Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Johnny el solitario

Por Adrián Pena

Aventura, eso es lo que da, o al menos es lo que pretende darnos, la factoría Disney y lo hace con la fórmula Verbinski, Depp, Bruckheimer que es sinónimo de éxito, o así por lo menos ha sido durante la trilogía de piratas del director y la posterior colaboración con el actor prestando su voz en Rango. Ahora es el turno de cambiar las azuladas aguas caribeñas por los áridos desiertos tejanos y las embarcaciones bucaneras por caballos y trenes, ahora es el turno de El llanero solitario. Pero donde antes se veían sacos llenos de dinero y espléndidos soles sobre el cielo, ahora se ven nubes tormentosas donde crítica y público americanos vienen con el hacha de guerra desenterrado, no sólo contra la cinta donde apenas ha conseguido recaudar lo invertido, si no contra la factoría Disney en general, a excepción del Midas salvavidas que a supuesto la compra de Marvel, pasó con Prince of Persia, pasó con John Carter y también con El aprendiz de brujo. Pero tranquilos, ahora es el turno del público europeo, que sí viene con ganas de vivir buenas aventuras  puede salvar la película del batacazo vivido al otro lado del charco.

llanerosolitario2

Porque El llanero solitario no es más que eso una cinta familiar, llena de peripecias y con ganas de divertir al público. No se a qué vienen las críticas a una cinta transparente que ofrece lo que promete, espectacularidad y aventuras, no hay nada de malo en ello. Bueno sí, hay cosas negativas que se pueden arreglar, pero no son obstáculos insalvables ni cosas tan negativas como para manchar una de las superproducciones del año. Puede que Armie Hammer no sea la mejor elección para el personaje del llanero, tal vez Ryan Gosling o Channing Tatum hubieran funcionado mejor porque frecuentan más los papeles protagonistas; puede que tal vez su personaje no esté del todo bien dibujado, que pase de ser tonto y ñoño a ser un héroe valiente en un abrir y cerrar de ojos, ¡da igual!; puede que su metraje sea excesivo y que le sobren 20 ó 30 minutos, bastante caras son las entradas de cine como para que se quede corta como otras; y posiblemente se hayan excedido demasiado en su presupuesto, entre 225 y 250 millones de dólares; ahí es de donde puede surgir todo el problema del que pretenden advertirnos los americanos. Tal vez el estudio haya sido demasiado generoso con el señor Gore Verbinski por los éxitos cosechados antaño, y quizás con 100 u 80 millones menos se hubiera hecho una película similar en cuanto a calidad y resultado. Ese el lastre que arrastra el film desde su estreno en USA, la película no es mala, pero el macropresupuesto desembolsado puede que hayan dejado un tanto indiferentes o enojados a público y crítica, tal vez han acudido este año a las salas con verdadera sed de aventura y quizás no hayan sido saciados por un gran presupuesto que sólo se ve compensado a medias en pantalla.

Pero no pasa nada, hay está Johnny Depp, no podía ser otro, para untarse la cara una vez más de espeso maquillaje y transformarse en el indio que nos acerque a las salas de cine. Si algo ha dejado la franquicia Piratas del Caribe en Disney, aparte de mucha pasta en las arcas, fue la mitificación de un personaje muy peculiar y querido, que le vino a Johnny Depp como anillo al dedo, un personaje que le ha valido ser el actor que protagonice los títulos más importantes de la casa y gracias a eso, hoy podemos decir que él y sólo él es dueño y protagonista de El llanero solitario, y no realizando el papel del susodicho, sino de su acompañante Toro, un personaje más para la colección del actor. Viendo el film podemos decir que mientras Depp navega en el desierto, Hammer naufraga, mientras que Johnny aporta algo en pantalla (no sólo su peculiar toque al personaje), Armie se ve amilanado bajo la gran sombra de su compañero de reparto. Y es lógico, el hábito hace al monje, y la experiencia del primero y el doble de edad hacen que mientras uno desprende carisma, gracia e inteligencia al actuar, el otro no sea más que una marioneta del director, donde su personaje mal caracterizado no llega a conectar con un público que se decanta por el individuo de la cara pintada. No digo que Hammer actúe mal, pero donde se esperaba más valentía y riesgos, solo hay mediocridad, el llanero no es el héroe que tanto se esperaba y eso sólo se puede arreglar con una secuela donde el bueno de él de lo que nos debe. Una continuación que puede dar mucho juego con una saga que puede ir en ascenso.

llanerosolitario3

En cuanto a la dirección de Gore Verbinski, el cineasta, nos da una de cal y otra de arena. Nos regala dos buenas escenas de acción, al principio y al final del film, con muchos chistes y buenos momentos entre medias, nos da un ritmo trepidante en la mayor parte del metraje y nos obsequia con excelentes paisajes desérticos con los que juega muy bien. Todo ello bien acompañado de la buena banda sonora de Hans Zimmer y de unos buenos secundarios como Helena Bonham Carter, William Fichtner o Tom Wilkinson. Sin embargo, no ha podido dirigir bien el foco a quien se supone que es el protagonista, Armie Hammer, ni ha sabido conjugar del todo los momentos dramáticos de la película con los humorísticos; en ocasiones da mucha importancia al maltrato recibido de los indios nativos por los colonos, que ojo, tiene su importancia en el film, pero que para mi gusto no lo lleva bien; otros problemas es que a la hora del montaje no ha sabido aplicar bien la tijera, aquí hay muchos minutos que recortar, un poco por aquí y un poco por allá y el resultado hubiera sido distinto, el último y más importante de sus fallos, es que se ha intentado desmarcar demasiado de Piratas del Caribe, esta claro que la película conserva un leve aroma de las aventuras de Jack Sparrow, aún así no hubiera estado de más haber dotado de más acción a un buen film, en el que por momentos se extrañan las andaduras del capitán. Por lo que a actores se refiere, simplemente añadir que Depp interpreta a un personaje irónico y brillante que evita el hundimiento de la cinta. Su compañero Hammer va de menos a más, y estoy seguro de que si la casa es benévola con la cinta nos dará más de un momento agradable en futuras secuelas. Helena Bonham Carter, pasa por algo parecido, tiene un gran personaje que ocupa demasiado en cartel para los escasos 10 minutos que aparece, sin duda en el futuro podría dar más de sí. William Fichtner es la grata sorpresa del film, el villano sucio y malvado que todo western necesita, tal vez debería haber sido más malo, pero al tratarse de una cinta familiar su personaje es notable. En cuanto a Tom Wilkinson y Ruth Wilson hacen unos papeles más que aceptables.

Como conclusión sólo queda decir, ir a ver El llanero solitario, pasareis un buen momento, no hagáis caso de la crítica ni de cifras, disfrutar de más de dos horas de entretenimiento. No es la película perfecta, pero tampoco lo pretende, un film para todos que no viene a hacer daño, si no a hacerse nuestra amiga y sacar nuestro espíritu aventurero. ¿Qué puede haber de malo en ello?

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Irene Pardo

    A mí me gustó bastante. Si la hubiesen cortado un poco ya habría sido casi perfecta.

  2. Adrian Pena

    Opino lo mismo.

Escribe un comentario