte esta historia de jubilados ingleses insatisfechos en un viaje de placeres, humor y descubrimiento de una nueva vida en la India; también, Parker sabe escribir sabrosos diálogos, incluso de situaciones indolentes. Una buenísima música de Thomas Newman y fotografía luminosa y gozosa de Ben Davis.

elexoticohotelmarigold2

El reparto no puede ser más de lujo, con actores mayores británicos de reconocido prestigio como Judi Dench (ex James Bond), Bill Nighy (estupendo), Maggie Smith (excelente y más), Tom Wilkinson (sembrado), Celia Imrie (bonita a pesar de la edad y genial), Ronald Pickup (muy bueno), Penelope Wilton (excelente), el joven Dev Patel de Slumdog Millionaire (de maravilla), y la bella Tena Desae (de lujo). De hecho, en la ágil puesta en escena de este geriátrico Marigold, cuenta de forma principal este equipo de actores que probablemente seguirán trabajando hasta el fin de sus días, y es por ellos, a la flemática profesionalidad de Dench, Smith o Wilkinson entre otros, que la cinta se convierte en una obra de auténtico interés. Actores y actrices bellos en su vejez natural, sin añadidos ni colorantes.

Con este excelente reparto, la buena dirección de Madden y el aceptable guión de Parker, esta película resulta ser una obra dinámica, alegre y a la vez dramática, y que no hace movimientos en falso, incluso cuando el guión pudiera flaquear un tanto. La película es encantadora, divertida y emocionante, un entretenimiento tejido de forma artesanal con la crucial participación de estos siete grandes veteranos de la escena de ayer y de hoy.

Nominaciones y premios en 2012: Globos de Oro: 2 nominaciones, mejor película comedia y actriz comedia (Judi Dench). Premios BAFTA: Nominada a mejor film británico. Premios del Cine Europeo: Nominada al Premio del público (mejor película europea). Critics Choice Awards: Nominada a mejor reparto.

Los personajes de la coral El exótico hotel Marigold son individuos burgueses de clase media-alta, británicos para más señas (pero habrían podido ser alemanes, italianos o españoles: occidentales, y en otro país), y son personajes que tienen asuntos y cuentas que quedaron pendientes en su pasado, crisis y conflictos irresueltos, mal integrados, tanto consigo mismos como con los demás. Y eso sí, todos son plenamente conscientes que caminan ya por las postrimerías de su vida y empiezan a oír las campanadas a medianoche. Podría pensarse que con estas premisas, el film se abocara a territorios tópicos o trillados. Sin embargo, como apunta Ocaña: … hay diversos aspectos que la elevan por encima de su convencional retrato para espectadores adultos con un cierto deleite por el exotismo, la espiritualidad y, sobre todo, el poder del cine como ejercicio de autoayuda.

En la historia, hay de todo un poco. Por un lado, los viajeros viven de manera importante una situación de soledad, son individuos con una palidez propiamente sajona y recién aterrizados en un entorno exuberante de colorido y muy animado, justo lo contrario que ellos. Son hombres y mujeres que superan los sesenta, un regalito del director Madden, pues esta realidad termina siendo una fortaleza en la historia y un aliciente para el público maduro que asiste a la proyección y que rápidamente se identifica con los personajes.

Director y guionista, no sin un alarde de fantasía (lo que no siempre concuerda con la realidad), consiguen que alguna de las mujeres, como Maggie Smith que al principio es intolerante y amargada, se transmute casi milagrosamente en una mujer comprensiva y afectuosa. Justamente este personaje encuentra sus ventajas estando en la India, una ventaja médica para una intervención de cadera más accesible y económica que en Inglaterra, lo cual que ¡a tragarse los prejuicios!; Judi Dench, a la que la viudez forzó a trabajar y que nunca había dado palo al aire, encuentra una oportunidad para continuar con su blog; Tom Wilkinson ve la ocasión para cerrar una antigua historia amorosa de su tiempo de juventud en la India (muy interesante este capítulo); Celia Imre busca el amor o como poco un buen partido; y si no hay amor ni buen partido, un poco de diversión, como Ronald Pickup. Y está el matrimonio desavenido (Bill Nighy y Penelope Wilton) que llegó al Marigold por cuestiones pecuniarias, pero que finalmente pueden al fin encontrar un cierre venturoso a su relación patológica. O sea, que todos encuentran su premio en esta obra. Sin olvidar la joven pareja de Dev Patel y la joven modelo Tena Desae, enamorados y felices.

Romanticismo, importantes apuntes sobre el fluir de la vida, una panorámica vistosa y pintoresca, exotismo y color, unas cucharaditas de emotividad, y buenas dosis de humor. Todo ello, junto con la evidente realidad de tratarse de personajes de la Tercera Edad, hace a un digestivo y ameno entretenimiento. Pero como ya he dicho y no me importa subrayarlo de nuevo, lo primordial está en los intérpretes. La verdadera fiesta y gran parte del lujo de esta película tan aconsejable son ellos, actores y actrices igualmente en el “tercer acto” de sus vidas, por muchos años…

Y ojo, que ya están preparando una nueva entrega que parece incluirá a un actor norteamericano en la tropa: ¡Richard Gere! ¡Habrá que prepararse e ir a la peluquería, por lo menos!

Escribe un comentario